Cómo operar en tiempos de alta codicia

Toro-Wall-Street_opt-702x336

En un abrir y cerrar de ojos el Brexit fue dejado atrás, los mercados retomaron los récord históricos y los inversores festejan. ¿Está todo solucionado? No parece así, por lo que es bueno tomar ciertas medidas protectoras.

“Viste, te dije que nada iba a pasar. Siempre exageran. En las bajas fuertes no queda otra que seguir comprando”, me dijo ayer por mensaje privado un amigo que maneja la mesa de dinero en una sociedad de Bolsa.

“No te confíes, esto recién empieza”, señalé yo.

Por lo visto hasta el momento, él tiene razón.

El día 23 de junio, el S&P 500 cerró en 2.113,32 puntos. Esa misma noche se conoció que el Reino Unido votó a favor de salir de la Unión Europea. Mucha agua corrió bajo el puente desde entonces, pero lo cierto es que los número mandan.

El 11 de julio, 18 días después de este acontecimiento, el principal índice bursátil estadounidense cerró en su máximo histórico: 2.137,16 puntos.

No sólo que recuperó la totalidad de la pérdida, sino que en ese período subió un 1,12%.

¿No era el principio del fin? ¿Acaso el Reino Unido no sería la punta del iceberg que generaría un posible efecto dominó de desintegración del mayor bloque económico del mundo? ¿Ya pasamos lo peor en términos de impactos económicos?

Ni una cosa ni la otra.

Algunas consecuencias se manifestaron más rápido, sobre todo desde el lado financiero. La libra esterlina cayó a su nivel más bajo en 30 años, el Banco Central de Inglaterra se apresta a recortar su tasa de interés por primera vez en 7 años y muchos bonos soberanos del mundo rinden negativo.

Estos son efectos inmediatos.

Los que toman más tiempo son los de índole económica.

Por un lado, desde la Unión Europea señalan que la salida del Reino Unido tendrá un impacto de -0,5% sobre el crecimiento del Producto Bruto Interno este año.

Por el otro, este proceso geopolítico llevó a los bancos centrales a promover políticas de mayores incentivos monetarios, lo que incluye más inyección de liquidez y menores tasas de interés. Y en esto también está incluida la Reserva Federal.

La lectura de los inversores, entonces, fue la siguiente:

Si va a continuar el dinero gratis, si habrá una nueva mega inyección de liquidez y si las tasas de interés van camino a ser negativas, no hay otra alternativa que comprar acciones. Y así fue, salieron a pagar cualquier activo financiero sin importar el riesgo que conlleva esto.

Hoy, más que nunca, opera la codicia entre los inversores, los cuales se dejan llevar por la emoción de sentirse inmunes a cualquier golpe que les pueda dar el mercado. Una señal estricta en este sentido es el Indice “Miedo & Codicia” que elabora CNNMoney.

diego-12-1

Hace 12 meses atrás, el sentimiento que movía al mercado era el “miedo extremo”. Hoy, la situación es completamente la opuesta: manda la “codicia extrema”.

Algunos indicadores con los que se construye el mencionado índice dan cuenta del estado de sobre confianza de los inversores.

El diferencial de rendimiento entre un bono basura (baja calidad crediticia) y un bono grado de inversión (altamente seguro) está en el nivel mínimo de los últimos ocho meses. Esto indica que los inversores están comprando fuertemente bonos de mala calidad y aceptan un menor retorno por ellos.

Adicionalmente, por cada 100 opciones de compra (call) negociadas sólo se operan 39 opciones de venta (put), lo que muestra una clara tendencia de las apuestas alcistas por parte de los inversores.

Finalmente, todos los indicadores técnicos relacionados con el S&P 500 se encuentran en zona de sobre compra.

¿No sería conveniente adoptar medidas de protección al respecto?

Creo que sí y el costo de las mismas no es tan elevado.

Dos simples técnicas para proteger tus tenencias

Las opciones financieras tiene dos utlidades principales para los inversores:

1. Son instrumentos para especular.

2. Son herramientas para usar como cobertura.

Es esta segunda función la que te propongo tomar para los tiempos actuales. Hay dos opciones financieras:

a) Call u opciones de compra: dan derecho a comprar un activo financiero a una fecha determinada.

b) Put u opción de venta: dan derecho a vender un activo financiero a una fecha determinada.

En este sentido, uno puede proteger sus inversiones comprando un put de algo que puede bajar de precio o vendiendo un call.

Para el put, te aconsejo comprar uno del índice S&P 500 con vencimiento en diciembre, de manera tal de que se valorice si el mercado se da vuelta y comienza una corrección.

Y para el call, si tenés posiciones que han subido mucho en la cartera, puedes vender opciones de compra para tener un ingreso adicional y estar protegido de las oscilaciones que pueden surgir.

Que la codicia no te saque del foco y mantené los pies sobre la tierra.

A tu lado en los mercados,
Diego Martínez Burzaco.