Invertir desde el homebanking, un error que cuesta hasta 54,4% anual

60433_1

Operar desde el banco, aunque cómodo, es muy caro porque no permite aprovechar oportunidades puntuales. Hoy traigo un ejemplo que te mostrará por qué debés invertir desde un broker de una vez por todas.

El mercado argentino, si bien es chico, es generoso. De vez en cuando se abren ventanas que, con buen ojo y el timing adecuado, nos permiten sacarle el jugo a nuestro capital en pesos con una rentabilidad que es el doble de lo que rinden alternativas tradicionales.

Sin embargo, existe una condición necesaria para explotar estas situaciones extraordinarias: contar con una cuenta en un broker. Se trata de un aspecto vital en el cual las cuentas en bancos y sus operaciones vía homebanking no tienen cabida.

Hoy quisiera ilustrar la importancia de esta cuestión poniéndote al tanto de lo que les pasó a muchos de nuestros suscriptores hace algunos días. Y como deseo que no te ocurra lo mismo, más abajo te voy a dar las claves para que, de una buena vez, empieces a invertir desde sociedades de bolsa.

 

Las falencias de operar en la bolsa desde los bancos

Empecemos por el periplo que vivieron recientemente muchos inversores locales suscriptos a Revancha Argentina, el servicio de sugerencias de inversión locales al que estoy a cargo.

La semana pasada identifiqué cierto fenómeno interesante. Con sólo dos pasos, se podía lograr un retorno muy atractivo. Como resultado, le acerqué a mis lectores la estrategia que, aprovechando ese momento particular, prometía una ganancia anual de 54,4%. Como el horizonte era de 50 días, la maniobra tenía un retorno efectivo de 7,45%, un número nada despreciable.

Muchos de los suscriptores de Revancha Argentina pudieron ejecutar la simple operación y me lo agradecieron posteriormente. Sin embargo, otra parte de los que siguen las recomendaciones no tuvieron éxito…

¿El motivo? Ellos operan desde su banco en lugar de hacerlo desde una casa de bolsa. Y en consecuencia, el homebanking no les dejó aprovechar la oportunidad que presenté porque tiene menos instrumentos habilitados, dentro de los cuales estaba el que yo había identificado.

Esta limitación de los bancos les hizo perder una ganancia de 54,4% anual a mis suscriptores que negocian valores desde esas plataformas.

Así, las inversiones desde el banco mostraron una de sus falencias: su reducido alcance. El menú de alternativas las entidades financieras es una porción reducida del universo del mercado.

Pero acá no terminan los problemas…

Otro inconveniente de las transacciones en bolsa a través de los bancos es que este nicho no es el núcleo de sus negocios y, por ende, muchas veces lo descuidan. Por ejemplo, los suscriptores me hicieron saber en reiteradas ocasiones que las operaciones de compra/venta tardan más tiempo en efectuarse y que los precios no se actualizan con rapidez.

Para colmo, esto no se compensa con menores costos. Por el contrario, a los inversores se les cobra gastos onerosos por servicios y comisiones más elevadas que en el mercado.

Así, podríamos resumir los inconvenientes de la operatoria de mercado a través de los bancos en tres puntos:

– El menú de alternativas es reducido.

– Los bancos suelen ser ineficientes en la carga y ejecución de órdenes de compra/venta.

– Son poco competitivos en materia de comisiones y gastos.

Ante este escenario, desde Inversor Global sugerimos que migres tus inversiones desde el homebanking hacia las sociedades de bolsa. De esta manera, podrás sacarle provecho a mejores oportunidades como la del 54,4% anual que presenté en Revancha Argentina.

Para facilitarte el proceso, no te pierdas los siguientes 5 tips para romper la inercia del banco y empezar a invertir mediante una casa de bolsa.

 

5 claves para abrir una cuenta en un broker

1) ¿Qué documentación se necesita?

Además de ser mayor de 18 años, es fundamental contar con el Documento Nacional de Identidad (DNI), una fotocopia de un servicio a tu nombre y la documentación respaldatoria de una fuente de ingresos. Ésta puede ser un recibo de sueldo —si sos un trabajador en relación de independencia— o una declaración jurada de ganancias firmada por un contador público —en el caso de que seas monotributista o autónomo—. Con esto, podrás llenas algunos formularios para iniciar la apertura de cuenta.

No es necesario hacer el trámite personalmente si no vivís en Capital Federal o Gran Buenos Aires. Tenés la posibilidad de enviar la documentación personal y los formularios por correo postal con tu firma certificada por escribano.

2) ¿De dónde fondear la cuenta de inversión?

El segundo requisito que tenés que cumplir es contar con una cuenta en un banco para fondear la cuenta en el broker. Es indispensable que la misma esté a nombre del mismo o los mismos titulares que quieren invertir.

Cabe señalar que las casas de bolsa no aceptan dinero en efectivo o depósitos en sus cuentas para financiar las inversiones, sino que exigen que los fondos tengan un origen legal y registrado en una cuenta bancaria —de la cual el broker te pedirá el CBU—. Ésta puede ser una cuenta sueldo, caja de ahorro o cuenta corriente.

3) ¿Cuánto cuesta operar?

Hay una serie de costos fijos que vos necesitás conocer de antemano, aun cuando muchos brokers no los cobran. Algunos de esos cargos son los derivados de la apertura de cuenta, el mantenimiento y los depósitos y retiros.

Asimismo, hay gastos que son variables porque dependen de la cantidad y del monto de las operaciones realizadas. En este grupo, se encuentran aranceles que se expresan como porcentaje tales como las comisiones por compra o venta —de 0,6% a 1%—, el derecho de Bolsa y el derecho de Mercado, más el I.V.A. respectivo. Podés ver el listado completo de aranceles en los sitios de cada sociedad (link con listado de brokers habilitados).

4) ¿Cuál es el monto mínimo necesario para invertir?

La cifra depende de varias cuestiones. Por un lado, de las exigencias del broker. Los operadores institucionales más grandes tienen una base elevada —más de $ 250.000—, pero el inversor minorista puede optar por otras alternativas que no tienen piso mínimo.

En este caso, el valor inicial de inversión depende del monto comisiones mínimas. Éstas oscilan entre $ 50 y $ 60, por lo que la “ficha mínima” para operar debería ser al menos de $ 5.000. Para que las operaciones tengan una ganancia nominal perceptible, la sugerencia es invertir $ 10.000.

5) ¿En qué instrumentos se puede invertir?

En el mercado de capitales encontrarás un amplio abanico de instrumentos para multiplicar tu capital. Existen variantes para todos los gustos, tanto en pesos como en dólares. Dentro de los activos más  importantes, tenemos las acciones de empresas cotizantes, los títulos públicos nacionales y provinciales, obligaciones negociables, cheques de pago diferido de empresas, cauciones, opciones financieras y Cedears (Certificados de Depósito Argentino).

Paralelamente, contar con una cuenta en un broker también te habilitará a suscribir Letras del Banco Central (Lebac), que se licitan todos los días martes y son una opción segura para sacarle ventaja al plazo fijo.

En resumen, espero que de ahora en adelante no te pierdas las “perlitas” del mercado por culpa de los bancos. Ojalá que lo que vivieron algunos de nuestros suscriptores —se perdieron de ganar 54,4% anual— te sirva como experiencia a vos para abrir una cuenta de inversión.

Por una nueva inversión exitosa,

Nery Persichini

P.D.: Si te interesa conocer las oportunidades que el mercado ofrece desde $ 5.000, no te pierdas las recomendaciones que hacemos en Revancha Argentina. Para conocer más, hacé click en este link.

1 comentario en “Invertir desde el homebanking, un error que cuesta hasta 54,4% anual

  • b/tardes nery , tenes razon en lo que decis ,yo tengo una cuenta comitente en el galicia ,e tenido problemas para comprar o vender y me gustaria mucho irme a un agente de bolsa solo q no se como tengo q hacer, de momento sigo tratando donde estoy

Los comentarios están cerrados.