¿Qué hacer con los bonos argentinos si algo falla en el mundo?

earth-colapso

Con tres focos de incertidumbre global en el horizonte de corto plazo, los inversores locales tenemos que tomar recaudos. Hoy te cuento cómo manejar tus bonos si algo sale mal.

Ahora que Argentina es una economía plenamente insertada en el mundo, los inversores locales tenemos que estar atentos a eventos que antes no nos afectaban. Es que nuestro mercado se volvió más permeable a las finanzas globales, para bien y para mal.

En este contexto, el mundo dentro de poco nos puede dar una sorpresa. Tenemos que estar preparados. Por este motivo, más abajo voy a desarrollar una estrategia con bonos, simple pero útil, para estar protegidos si algo sale mal a nivel global.

¿Por qué insisto con en el mundo? Porque Argentina puede verse afectada por cualquier resultado del “triángulo global de incertidumbre”.

161007 triangulo incertidumbre

 

Un vértice lo conforman los bancos europeos infectados de problemas de solvencia. El Deutsche Bank está a la cabeza de los inconvenientes. Para conocer más, te recomiendo la nota de Jim Rickards: Deutsche Bank al borde del colapso.

Las otras dos puntas tienen una raíz estadounidense pero con consecuencias globales. Una es la decisión de la Reserva Federal, que debería subir las tasas de interés. Si querés ver el trasfondo, tenés a disposición la última columna de Diego Martínez Burzaco: Esto ocurrirá el 14 de diciembre.

El tercer punto es la “amenaza Trump” o la posibilidad de que el magnate se imponga en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Es un personaje tan volátil e inestable que no hay  certezas del rumbo que tomarían sus decisiones en el caso de obtener una victoria.

Cualquier resultado (simple o combinado) del “triángulo global de incertidumbre” impactaría en los precios de los activos financieros de nuestro país. Y uno de ellos, son los bonos.

Por esta razón, quisiera profundizar en cómo la correcta elección del plazo de los títulos públicos (junto con su sensibilidad) puede proteger tus posiciones ante cambios inesperados.

 

La importancia de la duration

La mejor forma de analizar el plazo de los bonos es a través de una variable conocida como duration. Este concepto podemos pensarlo como la vida promedio de un bono pero considerando (o ponderando) las fechas de cada uno de los pagos.

El siguiente gráfico de un título a 8 años muestra lo que te digo.

161007 duration

Se trata de un bono que paga flujos (cash flows) de cupones y capital todos los años. Pero al octavo año, devuelve porciones sustanciales de renta y amortización. Si bien el título tiene una madurez de 8 años, el promedio en años de los flujos que los inversores reciben es menor porque no reciben todo al final.

El gráfico nos dice que este título hipotético de 8 años de vida tiene una duration de 5,97 años. Es decir, 5,97 es el número que iguala o promedia los flujos de la izquierda con los de la derecha.

Ahora bien, la duration no sólo habla del plazo sino que también es una aproximación a la sensibilidad del precio.

Como todo activo financiero, la cotización del bono depende estrechamente de la tasa de interés requerida por el mercado. La relación concretamente es negativa. A mayor tasa de interés en el mercado (también conocida como TIR), menor es el precio de los bonos.

La razón es que el valor de los títulos surge de, simplificadamente, lo que promete pagar dividido la tasa de interés. Como el rendimiento exigido está en el denominador de la relación, si la tasa sube, el precio indefectiblemente debe bajar.

A los inversores nos interesa mucho saber la magnitud de esa relación inversa entre tasa y precio porque, si queremos vender el bono antes del vencimiento, tendremos que hacerlo al precio de mercado. Y esta cotización dependerá del nivel de tasa de interés que el mercado le exija a ese bono en ese momento.

En este marco, a la duration se le hace una pequeña corrección para transformarla en duration modificada.

La duration modificada es una medida muy útil que nos dice cuánto se ve afectado el precio de un bono ante cambios modestos en la tasa de interés (de hasta 1%) mediante esta fórmula:

Cambio % en el PRECIO = Variación de TASA DE INTERÉS x Duration Modificada

La mayoría de los portales financieros gratuitos como Puente o IAMC muestran información de los bonos que incluyen sus respectivos rendimientos (TIR) y durations modificadas. No vas a tener problemas en encontrar esos datos.

Antes de ver un caso práctico, tengamos bien en claro que:

– La duration es una forma de entender el plazo promedio de los bonos.

– La duration (modificada) también muestra la sensibilidad del precio frente a cambio en la tasa.

– Corolario: a mayor duration, mayor riesgo (se conoce como riesgo de duration).

 

Eligiendo bonos según expectativa de tasas de interés

Ya estamos en condiciones de incluir en nuestros cálculos lo que podría pasar con la tasa de interés de mercado. Esto es muy útil en los meses que se vienen porque la tasa de interés de los bonos argentinos tiene razones para cambiar.

Tal como señala el triángulo al principio, tenemos tres fuentes de inestabilidad global en el corto plazo que podrían afectarnos, especialmente tras la integración de nuestro mercado al mundo.

En este escenario, supongamos que algo sale mal y el mercado entiende que nuestro país es más riesgoso. El efecto es un salto en el riesgo país que, por supuesto, impacta en el la tasa de interés. Por simplicidad, digamos que todas las tasas suben 1% o 100 puntos básicos.

¿Cuánto caerían los bonos argentinos ante ese incremento?

Con lo que sabemos de la duration, podemos afirmar que los bonos que tengan mayores durations serán los que más verán sus precios resentirse. De la misma forma, los títulos más cortos serán los menos damnificados.

El siguiente gráfico muestra la curva de rendimientos en dólares del Estado nacional. En un eje ordena los instrumentos porduration modificada y en el otro por rendimiento o tasa.

161007 curva bonos

El tramo largo de la curva está compuesto por bonos con rendimientos atractivos superiores al 5% en dólares pero al “costo” de soportar elevadas durations de entre 7 y 12 años. Esto quiere decir que si las tasas de interés subieran 1%, los precios de estos títulos se hundirían entre 7% y 12% en dólares.

En cambio, el tramo corto contiene activos con menor rentabilidad pero más seguros y resistentes a cambios en la tasa. Ante la misma suba de 1% del rendimiento, el tramo corto y medio de la curva vería retrocesos de entre 0,5% y 4% en dólares.

La pregunta que seguramente te hacés es “¿por qué tener bonos ante la posibilidad de un salto en las tasas?”. La respuesta es que, aunque tengan riesgos, los títulos en dólares ofrecen cobertura ante devaluaciones del peso y, además, pagan un interés. Por eso siempre hay que tenerlos en cartera.

Si crees que el mundo puede darnos alguna sorpresa de acá a fin de año, es muy recomendable “acortar duration”, como le dicen en la city. Reducir el riesgo de duration es una medida prudente para defender tu capital.

Esto quiere decir que deberías empezar a mover tus inversiones en bonos a un horizonte más cercano si no pensás tenerlos hasta el vencimiento. Así, vas a poder minimizar el impacto de cualquier shock de tasa y seguir beneficiándote de la rentabilidad de bonos más seguros.

Por una nueva inversión exitosa,

Nery Persichini.

P.D.: Si querés conocer los títulos recomendados del tramo corto que tenemos en Revancha Argentina (y con los que ganamos más de 100% en pesos), hacé click en este link.