Una alerta que no debemos ignorar

3-acciones-invertir-702x336

Estamos ante un típico escenario donde los inversores bajan la guardia, se siente confiados y no perciben los riesgos. Hay un indicador clave que nos está mandando una alarma que no debemos dejar pasar. Hoy te la presento.

En Inversor Global son tres los servicios de recomendaciones que tengo a cargo. Uno de ellos es Crisis & Oportunidad un servicio de recomendaciones de acciones con una visión de largo plazo. Para tal fin, he desarrollado un método propio basado en los fundamentos de las compañías elegidas para acercar las alternativas más atractivas (de hecho estoy cerrando mi nueva recomendación hoy mismo para presentarla mañana).

Uno de los inconvenientes que tengo en este servicio es hacerles entender a mis suscriptores que no solo importa encontrar un buen momento para comprar una acción, sino que también es sumamente relevante encontrar el timing preciso para saber cuándo vender.

“¿Pero Crisis & Oportunidad no es un servicio de recomendaciones pensado en el largo plazo? ¿Por qué es momento de vender?”, me consulta uno de mis suscriptores.

Y ahí encuentro múltiples respuestas.

Por un lado, en el camino hacia el potencial de una determinada acción elegida puede haber cambios radicales que alteren la tesis de inversión. Y si ese cambio es negativo, entonces será el momento de vender.
​​​​​​​
Por otro lado, una acción sugerida puede haber tenido una suba muy importante en muy poco tiempo, dejando escaso margen de ganancia de cara al futuro bajo las condiciones vigentes. Y ese puede ser otro motivo que induzca a la venta.

Finalmente, podemos estar en una euforia desmedida general del mercado, produciendo que muchos activos estén cotizando por encima de sus precios racionales. Esto incluso le puede tocar a mis recomendaciones, y es una razón suficiente para determinar el momento de vender una determinada acción.

Esto último es lo que está pasando en el mercado en la actualidad. Pero no con mis acciones en particular, sino con muchas otras que están cotizando con un premio demasiado bondadoso para mi visión.

¿Qué es lo que me hace pensar esto?

Hay un indicador que es objetivo y que se calcula en base a las ganancias concretas de las compañías y a los precios que las mismas tienen en Bolsa. Se trata, ni más ni menos, que el ratio Precio / Ganancia.

Este múltiplo, que surge del cociente entre el precio de una acción y las ganancias de esa firma, nos indica cuántos años de iguales ganancias son necesarios para recuperar la inversión si la empresa distribuyera la totalidad de las mismas como dividendos en efectivo.

Cuanto más bajo es el valor del ratio P/G, menos años necesito en teoría para recuperar el dinero, y más conveniente es la inversión.

Uno como inversor puede calcular el P/G para una acción concreta, un grupo de acciones, una industria o un sector determinado. Siempre es válido el valor del P/G comparado con otro, ya que se trata de una valuación relativa.

En esta línea, podemos comparar distintos P/G de diferentes compañías que pertenecen a la misma industria para saber cuál está más barata que otra. O también, podemos comparar el Precio / Ganancia actual del activo contra la evolución promedio histórica de ese ratio y determinar si está muy cara o no en los momentos vigentes.

Si hacemos esto último con el índice S&P 500 vamos a descubrir que hoy la Bolsa está cara.

News-indice.1

El gráfico anterior es elocuente de lo que ocurre con el S&P500, el principal indicador bursátil del mundo que nuclea a las 500 empresas más grandes de Estados Unidos.

El indicador Precio / Ganancia se encuentra en 19,4 veces. Esto es superior a las 17,6 veces de promedio de los últimos 15 años (línea marrón) y las 15,9 veces del promedio de los últimos 10 años (línea gris).

Ese es el primer llamado de atención.

La segunda luz amarilla se enciende a partir de que cuando este ratio cruza de abajo hacia arriba el promedio de los últimos 15 años, entonces se está gestando una crisis. Un claro ejemplo fue a finales de 2007 cuando luego estalló la burbuja inmobiliaria.

Son alertas que no podemos ignorar.

Hay dos posibles causas de la suba del P/G del S&P 500. O sube mucho el precio de las acciones (numerador) o no crecen lo suficiente las ganancias corporativas (denominador). Hoy ambos efectos ocurren en simultáneo.

¿Todas las acciones caerán con una inminente corrección del mercado? No.

Si querés enterarte de una de las acciones que pueden ganar y que presentaré el jueves en Crisis & Oportunidad, te invito a hacer clic acá.

A tu lado en los mercados,
Diego Martínez Burzaco para El Inversor Diario.