Las tres amenazas que nos acechan ahora

comp-2_000001

Hace 7 días te conté acerca de los tres riesgos que sobrevuelan la economía global. Hoy te describiré cuáles son las tres amenazas.

La semana pasada abordamos los tres riesgos que están entre nosotros y que el Banco de Pagos Internacionales advirtió en su informe más reciente. Estos riesgos son el exceso de deuda, la baja productividad y la ausencia de opciones de política para los bancos centrales.

Ahora consideremos las amenazas específicas a tu riqueza que se desprenden de estos riesgos: el colapso sistémico, las burbujas de activos y la pérdida de confianza en la habilidad de los bancos centrales para responder a las crisis.

Amenaza 1: el colapso sistémico

El prospecto de un colapso sistémico o inestabilidad económica está siendo liderado por la escasez global de dólares. Esto suena extraño al principio. ¿Cómo puede haber una “escasez” de dólares cuando la Fed ha emitido billones de nuevos dólares en los últimos ocho años?

La respuesta es que la deuda en dólares se ha expandido aún más rápido que la emisión de dinero. Cada dólar impreso por la Fed se apalancó a veinte dólares de deuda nueva por los mercados globales. La Fed pausó la emisión de nuevo dinero con el fin de QE3 en noviembre de 2014. Desde entonces el dólar se ha fortalecido parcialmente.

Pero la deuda denominada en dólares sigue creciendo en los países petroleros y los mercados emergentes, y en préstamos estudiantiles, préstamos para autos, tarjetas de crédito y demás. Un dólar más fuerte y la desinflación hacen a esta deuda más onerosa y más difícil de saldar.

Ya hemos visto terremotos periódicos como resultado de esta escasez de dólares, incluyendo el flash crash de octubre de 2014 y la devaluación de China de agosto de 2015. No falta mucho para que llegue un terremoto más grande.

La Fed podría responder con más impresión de dinero. De hecho, espero ver un programa de QE4 en 2017. Pero, por supuesto, eso solo alimenta las burbujas de activos que son otra fuente de amenazas.

Amenaza 2: burbujas de activos

Cuando los inversores preguntan, “¿Dónde está la inflación después de toda esta emisión de dinero?” mi respuesta es, “No mires la góndola de supermercado, mira el mercado de acciones.” Es decir, no hemos tenido mucha inflación de precios de consumo, pero hemos tenido una gigantesca inflación de precios de activos.

Parte de esta inflación de burbujas de activos se relaciona con una teoría fallida de “paridad” entre bonos y acciones. La teoría dice que una vez que ajustas por el riesgo del crédito, los bonos y las acciones deberían tener el mismo rendimiento. Ahora los bonos del Tesoro a diez años tienen un interés del 1,65%. Muchas acciones tienen dividendos con intereses de 3% a 5%. Los inversores saben que las acciones son más riesgosas que los bonos seguros, ¿pero cuánto más riesgosas?

Bajo la teoría de paridad, los inversores pueden seguir subiendo el precio de las acciones hasta que el interés de sus dividendos se acerque al 2%, dejando un pequeño margen sobre los intereses de los bonos para cubrir el “riesgo.” Hay muchos defectos en esta teoría (incluyendo el hecho de que las compañías quiebran todo el tiempo). Uno de los mayores defectos es la completa desconexión entre lo que impulsa los intereses de los bonos.

SI los intereses de los bonos caen porque la deflación arruina los planes de la Fed para reactivar la economía, ¿es esa una razón para que suban las acciones? Si los intereses de los bonos están señalando una recesión, ¿deberías realmente estar haciendo subir los precios de las acciones a niveles extremos basados en la teoría de la “paridad” de intereses? Este comportamiento desafía el sentido común y la historia económica pero es exactamente lo que vemos hoy en los mercados.

En algún momento, probablemente más temprano que tarde, la realidad de la impotencia de los bancos centrales y la inminente recesión llegará. En ese momento, las valoraciones de las acciones colapsarán. La caída será violenta, tal vez 30% o más en unos meses.

Este análisis se aplica a más que solo acciones. Se aplica a una larga lista de activos riesgosos incluyendo bienes raíces residenciales y comerciales, títulos de mercados emergentes, bonos basura y más. Solo se necesita el colapso en un mercado para que se contagien todos los demás.

Amenaza 3: pérdida de confianza

Finalmente llegamos a la mayor amenaza: la inhabilidad de los bancos centrales para tratar con la crisis y la completa pérdida de confianza de los inversores en la eficacia de la política del banco central. Los últimos dos pánicos de liquidez global fueron en 1998 y en 2008. Otro pánico de liquidez más pequeño surgió en 2010 por los problemas en el Medio Oriente y la deuda soberana europea. En los tres casos, la impresión de dinero del banco central combinada con los rescates del gobierno y del FMI fueron suficiente para restaurar la calma.

Pero estos rescates llegaron con un alto costo. Los bancos centrales no tienen espacio para recortar las tasas o emitir dinero en una crisis futura. Los contribuyentes se rebelan contra más rescates. Los gobiernos están experimentando una polarización política y hay un atasco político en el mundo. No hay voluntad ni habilidad para tratar con el próximo pánico o recesión cuando lleguen.

Esta pérdida de confianza se revela en el siguiente gráfico. Muestra que las expectativas de inflación han caído al nivel más bajo desde fines de 2010 (no mucho después de la última crisis) y la tendencia está cayendo a niveles no vistos desde el pánico de 2008:

1.inflacion

 

Con los bancos centrales alrededor del mundo haciendo todo lo posible por causar inflación: ¿Qué dice de la confianza en los bancos centrales que las expectativas de una inflación estén cayendo y no subiendo?

Los peligros sistémicos son claros. El mundo se mueve hacia una crisis de deuda soberana debido al exceso de deuda y al poco crecimiento. La productividad en declive es la gota que rebalsa el vaso en términos de la habilidad de los países para tratar con la deuda.

A diferencia de 1998 y 2008, el próximo pánico será imparable e implicará tomar medidas extremas — incluyendo la emisión de dinero del FMI, el cierre de bancos y, posiblemente, la imposición de la ley marcial en respuesta a disturbios.

Deberías tener algo de oro, tierra y otros activos duros para soportar esta tormenta.

Atentamente,

Jim Ricards
Para El Inversor Diario.

1 comentario en “Las tres amenazas que nos acechan ahora

  • De acuerdo a sus comentarios en el sentido de que había que desprenderse de los billetes dólares, dado que se esperaba una devaluación del mismo en un 80 % aproximadamente, y que convenía invertir en oro en sus distintas modalidades, quisiera saber si, dado los acontecimientos internacionales en siria, las elecciones presidenciales en EEUU y a los anuncios de la FED, Uds sigue recomendando lo mismo en estos momentos, y si considera que invertir en oro sigue siendo la mejor alternativa actualmente de cara a los acontecimientos internacionales. Cordiales Saludos y muy bueno sus informes. Carlos Fratini

Los comentarios están cerrados.