Proteccionismo es pobreza

prohibido3

Por las trabas a la importación, los argentinos estamos condenados a pagar hasta 5 veces más por los productos que consumimos.

Salgo de mi casa y me dirijo al supermercado. La decisión de ir al supermercado “A” en lugar de ir a otro negocio de provisiones tiene que ver con la cercanía, los precios que allí se consiguen, la calidad de los productos y la variedad que pueda encontrar.

En el camino, me asaltan dos individuos. Me toman por la fuerza y me dicen que me quede tranquilo. Que nada va a pasarme si hago lo que ellos me dicen. A poco de caminar entre empujones y forcejeos, llegamos a otro lugar. Se parece bastante al supermercado al cual me dirigía, pero me doy cuenta que no es el que yo había elegido. Están los alimentos y las bebidas, están los productos de limpieza, están los aderezos y hasta el stand de comidas para llevar.

Sin embargo, no veo ni la misma calidad, ni la misma variedad, y ni de cerca los mismos precios. Los sujetos que me arrastraron hasta ahí me explican que sí, que en realidad ésta es la mejor calidad que se puede conseguir, que aproveche que los precios están lo más bajo posibles y que, además, considere que al comprar en este mercado estoy haciéndole un enorme favor a todos los que allí trabajan y al barrio que lo rodea.

Pregunto: ¿si el nuevo supermercado es tan fabuloso, para qué me obligaron a entrar?

Por muy alejado e inverosímil que el ejemplo anterior pueda parecer, es exactamente así como funciona el proteccionismo. Mediante trabas a las importaciones, que pueden tomar la forma de tarifas aduaneras, tipos de cambio artificialmente elevados o restricciones burocráticas varias, los gobiernos buscan frenar el ingreso de productos del extranjero, favoreciendo deliberadamente a los productores locales pero a costa de los consumidores.

Una muestra reciente de los costos del proteccionismo fue provista por la Cámara Argentina de la Mediana Empresa. En un comunicado de prensa, que buscaba criticar la habilitación con restricciones del servicio “Puerta a Puerta” para compras al extranjero, divulgaron un cuadro comparativo de los precios de algunos productos cuando éstos venían fabricados de China o cuando éstos eran fabricados por la sagrada “industria nacional”.

El cuadro, que puede verse más abajo, es más que elocuente sobre el costo que implica restringir el comercio internacional.

Ivan-news-27.1

Como se observa, incluso pagando aranceles del 50% sobre los precios de los productos importados, la indumentaria resulta hasta 67,3% más barata si su origen es China. Así, restringir el ingreso de esos productos al mercado local, está haciendo que los argentinos paguemos hasta 3 veces más por un “vestido casual” para favorecer a los empresarios textiles.

Aún con aranceles, lo mismo ocurre en la industria juguetera, en los productos de decoración para el hogar y en la electrónica. Allí, los precios son de dos a tres veces más altos que los de origen extranjero.

Ahora bien, si se redujeran los aranceles a cero, los productos importados serían todavía más baratos. Para el caso de la indumentaria, los consumidores argentinos podrían pagar hasta 78,2% menos de lo que se paga por un producto “Made in Argentina”. Es decir, pagamos hasta 5 veces más.

El proteccionismo genera pobreza. Si pudiéramos comerciar libremente con el mundo, los ingresos reales de los consumidores nacionales crecerían. Al gastar menos en este tipo de bienes, tendríamos más ingreso disponible que podríamos utilizar para gastar en otros bienes y servicios que nuestra economía produzca. En tiempos en que mucho se debate acerca del salario real de los trabajadores, ¿qué mejor política que incrementarlo mediante la posibilidad de comprar bienes y servicios con hasta el 78,2% de descuento?

Los costos del proteccionismo recaen especialmente sobre los más pobres.  En definitiva, quien está más arriba en la pirámide de ingresos, puede hacer el esfuerzo de pagar de más por los productos que consume. Sin embargo, con escasos ingresos, éste no es un lujo que puedan darse los que menos tienen.

Frente a la contundente evidencia respecto de los beneficios del comercio internacional, la respuesta frecuente es que ese beneficio se vería contrarrestado con una masiva oleada de despidos. Este argumento es erróneo. Basta mirar lo que sucede en Chile o Perú, quienes hace años tienen políticas de apertura comercial y no han tenido problemas de empleo.

Además, un análisis más extenso indica que los países más abiertos al comercio internacional, no solo no tienen problemas de empleo, sino que son, en promedio, 5 veces más ricos que aquéllos que deciden imponer todo tipo de trabas y barreras.

Si hay problemas de fondo que dañan la competitividad de algunos sectores, como la carga tributaria feroz, la elevada inflación o las incontables regulaciones, entonces lo que deben encararse son reformas estructurales. Pero acudir al proteccionismo es simplemente agregarle problemas a los problemas, y empobrecernos a todos para favorecer a sólo algunos.

Con altas regulaciones comerciales, el país tiene más de 30% de pobreza, inflación de las más altas del mundo y una economía estancada hace 4 años. No sería mala idea probar, aunque sea una vez, con reformas que prioricen la libertad y el bienestar de los consumidores.

12 comentarios en “Proteccionismo es pobreza

  • Tu explicación es tan clara q podría adherir pero creo q a muchos aún nos dura el espantoso efecto de las importaciones durante el gobierno menemista donde los pymes locales no pudieron ni siquiera competir, el costo de una camisa en un taller era de 9 a 11 pesos y se importaban por un peso, efecto cierre del local , despidos y dueño fundido

    • Estimada Silvana,

      Las importaciones nunca son “espantosas”. Pensá que son equivalentes a lo que vos comprás en el supermercado todos los meses. ¿Dirías que eso es “espantoso”? La realidad es que si hay problemas de empleo, tienen que ver con la competitividad, o con factores específicos del mercado de trabajo. España, por ejemplo, es un país abierto al comercio con alto desempleo, pero a nadie se le ocurre pensar que esto tenga que ver con la “avalancha importadora”. El problema español es la crisis de deuda y un mercado laboral hiperregulado. En Austria la situación es diferente, se trata de un país mucho más competitivo, sin grandes problemas fiscales y con mercados flexibles.

      En Argentina en los ’90 ni siquiera fuimos tan abiertos, y además teníamos una macroeconomía caótica, con déficit crónico, caída del tipo de cambio real y una pesada deuda que terminó en default. Culpar a las importaciones por el desastre es, por lo menos, excesivamente simplificado.

      Saludos!

  • Hola Ivan.
    Siempre es muy Interesante leer tus reflexiones.
    Agradezco mucho tu columna y cada vez que la leo coincido plenamente
    Particularmente, hablando de comercio internacional, que es mi tema, tenes razón. Me permito señalar que tu análisis no es el que hace un importador y revendedor, dado que la importacion a consumo para reventa, manejada y regulda por DGA, tiene otros números. El costo del producto, puede implementarse por una tasa estadística (max 0.5% o 500 dólares) un arancel de importación (máximo 35%) y en el caso algún derecho antidumping, por subvención o salvaguarda según el caso (luego hay impuestos pero son crédito fiscal en su mayoría).
    Justamente para proteger la industria están esos mecanismos. Abrir importaciones no es matar a un país como leo a veces.
    En la frase que escribiste, “Además, un análisis más extenso indica que los países más abiertos al comercio internacional, no solo no tienen problemas de empleo, sino que son, en promedio, 5 veces más ricos que aquéllos que deciden levantar todo tipo de trabas y barreras”, puede ser que haya un error, donde falte una negación o una redacción más apropiada? Son 5 veces mas ricos que aquellos que deciden poner todo tipo de trabas y barreras.
    El ejemplo que vino a mi mente de inmediato fue Singapur como exponente máximo. Hoy vemos los crecimientos agigantados de India, y Malasia se suma al tren, futura potencia en este mundo globalizado.
    Te vuelvo a agradecer las claras explicaciones de nuestra macro economía y poner el foco en los problemas de fondo.
    Mucha suerte.
    Un saludo!

  • Mi gran pregunta es, pues estoy en un todo de acuerdo con el libre comercio, ¿si es así, porqué nuestro país no quiere saber nada de una verdadera apertura de las importaciones, desde 1945 en adelante, sumada a los 6 años anteriores de la II Guerra en que esta provocó un cierre casi total?.¿qué intereses tan fuertes son los que impiden que seamos libres’. Uno creo sería un empresariado que quebraría, y que usa como defensa a sus empleados; otro el poder que adquiere3n sectores permanentes del poder del estado: la burocracia tecnocratica, hoy un poder semiindependiente y autónomo, otro de gran valor en los principios, las ideas teoricas militares estratégicas de hacer al país autonomo en su economia, pues en caso de guerra con países vecinos consideraban que la suerte de esa hipotetica guerra la decidirian los grandes países proveedores de armas a uno u otro contendiente.

    • Una respuesta la puede dar el mismo Adam Smith, que en La Riqueza de las Naciones, escribe:

      “Al restringir, ya sea por altos aranceles o por la absoluta prohibición, la importación de tales bienes de países extranjeros, el monopolio del mercado local queda más o menos asegurado para la industria doméstica empleada en producirlos. De aquí que la prohibición para importar ganado en pie o sal de países extranjeros le asegure a los ganaderos de Gran Bretaña el monopolio del mercado local de carnes (…) Muchos otros tipos de manufacturas han obtenido, de la misma forma en Gran Bretaña, de manera parcial o total, un monopolio en contra de sus compatriotas.”

      Saludos!

  • Bueno sería transcribir el análisis de David Ricardo sobre el tema.Los que creen en el proteccionismo no se hacen la pregunta elemental: ¿por qué la gente opta por lo importado mejor y más barato? porque de eso se trata.A titulo de ejemplo recuerdo que en 1995 Neustadt entrevisto a Franco Macri(que nos vendía unos autos de m…..)y cuando le planteó que hacía CUARENTA AÑOS tenian protección(sí,desde 1955) dijo “40 años no es suficiente”.Siguiendo con el ejemplo,los autos tuvieron alguna mejora con Martinez de Hoz(ej: cinturones de seguridad) cuando amenazo con abrir la importación.

  • La verdad, para un ciudadano de a pie como yo, que estudie matematica y fisica pero nada de contabilidad, siquiera, es un poco complicado de entender.
    A ver.
    Si libero las importaciones, subira el empleo?
    De que manera?
    Porque siempre se pone por delante la competitividad, pero como podemos competir con un pais como China?
    Soy totalmente consciente de que nuestra industria es absurdamente cara, pero me gustaria ENTENDER por que es cara, culpa de los empresarios, de los costos laborales, de las materias primas, del nivel impositivo… Por que??

    • Si hay más importaciones, hay más insumos para producir (80% de los que importamos son combustibles, bienes intermedios y bienes de capital) y más producción es más empleo.

      No es necesario competir en todo con China. Se pone la imagen de que nadie puede competir con China, pero si ese fuera el caso, cómo hace Chile para tener bajo desempleo? Cómo hace Suecia? Cómo hace Australia? Países muy distintos entre sí, pero abiertos al comercio y con bajo desempleo.

      La clave es que la economía cree valor y luego el empleo irá a los sectores más productivos.

      Los altos precios locales están directamente relacionados con la protección comercial, especialmente en sectores como el textil y la electrónica.

      Saludos!

  • Tengo una pequeña industria textil y a pesar de ello mis ideas y convicciones están a favor del libre comercio, soy un convencido que el dinero que se ahorrarían los argentinos pagando menos por los productos textiles importados de oriente se volcaría al consumo de otros productos dándole a estos mayor poder adquisitivo.
    Ahora bien, también entiendo que muchas Pymes cerrarían sus puertas al quedar fuera de competencia, en consecuencia habría despidos muy importantes en el sector, tengo claro también que esa mano de obra desocupada seria absorbida por otros sectores, la pregunta es, como sería la transición?, usted cree que este gobierno asumiría el costo político de esa transición?, cuanto seria el plazo de la misma?, es difícil tomar decisiones con un gobierno indeciso, preocupado por el contexto social imperante y presionado por los gremios, por un lado alienta la inversión para la compra de bienes de capital, por ejemplo en el caso de la industria textil, eliminando aranceles para la importación de maquinaria, créditos con tasas subsidiadas para la adquisición de las mismas, la toma de distintos porcentajes en pago a cuenta de ganancias por gastos devengados por la compra de maquinaria o inversiones en infraestructura, etc. y por el otro amaga con la libertad de mercados, lo cual daria por tierra dichas medidas de apoyo a la productividad.
    Desde ya agradezco sus comentarios y los mismos seguramente me servirán para la toma de decisiones futuras

    • Gracias Luis por el comentario. Hay un problema cuando uno mira la cosa en términos agregados y concluye a partir de esa agregación. Por supuesto que con mayor competencia, algunas empresas podrían verse obligadas a cerrar las puertas. Pero con el mismo criterio habría que prohibir cualquier apertura de nuevas empresas para preservar el statu quo.

      El punto sobre la transición es más que interesante. Sin duda un país con mayor flexibilidad en el mercado va a tener transiciones más suaves Subsidiar empresas o sectores que no son competitivas no es una buena idea, ya que lo único que se hace es preservar la ineficiencia y una situación insostenible a largo plazo.

      Los costos políticos que menciona son los que han frenado cualquier tipo de reforma profunda en el pasado. Ése es, sin duda, uno de los problemas principales.

      Saludos!

  • Hola Ivan. Siempre te leo y escucho muy convencido de tu postura, que la veo como extrema. Explicame como si el fin del proteccionismo es la solucion magica. Esta solucion no ocurrio en la epoca de Martinez de Hoz, y si queres algo mas cerca, durante la epoca de Cavallo. Y no solo no ocurrio sino genero 25 % de desocupacion en 1999. Con todo respeto me parece que sos solo un teorico, que como diria mi padre “te falta calle”. Porque con los numeros en una calculadora no se come y ¿ sabes porque?, por el factor humano o si te gusta mas La estupidez humana y en especial nuestra Cultura y nuestras nefastas experiencias, tanto si fuimos trabajadores como si fuimos empresarios. Si la Argentina nunca tuvo un proyecto de pais a 30 años, ¿Que empresario pyme va a comprar una maquina nueva si cada 10 años le abren la frontera para fundirlo?, ¿que trabajador va a querer apertura si sabe que va a poder comprarse un celular made in china mas barato a costa de quedarse sin trabajo?. Solo un idealista iluso.
    La mayoria de los Argentino somos realistas, no queremos ser Venezuela pero tambien sabemos que no podemos ser EE.UU o Alemania, simplemente porque no somos ellos, somos nosotros con nuestras virtudes y defectos. Y uno de nuestros peores defectos es la falta de la igualdad ante la ley. Por ej vos el otro dia comentabas que el problema no era la importacion sino la excesiva carga tributaria a los comerciantes Argentinos. Y la hipotesis tuya era pensar que te debian bajar los impuestos, cosa que es una falacia que nunca va a ocurrio, para poder competir. Entonces sin proyecto de pais, sin igualdad ante la ley y con dumping lo unico que vamos a producir es Desocupacion. Espero que disculpes mi vehemencia que solo procura la verdad para mi pais.

    • Estimado Santiago,

      Si uno mira los números, en términos de PBI las importaciones en 1976 representaban el 8,3%, mientras que en 1981 pasaron a representar el 8,4%, por lo que no sé a qué se hace referencia cuando se habla de la “apertura indiscriminada” a las importaciones de esa época.

      Por otro lado, hay que tener en cuenta que durante el período de la dictadura, si bien el déficit fiscal se achicó dos años después del “Rodrigazo”, fue todos los años creciendo y haciéndose más negativo. Como resultado, la deuda creció en USD 20.000 millones. Finalmente, el control del tipo de cambio al estilo Kicillof destruyó la economía real (http://economiaparatodos.net/kicillof-convergiendo-a-la-tablita-cambiaria-de-martinez-de-hoz/).

      En definitiva, afirmar que abrir el comercio no funcionó en la época de MdH me parece poco riguroso. No hubo tal aumento de las importaciones (si las comparamos contra el PBI), y el fracaso del modelo se debió a lo mismo de siempre: déficit fiscal, financiado con deuda, tipo de cambio insostenible y luego el inevitable estallido.

      La historia es bastante similar en los ’90. Por eso es mejor ver lo que pasa en los países que son muy abiertos al comercio y pueden crecer con baja inflación y bajo desempleo. Es muy abrumadora la evidencia a favor del comercio internacional como para negarla con slogans sin mucho asidero en la realidad.

      Saludos!

Los comentarios están cerrados.