Descifrá qué tipo de inversor sos y empezá a ganar

exito-llave-inversiones-700x336

Te invito a que conozcas cuál es tu perfil de riesgo a través de un test muy simple. En función del resultado, te cuento qué activos son los mejores candidatos para tu portafolio ideal.

“Hay tres cosas extremadamente duras: el acero, los diamantes y el conocerse a uno mismo”. Con esta simple y poderosa frase, Benjamin Franklin ilustra la dificultad del autoconocimiento.

Quitarnos el velo de ese tipo puntual de ignorancia es un proceso largo y demandante de paciencia. Puede transitarse a través de la reflexión, la educación, la psicología o la espiritualidad. Pero sin importar el camino, el resultado (llegar a conocerse) siempre rinde sus frutos.

En el campo de las inversiones el autoconocimiento también es fundamental. Es más, tiene su correlato inmediato en ganancias si desde el minuto cero encarás la estrategia acertada.

En función de ello, te voy a acercar una herramienta muy efectiva que usan ampliamente aquellos que asesoran y administran inversiones. La emplean desde los grandes bancos de inversión hasta los asesores financieros más modestos.

Pero antes de avanzar, quisiera insistir es una cuestión medular que sirve de insumo para la correcta elección de activos. La clave pasa por descubrir cómo te parás frente al riesgo.

¿Por qué es importante la noción del riesgo?

Porque el riesgo y la rentabilidad esperada tienen una relación directa: a mayor riesgo, mayores ganancias potenciales. Por lo tanto, el nivel tolerancia al riesgo es el que termina definiendo qué margen de rentabilidad (y activos concretos) buscás. Esto configura tu perfil a la hora de invertir.

Con esto presente, ahora sí podemos seguir con la herramienta que sirve como guía para elegir adecuadamente tus activos: un test de perfil de inversión.

El siguiente cuestionario busca medir objetivamente tu postura subjetiva frente al riesgo. Las diversas respuestas a cada pregunta tienen un puntaje. De la sumatoria total se desprende qué tipo de inversor sos.

Test de inversión - Perfil de riesgo

Si sumaste:

– menos de 14 puntos, sos un inversor MUY CONSERVADOR;
– entre 15 y 32 puntos, sos un inversor CONSERVADOR;
– entre 33 y 44 puntos, sos un inversor MODERADO;
– más de 44 puntos, sos un inversor AGRESIVO.

Como regla práctica, cuanto más rechazo le tengas al riesgo, mayor importancia deberás darle a inversiones del “mercado de dinero” (como plazos fijos) y de renta fija de corto plazo (títulos públicos).

A medida que vayas tolerando más riesgo en busca de mayores ganancias, tenés que inclinar la balanza hacia títulos públicos de largo plazo y acciones, porque son más volátiles.

Yendo a lo concreto, a cada perfil le caben distintas combinaciones “favoritas” de activos. Es decir, cada postura tiene un portafolio que mejor le sienta en términos de rentabilidad esperada.

Si sos un inversor muy conservador, tendrás que buscar inversiones que tengan poca volatilidad para evitar cambios bruscos de valor. Este atributo, sin embargo, recortará potenciales retornos.

Una cartera diversificada para este perfil podría incluir plazos fijos, Letras del Banco Central (Lebac), títulos públicos en pesos y también inversiones en el mercado inmobiliario. El costo de la baja volatilidad es que hoy la mayoría de estos activos pierde contra la inflación.

Por otro lado, si tu perfil es conservador, podés apostar por alternativas más ligadas a la cobertura cambiaria, de corto y mediano plazo. El objetivo es que tu capital crezca al mismo ritmo que la inflación o levemente por encima. Para ello, además de algunos de los candidatos antes mencionados, podrías complementarlos con dólares billete y bonos atados a la devaluación (dollar-linked).

Si estás en el grupo de los inversores moderados, el abanico de opciones es mucho más amplio. Acá vas a buscar que tu capital le gane a la expectativa de inflación y a la devaluación del peso esperada. El portafolio óptimo será de “renta mixta”, es decir, una mezcla entre acciones y bonos (como pueden ser los denominados en dólares).

Al respecto, te dejo una regla práctica que puede serte de utilidad: “invertí en bonos la proporción de tu edad (en porcentaje) y el resto, en acciones”. Así, si tenés 40 años, posicioná al menos el 40% de tu inversión en títulos públicos y el saldo en renta variable.

Por último, si sos un inversor agresivo y estás dispuesto a correr grandes riesgos a cambio de enormes recompensas, tu cartera debe abrazar la volatilidad con acciones y derivados financieros como las opciones o cupones del PIB.

Como ves, no existe una única e indiscutible inversión superadora. Por el contario, hay un mar de grises óptimos según tu apetito por el riesgo.

Por eso, conocer qué tipo de perfil tenés es el primer gran paso en tu camino inversor. Te dará un norte a seguir y mostrará los instrumentos más idóneos para vos.

Un último recordatorio… invertí hasta el punto en que puedas dormir tranquilo.

Por una nueva inversión exitosa,

Nery Persichini.

P.D.: Si te interesa conocer los activos más adecuados para vos en el mercado local, no te pierdas las recomendaciones que hacemos en Revancha Argentina. Para conocer más, hacé click en este link.