Cómo ganar con los cambios de CEOs de las grandes empresas

empresas

La historia financiera reciente está plagada de ejemplos en los que la salida o llegada de directivos a las principales compañías mundiales –sobre todo tecnológicas- han influido directamente en la cotización de sus activos. ​​​​​​​

La vida de las empresas tiene muchos aspectos similares a la de las personas: riesgos, desafíos, cambios de objetivos y maduración, entre otros.

Hay decisiones que, tanto a nivel corporativo como personal, determinan el punto de quiebre que marcará un camino al éxito o al fracaso.

En ese sentido, para los accionistas es vital elegir bien a quien tendrá la responsabilidad de conducir a la empresa, ya que -al igual que el capitán de un barco- sus decisiones serán las que la puedan hacer naufragar o llevar a buen puerto.

Analicemos algunos casos icónicos para entender la importancia del tema que hoy te planteo:

El caso Apple

Quizás sea la historia más rutilante de las últimas décadas y una de las que ya pasó al salón de la fama de las anécdotas corporativas: el despido de Steve Jobs, su fundador.

Corría 1985 cuando John Sculley, por entonces un exitoso experto en marketing que venía de presidir nada menos que Pepsico decidió deshacerse de Jobs, quien justamente lo había contratado, dado que el fundador de Apple pretendía dedicar más recursos a desarrollar las Macintosh (Mac), algo que no era compartido por accionistas.

1.jobs-sculley

Steve Jobs junto a John Sculley.

El tiempo demostraría que fue el peor error que el directorio de Apple podría haber cometido y casi llevó a la bancarrota a la compañía.

“No he hablado con Steve en más de veinte años. A pesar de que aún hoy no habla conmigo, y creo que nunca lo hará, le tengo una gran admiración. Apple superará a Microsoft”, declaró muchos años después Sculley, en una clara admisión de su grave error.

Jobs volvió a ser convocado por Apple en 1997 y regresó en un acto muy emotivo, la historia de éxito que lo definió como el más innovador y respetado del mundo empresarial en años posteriores ya todos la conocemos.

• Una decisión apresurada

Tinder (la app de citas) es otro caso similar en algún aspecto al de Apple. Primero, la empresa removió a su fundador, Sean Rad, de la posición de CEO y contrató a Chris Payne, un ex eBay, para ocupar su lugar.

El anuncio de la salida de Rad como CEO de Tinder tampoco estuvo ajeno al conflicto. El ejecutivo recibió una llamada que decretó su final durante una conferencia en donde se encontraba anunciando la versión premium de la app.

Pocos meses después, la compañía decidió dar marcha atrás, quitar a Payne de su cargo y volver a designar a Rad como líder de la empresa.

“Notamos que no iba a resultar en el largo plazo”, sostuvo Matt Cohler, un miembro del directorio de la compañía.

• Error fatal

El caso de Yahoo! es otro que no se olvidará fácilmente por parte de sus accionistas. La compañía fundada por Jerry Yang era un boom, casi como ningún otro, pero en 2008 cometió un tremendo error que marcaría su destino de un modo irreversible.

Fue cuando rechazó una oferta para ser comprada por Microsoft por nada menos que 44.600 millones de dólares. Desde entonces nada fue igual.

Meses después comenzaría una andanada de cambios corporativos y de CEOS. Su fundador Jerry Yang comenzó a poner la mira en Alibaba y fue alejándose de la compañía en poco tiempo.

El directorio de Yahoo! comenzó con una alta rotación de CEOs, trayendo a afamados ejecutivos para intentar levantar los negocios de la compañía, como Carol Bartz,  Scott Thompson o Marissa Mayer.

2.yahoo

La realidad hoy marca que Yahoo! está a punto de desaparecer y se ha visto forzada a desprenderse de casi todos sus canales de negocios.

Recientemente se anunció su compra por parte de Verizon a una fracción de lo que valía en el año 2000.

Mi opinión

Saber interpretar o anticiparse a los cambios en las cúpulas de las compañías es un factor que puede reportar grandes beneficios, ya sea a la hora de salir a tiempo de una inversión o bien de incrementar la tenencia en la compañía en cuestión.

Aprovechar la crisis como oportunidad de compra es una recomendación muy válida y que suele dar jugosos frutos.

¡Pero cuidado! Debés tener en claro que no toda crisis implica comprar cualquier cosa.

Es fundamental en estos casos evaluar la capacidad del management, de los directivos encargados de seleccionar a quien será el nuevo CEO, e interiorizarse de las tensiones entre los principales accionistas como los objetivos que plantean en las asambleas y cómo votan quienes tienen mayor peso a la hora de tomar decisiones de envergadura como remover a quienes ocupan los cargos ejecutivos de mayor rango.

Todo esto sin dejar de evaluar las cifras y en especial las perspectivas de desarrollo de negocios y solvencia de la compañía para el mediano plazo.

Es por eso que a través de Asesoría Tessore decidí darte todas las opciones y el análisis que necesitas para no caer en la trampa de algunos accionistas malintencionados y para poder detectar esas oportunidades que no siempre están a la vista de todos.

¡Hacé click acá para acceder al servicio!

Hasta la próxima.

Saludos,
Federico Tessore
Director de Inversor Global.