La falacia del consumo y la producción

2016.12.30_Cadete

Algunos parecen no entender que para comer una torta, primero hay que tenerla.

Chuck Noland está solo en la isla. Pasaron varios días desde el accidente que lo llevó hasta ahí y ya comprobó que se trata de una isla desierta, donde su único compañero es “Wilson”, una pelota con una cara dibujada a la que le habla para no sentirse tan solo.

En la película protagonizada por Tom Hanks, Noland es empleado de la empresa internacional FedEx hasta que el avión que lo traslada tiene un accidente y termina despertando en una isla en medio del Océano Pacífico. Frente a esta situación, el náufrago debe aprender a sobrevivir en condiciones adversas, enfrentando las inclemencias del clima. Además, tiene que rebuscárselas para obtener alimento y otros elementos que le permitan guarecerse del frío de la noche y el calor del día.

El año de su estreno, “El Náufrago” recaudó U$S 430 millones y fue un éxito comercial, solo superada por la mítica “Gladiador” y “Misión Imposible II”. Sin embargo, al margen de su éxito de taquilla, la película también ofrece una lección básica de economía que muchos analistas y políticos olvidan a la hora de lanzar propuestas.

La lección de economía de nuestro náufrago es que para consumir, primero hay que producir.

En la isla desierta, Chuck Noland busca satisfacer su necesidad de alimento, para lo cual debe aprender a pescar. Si no pesca, entonces no habrá producido nada, y el resultado es que no tendrá nada para consumir.

Esto mismo lo podemos comprobar todos cuando queremos satisfacer nuestras necesidades. Cuando vamos al supermercado, compramos provisiones e insumos que luego usamos para cocinar. Ahora bien, antes de irnos del supermercado, tenemos que pagar la cuenta, y para eso tenemos que tener un ingreso. Finalmente, para tener ese ingreso primero tuvimos que ofrecer un producto o servicio en el mercado.

En la economía de hoy, no hay consumo sin ingreso, pero no hay ingreso si primero no hubo producción.

Es por este motivo que llama la atención que políticos,  analistas e incluso economistas hagan tanto énfasis en la necesidad de “estimular el consumo”. Sergio Massa, por ejemplo, ha hecho famoso el eslogan de que “llegó el tiempo de poner plata en el bolsillo de la gente”.

Esto suena muy lindo pero es pura demagogia. Es que la pregunta que queda sin responder es de dónde va a salir ese dinero. En nuestro análisis, no hay forma de hacer que crezca el ingreso si no crece la producción, o si no crece el valor agregado de ésta.

Si yo vendo diez botellas de vino por mes y quiero tener “más dinero en el bolsillo”, tendré que elegir entre una de dos alternativas: o vendo más botellas de vino, o logro producirlas de una forma más eficiente, incrementando el ingreso neto por cada botella vendida.

Otro campo político que también está pidiendo estimular el consumo es el kirchnerismo. En un video viral que se vio en la pantalla de C5N hace unos días y que ya cuenta con más de 300.000 reproducciones en Facebook, aparece una parodia acerca de cómo estimular el consumo.

En medio del programa de Roberto Navarro, su “cadete” sostiene que la forma de estimular el consumo es otorgándole $ 100 al individuo que menos ingresos tiene en la sociedad, de manera que este lo vuelque a comprar bienes y luego “la rueda empiece a girar”.

El problema del Cadete de Navarro es que la solución propuesta equivale a agitar la varita mágica. De hecho, sin ningún tipo de pudor, planteado un ejemplo donde el consumo no avanza, el cadete extrae $ 100 de su bolsillo y los pone en circulación… Pero de nuevo: ¿cómo se obtuvieron esos $ 100? ¿Acaso llueve dinero en Argentina?

Los defensores del kirchnerismo dirán que el dinero puede salir de los impuestos. En ese caso, sin embargo, no habrá estímulo al consumo, porque lo que sacamos de un lado lo ponemos en otro. Juan podrá consumir más gracias a los $ 100 que recibió, pero Pedro consumirá menos porque ahora tiene $ 100 menos culpa de los impuestos.

Otra forma de crear esos $ 100 para dárselos a Juan es que el Banco Central los fabrique, pero ya sabemos lo que pasa cuando crece la oferta monetaria para estimular el consumo. Dado que sigue habiendo la misma cantidad de bienes y servicios en la economía, los nuevos pesos solo terminarán incrementando los precios, sin ningún efecto real en la actividad económica.

Una última forma de generar un ingreso extra es acudir a la deuda. Pero acá de nuevo, para que Juan gaste con cargo a deuda, Pedro debe haber ahorrado previamente.El estímulo al consumo, sin mayor producción, es cero.

Incluso en el caso que se quiera estimular el consumo cobrando impuestos y redistribuyendo, se da por sentado que hay algo de producción previa. De lo contrario, no habría nada que gravar. Ahora lo más curioso de todo es que los que defienden al kirchnerismo, gobierno que destruyó el aparato productivo nacional con inflación y controles de precios, ahora quieran estimular el consumo.

Quieren comerse la torta sin tenerla cocinada previamente.

A los políticos y televidentes interesados en temas económicos de Argentina les recomendaría que miraran menos al Cadete de Navarro y más a Chuck Noland. No puede crecer el consumo si no crece la producción, y para que ésta avance se necesitan menos impuestos, menos gasto público y menos regulaciones.

Todo lo contrario de lo que proponen los demagogos de siempre y de todos los colores políticos.

Saludos,

Iván Carrino
Para El Inversor Diario.

16 comentarios en “La falacia del consumo y la producción

  • De la forma que entendes al dinero terminas en esta conclusión, el problema que tenes es de base, espero el tiempo te abra la mente…

  • Ivan tu comentario es muy sesgado.Si no hay trabajo,NO HAY CONSUMO.Porque no hay trabajo?porque conviene mas la bicicleta financiera y traer importado.Entonces quién va a correr los riezgos de invertir cuando si fabricas una heladera te la traen de afuera por menos valor.Y aca te matan con los impuestos ,las cargas sociales,las coimas etc etc etc.Vamos…no seas tan ingenuo..

    • Estimado Rogelio,

      Basta con la pavada de la “bicicleta financiera”. Llevemos el caso al extremo. Es decir, al escenario donde no hay bancos y no hay nada para hacer desde lo financiero: ¿qué pasa? Tenés que vivir al contado e innumerables proyectos productivos que existen hoy, NO EXISTIRÍAN. Seríamos infinitamente más pobres. Así que gracias a dios hay “bicicleta financiera” o, mejor dicho, una tasa real positiva que estimula el ahorro.

      Acá nos pensamos que podemos vivir del consumo pero sin ahorrar ni producir. Llevá ese ejemplo a la economía de tu hogar: te consumís todo, no ahorraste, no tenés ingresos, no producís nada. ¿Cómo temrina la película? Te morís de hambre y se te cae la casa encima porque no la podés mantener.

      En serio, hay que pensar un poco más en estos temas antes de repetir eslóganes vacíos y frases hechas.

      Saludos.

      • Iván, es muy lindo que de pague una tasa real positiva, pero hay un problema con eso: la fuga de capitales. Es sabido que capitales golondrinas vienen acá, hacen tasa y se van con dólares fuera del país. Como se puede resolver ese problema?

        • Precisamente, si hay tasa real positiva, el incentivo es a quedarse. La fuga de capitales es un fenómeno que aparece cuando los inversores están inseguros acerca de sus retornos futuros en el país. Lo que necesitás, entonces, es un marco de reglas claras que proteja el derecho de propiedad. Claramente, no ayudan las discusiones sobre “gravar la renta financiera”. Como digo en la nota: bajos impuestos y desregulación.

          Abrazo!

  • Varias cosas.
    “En la isla desierta, Chuck Noland busca satisfacer su necesidad de alimento, para lo cual debe aprender a pescar. Si no pesca, entonces no habrá producido nada, y el resultado es que no tendrá nada para consumir”. Acá te dan la caña en el desierto….
    “La fuga de capitales es un fenómeno que aparece cuando los inversores están inseguros acerca de sus retornos futuros en el país”. Estos inversores son financieros, no son inversores productivos. Los inversores financieros no se van por están inseguros, se van porque tienen mejores oportunidades de tasa en otros países. La “fuga de capitales”, ya lo publicó el indec, es de 285.000 millones de dolares, y un 80% es de privados. Casi medio PIB, no?.
    “Ahora bien, antes de irnos del supermercado, tenemos que pagar la cuenta, y para eso tenemos que tener un ingreso. Finalmente, para tener ese ingreso primero tuvimos que ofrecer un producto o servicio en el mercado” Que pasa con los ciudadanos que no tienen un producto para ofrecer, o están fuera de la PEA? Solamente los que son productivos, eficientes, emprendedores tienen cabia en este modelo?? Que hacemos con el resto? Los empujamos a la frontera? Estoy de acuerdo con el ingreso familiar para desarrollar tu teoría (ortodoxa liberal), y la única manera es con el pleno empleo. Lo que no dicen que los modelos ISLM cierran con desempleo, la única manera de aplicar politicas monetarias y fiscales.
    ” Sergio Massa, por ejemplo, ha hecho famoso el eslogan de que “llegó el tiempo de poner plata en el bolsillo de la gente”. Esto suena muy lindo pero es pura demagogia. Es que la pregunta que queda sin responder es de dónde va a salir ese dinero. En nuestro análisis, no hay forma de hacer que crezca el ingreso si no crece la producción, o si no crece el valor agregado de ésta.” En todo tu análisis no incorporás al estado como un agente económico. Los subsidios solamente tiene que ir a Techint, Edenor, Perez Companc?? Cuando se dice poner plata en el bolsillo a la gente, significa quitarle algo a las grandes subsidiadas, de ahí puede salir ese dinero….

    • Hola NIcolás,

      Veo muchos temas en tu comentario.

      1) La inversión financiera no se opone a la inverisón productiva. Vos hacés plazo fijo para obtener renta financiera. El banco toma tu depósito y se lo presta a un empresario que quiere obtener una “renta productiva”. Van de la mano.

      2) Ciudadanos que no tienen un producto para ofrecer, como podría ser un jubilado, vive de lo que produjo durante su vida laboral. No hay consumo sin producción previa, insisto.

      3) El estado es solo un medio para transferir, pero no crea riqueza ni producto. Para “sacarle” a Juan, Juan tiene que tener algo para que le saquen, eso se llama producción. Repito: no hay consumo ni transferencias sin producción previa.

      Saludos!

  • Entonces, ¿cuál sería el problema, la falta de producción o la falta de ahorro doméstico? Y si es la falta de producción, ¿qué es lo que impide que ésta se desarrolle?

    • Estimado Tomás,

      Producción, ahí está la riqueza. Lo que necesitamos es que crezca la producción agregada y que eso nos permita aumentar el consumo. La causa está en la falta de ahorro doméstico como sugerís, pero también de ahorros del exterior que vengan a invertir acá. Además, tenemos inflación, déficit, elevado gasto público que se traducen en altísima presión tributaria y regulaciones de todo tipo. Es claro que el camino a seguir es desarmar esa bomba que atenta contra nuestro progreso.

      Saludos!

  • Tiene sentido, pero para estimular la produccion hay que bajar impuestos y como hace el gobierno para bajar impuestos con el deficit galopante y ascendiente que hay sin hipotecar todo el país con deuda y sin emitir billetes a lo loco.

  • Hola iván;
    Creo, y si estoy equivocado por favor decime cual es tu visión, ya que si mal no entendí ,acá y en otras participaciones que he visto tuyas, planteas una menor intervención del Estado, cosa con la que yo concuerdo parcialmente, porque si se desregula totalmente, algunos vivos pueden abusar de esa libertad, por ejemplo si no se controla a la Barrick, ella violara como lo hace actualmente, todas las normas ambientales. Así que, en vez de generar una no presencia del Estado, no crees que se debe generar una presencia para los que lo necesitan y para evitar las vivezas de algunos.
    Saludos.

    • Así tan amplia la pregunta se me hace difícil de responder. Pero lo primero que hay que entender es que “el estado” no es ningún ente idealizado que exista para traer el bien del cielo a la tierra. El estado es un aparato, creado por hombres, idealmente para preservar derechos individuales. Sin embargo, ha devenido en una maquinaria de transferencias donde se distribuye (y dilapida) la riqueza de la sociedad. Además, también terminó siendo una máquina regulatoria, donde unos hombres ordenan la vida de los otros “por su bien”, cuando en realidad no tienen ninguna calidad moral superior para hacerlo.

      En cuanto al medioambiente, me parece siempre preocupante que se violen derechos de terceros. Idealmente, la justicia debería ocuparse de esos temas, no las regulaciones. Y sobre los menos favorecidos, las pruebas indican que el capitalismo de libre mercado fue el sistema más exitoso para sacar a la gente de la pobreza, no el asistencialismo.

      Saludos!

      • En efecto coincido con vos, pero en mi opinión deben haber algunas regulaciones estatales, basadas en legislaciones existentes. En Estados Unidos, la gestión Obama, supo ver la venida del calentamiento global, la necesidad de la innovación y las nuevas energías, las renovables, y por ello le puso impuestos a la industria del carbón, ya que el desarrollo de una actividad contaminante, no servia, y se invirtió dicho dinero en las energía renovables. Ademas, dicha industria viene decayendo por la caída de los precios internacionales.

  • Impresionante el argumento del hombre y la isla, eso es una economía de recursos infinita, cualquier modelo que le pongas va a funcionar, es lamentable como ejemplo de modelo económico para sociedades complejas como las que vivimos. Sería el equivalente a darle a cada Argentino 10 hectareas a cada argentino y seguramente todos viviríamos bien. Bueno podríamos probar el territorio de argentina es de 278 millones de hectareas nos alcanza para aproximadamente 7 hectáreas por persona…

  • Me gustaría poder compartir tu pensamiento, pero me parece, aunque no estoy muy seguro, que posee una afirmación no del todo válida. Nuestro aparato productivo es capaz de desarrollarse? La respuesta es sí. Aquí estamos de acuerdo, donde la producción es la base. Esto puede ocurrir indefinidamente? La respuesta es no. No es posible desarrollarse indefinidamente. Esa es la afirmación no válida. Esta afirmación no valida, lleva a un pensamiento mucho más complejo. Y ahí es, donde creo, tu teoría tiene dificultades. Y ahí, es donde va a fluir una situación paradigmática. El estado interviene y reparte o no lo hace? La complejidad de la respuesta hizo que Trump ganará las elecciones en EEUU, que Macri las ganará en Argentina y que 300000 personas vean el vídeo del cadete. Nadie sabe como resolver este paradigma, que sin ahondar trajo como consecuencia la globalización. Mi pregunta es, crees en ese equilibrio? Como pensás que se lograría ese equilibrio?

  • Hola Iván, en un todo de acuerdo con tu comentario. Leí atentamente las objeciones, pienso que la idea de muchos es sacarle a los que mas tienen y darles a los que menos tienen. Y con eso incentivar el consumo. Esto en un país normal podría aplicarse con cierta cautela, con cierto límite, y pienso que estaría bien. El problema es que en este país bananero de cuarta se desmadró todo, entonces hay una compulsiva confiscación de dinero no solo a los que mas tienen, a los tipos como yo que pueden estar un poco mejor que la media con un proyecto PyME por ejemplo, pero trabajando DURO. Si yo trabajo 10 horas por día, el estado me confisca 5 horas de mi trabajo. Esto claramente es un robo sistematizado a través de los controles que proporciona la tecnología, y de esas 4 horas que me confisca el estado solamente 1 hora llega a los que menos tienen. Yo tengo algunos dolares abajo del colchon y uso solo un 30% para “mover” en algun plazo fijo o accion. Ni que hablar si quiero contratar un empleado, imposible. NADIE VA A INVERTIR CON ESTAS CONDICIONES. Coincido plenamente que la salida es PRODUCIR MAS, y para eso HAY QUE BAJAR LA CARGA IMPOSITIVA por lo menos un 50%. El gobierno de Macri no está cumpliendo con su promesa, no solo no está bajando la carga impositiva, sino que la está ELEVANDO. Es un claro y total fraude. Resumiendo, el problema de este país no es económico, ES UN PROBLEMA CULTURAL. Y por lo que veo a este gobierno no le interesa resolverlo, todo de lo que se jactó en su campaña hablando de educación ES UN FRAUDE. Vamos a salir adelante el día que prendas la TV y no tengamos otra cosa que ver que contenidos culturales y algo de entretenimiento como era en los 70 u 80. Pienso que en ese patron de referencia en el que este pais de burros pocos le dan importancia está el indicador. Y por supuesto el indicador del 2016 es peor que el del año anterior. Por eso pago 1.200 de cable para que mi familia no se envenene con tanta basura. Pero que le queda al cadete de Navarro? Aprender de toda la inmundicia que nos entrega el grupo Clarin, de toda la basura que produce Suar, Tinelli, nadie habla d esto. Somos una verguenza como sociedad.

Los comentarios están cerrados.