El día en que el dólar murió: Parte I

dolarardiendo-702x336

El 4 de septiembre podría pasar a la historia como el día en que el dólar murió. En mi nota de hoy, te cuento todos los detalles.

¿Recordará la historia al día 4 de septiembre de 2016 como el día en que el dólar murió? Antes de seguir, aclaro que no te vas a despertar el 5 de septiembre con una enorme diferencia. El dólar no perderá su estatus de moneda de reserva de una día para el otro. No será, de repente, una moneda sin valor. Y no vamos a ver una hiperinflación inmediata del 90%.

Nada de esto pasará.

Pero me refiero a que en un futuro no tan lejano, tal vez cinco años, tal vez tres o menos, miraremos atrás y diremos: “Ese fue el día en que todo cambió. Ese fue el punto de inflexión para el dólar y no lo supimos ver”. Pero aquellos que saben a qué estar atentos, entenderán la importancia de esa fecha.

Todo tiene que ver con el FMI y algo llamado Derechos Especiales de Giro o DEG. Los DEG son un tipo de dinero global emitido por el FMI, basado en Washington. La Reserva Federal de Estados Unidos tiene una impresora para imprimir dólares. El Banco de Inglaterra tiene una para imprimir libras. El Banco Europeo Central puede imprimir euros. Y el FMI puede imprimir DEG.

Imprimir es una forma de decir. El dinero es digital y no lo estarás usando para comprar víveres o nafta. Los DEG serán creados digitalmente y entregados a estados miembros para que sirvan como una nueva forma de dinero global. Imprimir y “dinero en papel” son formas de decir.

¿El 4 de septiembre desaparecerá el dólar y será reemplazado por los DEG? No. Todavía no. Pero será un punto de inflexión. Antes de hablar de la importancia del 4 de septiembre, miremos la historia para entrar en contexto…

Pensemos en la libra. Si estabas en Londres en junio del 1914, habrías mirado a tu alrededor y pensado: “todo está bien en el mundo”. Era el auge del Imperio Británico. La libra era respaldada por el oro y emitida por el Banco de Inglaterra. Era el dinero global.

Luego en una rápida secuencia de eventos entre fines de junio y principios de julio, el Archiduque del Imperio Austro-Húngaro fue asesinado por un terrorista serbio respaldado por Rusia. Ese evento disparó los demás sucesos que llevaron a la Primera Guerra Mundial y al declive del Imperio Británico.

Cuando empezó la guerra, los mercados alrededor del mundo colapsaron porque los beligerantes estaban liquidando sus activos para obtener dinero. Estados Unidos empezó a enviar mucho oro al Reino Unido y Europa porque los europeos estaban vendiendo acciones estadounidenses para obtener dinero, convertirlo en oro y mandarlo a Europa. Es una historia fascinante. El punto es que, en unos meses, el oro estaba saliendo de Nueva York hacia el Reino Unido porque Inglaterra inicialmente vendía valores estadounidenses para obtener oro.

Hoy el oro ha estado yendo de Londres a China. Pero en el invierno y primavera de 1914 iba de Nueva York a Londres y otras partes de Europa que necesitaban oro para financiar la guerra. El oro fluía fuera de Estados Unidos a un gran ritmo. Pero para noviembre de 1914 se revertió el flujo. Ahora el Reino Unido estaba desesperado por material de guerra. Necesitaba comprar productos agrícolas, algodón, acero, armas y cualquier cosa que Estados Unidos produjera. En esos días del patrón de oro, las naciones tenían que pagar por eso en oro o con papel que pudiera ser cambiado por oro.

Para fines de la década del 20, Estados Unidos era el líder en oro del mundo. El Reino Unido perdió su posición global, algo impensado en junio de 1914. Para el momento del acuerdo de Bretton Woods en 1944, Estados Unidos tenía cerca de dos tercios de todo el oro oficial en el mundo.

En Bretton Woods en 1944, el dólar fue consagrado por los próximos 30 años no sólo como el número uno en moneda de reserva del mundo, sino también como la única moneda convertible en oro. Todas las otras divisas se habían fijado al dólar y el dólar estaba fijado al oro.

El dólar se convirtió entonces en la moneda de reserva dominante del mundo hasta hoy. Ahora ese rol está en duda.

Este es mi punto: muchos ven a Bretton Woods y dicen, “Ese fue el día en que el dólar reemplazó a la libra. Desde entonces el dólar fue la principal moneda de reserva, Estados Unidos tenía todo el oro. La libra entró en un gran declive.” Pero eso no fue lo que pasó…

El verdadero punto de inflexión fue 1914, 30 años antes.

Nada que pase el 4 de septiembre producirá una calamidad repentina para el dólar. Pero será un punto de inflexión clave, como el de noviembre de 1914 cuando el flujo de oro se revirtió. Luego el dólar empezó su lento ascenso y la libra perdió su poder de dominación. Si hubieras sido un gran inversor en el Reino Unido y hubieras visto ese punto de inflexión, podrías haber hecho una fortuna o haber evitado gigantescas pérdidas.

Lo que quiero decir sobre el 4 de septiembre es que podría ser una de esas fechas históricas que la gente señalará como un punto de inflexión similar. Pero este proceso probablemente no tarde 30 años. Podría tardar 10 años o incluso menos.

En diez años será claro que este era el momento de meterse en el oro, la energía, la plata, los activos duros, las tierras, el arte y otros activos que preservarán su valor. No será obvio para la mayoría hasta mucho después.

Otro buen ejemplo de un punto de inflexión que no muchos reconocieron entonces fue Pearl Harbor. Estados Unidos sufrió miles de muertes y una buena parte de su flota en el Pacífico fue destruida. Fue un retraso enorme para el país. Pero un observador astuto habría concluido que, dados nuestros vastos recursos y capacidad manufacturera, era solo cuestión de tiempo hasta que pudiésemos abrumar al Imperio Japonés.

Hubiera sido el momento perfecto para apostar por Estados Unidos contra Japón. Pero pocos pensaban así cuando la flota del Pacífico estadounidense estaba en ruinas el 8 de diciembre de 1941. Es importante reconocer estos puntos de inflexión históricos.

La próxima semana, miraré específicamente al 4 de septiembre y diré por qué creo que será una fecha histórica que pocos reconocerán. Pero quiero darte la chance de entender exactamente qué está pasando. El dólar reemplazó a la libra en un proceso de 30 años. Ahora estamos viendo al proceso del reemplazo del dólar por los DEG del FMI. Eso podría empezar tan rápido como el 4 de septiembre.

La semana que viene podrás leer la segunda parte de esta nota.
Atentamente,

Jim Rickards

1 comentario en “El día en que el dólar murió: Parte I

Los comentarios están cerrados.