7 decisiones inteligentes para blindar tus inversiones durante los próximos meses

King-Leonidas-300-font-b-Spartans-b-font-font-b-Shields-b-font-Movie-Art-Silk

Las elecciones en EE.UU. y la decisión de la Fed sobre las tasas de interés son los principales nubarrones de volatilidad en el horizonte. Para que ningún resultado fuera de lo esperado afecte tu capital, no te pierdas los 7 consejos que ofrecemos.

El martes 8 de noviembre el mercado tiene una cita con la volatilidad. ¿La excusa? Las elecciones presidenciales de Estados Unidos. El resultado marcará un punto de inflexión según se imponga Hillary Clinton (la favorita con el 65% de intención de voto) o Donald Trump (candidato que, de ganar, pondría en jaque la estabilidad geopolítica global).

Una vez resuelta la elección, el siguiente encuentro con la inestabilidad será el 14 de diciembre, cuando la Reserva Federal (Fed) empiece a subir la tasa de interés. El mercado asigna un 76% de probabilidades a que esto suceda. Sin embargo, la incertidumbre estará en la velocidad a la que la Fed moverá el nivel de tasas y, en consecuencia, afectará el piso de riesgo del mundo.

Elecciones y Fed son dos muestras que nos invitan a pensar que lo que queda de 2016 y 2017 estarán signados por lo imprevisible. Y no quedan dudas de que la onda expansiva llegará a estas pampas…

Ante este escenario, no tenés que alarmarte. Solamente debés tomar los recaudos necesarios para blindar tu patrimonio.

A continuación, encontrarás 7 consejos para proteger tu capital en contextos de volatilidad y aprovechar cuando los precios sean más bajos.

1. Incorporar metales preciosos

El oro es el refugio por excelencia cuando los inversores se vuelven más temerosos en el plano global. La plata también comparte muchos atributos con el oro cuando hablamos de reserva de valor.

Basta con recordar que entre 2008 y 2012, los años más tormentosos de la última década, la onza de oro tuvo una escalada de US$ 800 a US$ 1.900 (+137%) y la plata trepó de US$ 10 a US$ 40 (+300%).

Más allá de la compra física de estos metales, los mercados ofrecen diversas variantes financieras que siguen el precio de las cotizaciones. En Wall Street, estos instrumentos son los llamados Exchange-Traded Funds (ETF). Son similares a los fondos comunes de inversión en tanto que permiten comprar carteras de activos. Pero los ETFs tienen el plus de que cotizan en la bolsa.

En Argentina, si bien no contamos con ETFs, sí existe la posibilidad de comprar metales a través de los futuros del Mercado a Término de Rosario (ROFEX). Aunque están poco divulgadas, las operaciones de futuro de oro van ganando terreno.

2. Elegir bonos seguros y de corto plazo

La renta fija saca a relucir sus mejores atributos cuando la incertidumbre toma por asalto al mercado. Activos como títulos públicos y obligaciones negociables son particularmente útiles en contextos de inestabilidad porque los inversores saben de antemano el flujo que van a cobrar. En particular, se destacan los títulos con mayor seguridad y menor duration.

Por un lado, los instrumentos con mejor calificación crediticia te permitirán preservar el capital de una manera eficiente. De esta forma, evitarás cambios abruptos en las cotizaciones porque las variaciones en la percepción de riesgo serán menores.

Por otro lado, cuanto menor sea la duration (vida promedio ponderada del bono), menor volatilidad tiene el precio del título. El motivo de esto descansa en que la duration también es una aproximación a la sensibilidad de la cotización del bono ante cambios en las tasas.

En simultáneo, estos instrumentos garantizan un flujo periódico de ingresos en forma de cupones y amortizaciones, que contribuyen a engrosar el rendimiento de la cartera, incluso cuando está bajo asedio.

3. Mirar las acciones blue-chip

Son papeles de empresas mundialmente reconocidas, líderes en sus rubros y financieramente muy sólidas. Poseen capitalizaciones bursátiles de miles de millones de dólares. Tienen un historial regular de pagos de dividendos.

Estas características de fortaleza y reputación las blindan ante la adversidad. Por esto, las blue-chip ofrecen a sus tenedores un crecimiento constante del portafolio, con una volatilidad mucho menor que el resto de la renta variable. Algunos ejemplos son Exxon Mobil (XOM), Microsoft (MSFT) y Coca-Cola (KO).

Si sos un inversor internacional, podés operar tus acciones desde brokers como TD Ameritrade o Interactive Brokers. Y si invertís con un broker argentino, también tenés estas empresas a disposición. En la Bolsa de Buenos Aires estas compañías cotizan como Certificados de Depósito Argentinos (CEDEARs).

4. Diversificar el portafolio según categorías, con porcentajes definidos

Esta es una estrategia para limitar el riesgo. No tener más del 25% del portafolio en determinado sector o controlar que un activo no represente más del 10% de la cartera, son decisiones acertadas en contextos de inestabilidad.

Estas medidas mitigan el efecto de la volatilidad inherente de cada sector y de cada instrumento, y reducen la volatilidad o riesgo total del portafolio. La clave es buscar activos que tengan baja correlación entre ellos. Esto quiere decir que no se muevan igual ante cambios en el mercado.

Siempre es bueno diversificar. Pero hay un punto en el que no se puede reducir más el riesgo de la cartera porque queda el riesgo de mercado. Entonces, cuando los precios están cuesta abajo, lo mejor es volcarse a instrumentos con cotizaciones más estables.

5. Emplear stop losses 

Este proceder tiene que ser un mandamiento para todos los inversores porque representa la pérdida máxima que uno está dispuesto a aceptar. El stop loss es útil tanto en momentos en los cuales la bolsa está en máximos como cuando el mercado se “agita” y genera variaciones sustanciales en los valores de los activos.

En rigor, un stop loss es un porcentaje predefinido que funciona como límite y se aplica sobre el precio de un activo. El número puede ser cualquiera: 10%, 15%, 20% o 25%, pero siempre debe estar alineado con tu perfil de riesgo y horizonte temporal de inversión.

Si la cotización aumenta, también se mueve el stop loss. Pero cuando la tendencia se revierte, el límite queda fijo y funciona como umbral de tolerancia. Si el precio sigue cayendo y cruza esa barrera prefijada, es una señal para vender la posición. Así, podrás evitar que las ganancias obtenidas se licuen y que las pérdidas se amplifiquen.

6. Posicionarse en cash e inversiones money market

Tener dinero en efectivo no trae ningún beneficio de rentabilidad. Pero sí se vuelve muy atractivo en contextos bajistas. Su punto fuerte es que tiene volatilidad cero.

Así, a medida que gana participación en la cartera, contribuye a disminuir el riesgo total de la misma. Además, esta disponibilidad de liquidez te permitirá aprovechar inmediatamente las oportunidades de compra que puedan presentarse en el futuro.

Por otro lado, están los instrumentos del money market, una rama de los activos de renta fija de muy corto plazo. Aquí encontramos plazos fijos, Letras del Banco Central (Lebac) o fondos comunes que invierten en ellos. El mercado de dinero, no solo tiene escaso riesgo, sino que otorga rentabilidad en el corto plazo y liquidez casi instantánea.

7. Comprar un put

Otra manera de proteger tu capital en contextos de volatilidad es con opciones financieras. En particular, si el escenario es bajista, podés comprar una opción de venta o put.

La misma te da el derecho, pero no la obligación, de vender un activo subyacente (acción o índice bursátil) a un precio predefinido y en un momento futuro dado (vencimiento). Este marco te habilita a jugar tanto como inversor que busca cobertura (hedger) o como especulador.

Si te ponés el sombrero de hedger, como comprador del put, vos esperás que el precio del activo subyacente baje y, en consecuencia, te protegés pagando una prima. Así, te asegurás un valor de venta definido y más elevado al vencimiento de lo que podrían llegar a valer las acciones en el mercado.

Ahora bien, si estás comprado o long en un put como especulador, estás buscando una rentabilidad sobre la prima de la opción. Cuando la bolsa se deprime, estos derivados financieros aumentan de precio. Es decir, habrá inversores dispuestos a pagarte más por el derecho que vos adquiriste en el pasado.

En líneas generales, tanto para cobertura como especulación, al operar con opciones aceptás pérdidas acotadas a lo abonado en concepto de prima con la expectativa de obtener beneficios que pueden ser inmensos.

La correcta elección, basándote en estas 7 recomendaciones, le bajará el riesgo a tu portafolio. Tus inversiones estarán blindadas de los coletazos internacionales de los próximos meses, ya sea por las elecciones de Estados Unidos, por la Fed o por algún “Cisne Negro”.

Además, estas sugerencias te dejarán muy bien parado para aprovechar el rebote y comprar activos a precios muy atractivos. Los 7 consejos apuntan a que seas, más allá de los temores, un inversor realista en el sentido de la frase de George Ward.

“El pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas”.

Por una nueva inversión exitosa,

Nery Persichini

P.D.: Si te interesa conocer los activos más seguros del mercado local, no te pierdas las recomendaciones que hacemos en Revancha Argentina. Para conocer más, hacé click en este link.

1 comentario en “7 decisiones inteligentes para blindar tus inversiones durante los próximos meses

  • Dijo Warren Buffet, si diversificás tanto, en realidad es porque ignoras el comportamiento, para que apostar a 10 acciones diferentes o 7 opciones, si conociéramos el resultado?, lamentablemente todos uds tienen claro lo que pasó, no lo que puede llegar a pasar, Caputo, desde antes de las elecciones hasta después que ganó Macri creció más del 400% en pocos meses y ni uno solo de ustedes lo anticipó. Lo mas seguro seguro para no perder dinero, salvo un default, es tener bonos dolarizados, las Lebac son especulación financiera contra la inflación y es riesgoso quedarse en pesos.Un día los Arabes decidieron destruir el precio del petróleo y cuando me quise acordar me limpiaron un montón de dinero

Los comentarios están cerrados.