Sin inflación, no hay tarifazo

calle1

Los recientes incrementos en los precios de los servicios públicos son el resultado inevitable de años de inflación y controles. Sin embargo, a pesar del golpe al bolsillo, la medida traerá beneficios.

 

Por estos días en Argentina no se habla de otra cosa que de las tarifas de los servicios públicos. Una manera de romper el hielo en cualquier reunión, oficina o asado con amigos es comentar el aumento que recibió en su última factura de luz, gas o agua. Obviamente, los transportes no se quedan atrás, y todos hacemos fila para quejarnos.

En cualquier canal de televisión en donde se traten temas de la coyuntura, podemos ver a líderes políticos criticando el “brutal ajuste” del gobierno y a otros tantos intentando justificarlo.

Ahora la cuestión no se queda solo ahí. Recientemente, los gobernadores se reunieron con los Ministros de Interior y de Energía y resolvieron que los ajustes en los valores tendrán un tope del 400% en el caso del consumo residencial y del 500% en el caso del consumo comercial.

Por otro lado, se conocieron resoluciones judiciales que directamente frenan los aumentos, como el caso de la jueza Edith Irene Rota, quien hizo lugar al recurso de amparo solicitado por la intendenta de La Matanza, Verónica Magario.

Casos como el de esta jueza llaman particularmente la atención. En definitiva, si una cuestión como ésta pudiera resolverse con una decisión judicial, ¿por qué la misma no se tomaba mucho antes y frenaba la inflación? Para los gobernadores aplica lo mismo. ¿Por qué en lugar de quejarse por los aumentos en las tarifas, no se quejaron antes cuando el kirchnerismo llevaba adelante la destrucción del poder de compra de nuestra moneda?

El punto a entender acá es que una cosa es consecuencia de la otra. Sin inflación, no hay necesidad de ajustar trifas. Pero cuando hay inflación y congelamiento de precios el único resultado posible es el tarifazo que hoy estamos viviendo.

Ahora bien, a pesar de la angustia y el mal trago de corto plazo que esto significa para todos, hay tres aspectos positivos que se derivan de los aumentos. Estos son: la reducción de la inflación, la mejor calidad del servicio y una mayor cantidad de inversiones que llegarán al país.

Menos subsidios es menos inflación

El sistema de tarifas congeladas que predominó durante los últimos 14 años exigió que el gobierno transfiriera una enorme cantidad de recursos a las empresas productoras para cubrir la diferencia entre ingresos y costos. Sólo en subsidios a la energía se gastaron en el último año $ 170.300 millones, un aumento de 4.123% desde el año 2006. En términos de PBI, los subsidios a la energía, al agua y al transporte llegaron a un máximo del 5% en 2014.

1

 

Este crecimiento del gasto contribuyó a generar un déficit fiscal que, al ser financiado con emisión monetaria, resultó en una de las mayores inflaciones del planeta. De este modo, reducir el gasto en subsidios contribuirá a reducir la inflación.

La calidad del servicio mejorará

Como siempre sucede con los controles de precios, el congelamiento tarifario generó un enorme incremento del consumo que no fue acompañado por la producción. Así, terminamos con un servicio energético deteriorado que no llegó a abastecer a la demanda. En un reciente informe publicado por el gobierno, se explicaba que los cortes en la provisión de gas a la industria pasaron de 3% en 2003 a 17% en julio de 2015. En la región metropolitana de Buenos Aires, los hogares estuvieron, en promedio, 32,5 horas sin luz en 2015. En 2003 las horas promedio sin luz habían sido nada más que 8,3. Es decir, los cortes se cuadruplicaron en 12 años. Revertir estas políticas redundará en una mejora del servicio a los usuarios.

Habrá más inversiones

Un último punto a hacer sobre este tema es la importancia de terminar con el sistema de control de precios. Según datos oficiales, desde 2001 a 2012, el congelamiento hizo que el monto pagado por la electricidad de los hogares cayera un 80% en términos reales. O sea que el kirchnerismo, por ley, prácticamente obligó a las empresas a regalarles la luz a los usuarios. En un clima de semejante arbitrariedad hay que ser muy arriesgado para decidirse a invertir en el país.

En este sentido, una adecuación de las tarifas a niveles más razonables, y el fin de las políticas de controles de precios generarán un marco mucho más favorable a la inversión. Y, con más inversión, habrá mayor producción, mayor demanda de trabajo y un aumento de los salarios reales.

En conclusión, nadie dice que los ajustes no golpeen el bolsillo. Pero sí hay que aclarar dos cosas. En primer lugar, que el golpe al bolsillo no es responsabilidad del que está destapando la olla de los controles de precios y la inflación, sino del que instauró ese sistema insostenible. En segundo lugar, que si jueces y gobernadores no siguen poniendo palos en la rueda, más rápido llegará la recuperación económica, más rápido bajará la inflación y mejor calidad tendrán los servicios públicos que todos utilizamos.

Iván.

7 comentarios en “Sin inflación, no hay tarifazo

  • Estimado Iván, comparto lo manifestado en tu nota SIN INFLACION NO HAY TARIFAZO sólo que creo que las clases medias y bajas, en especial estas últimas, no pueden pagar semejante desmanejo de las cuentas públicas, era necesario un mayor estudio de la manera en que la medida iba a afectar a los distintos actores de la sociedad, no es lo mismo que una factura de $ 100 aumente el 400% o sea que pase a pagar $ 400 a que una factura de $ 1.000 aumente el 400% y pase a pagar $ 4.000; en cada provincia y estrato social la situación difiere y no me parece que se haya realizado un análisis correcto del impacto de las medidas. Te mando un abrazo. Diego

    • Estimado Diego,

      El estado tiene un gigantesco problema de déficit fiscal que ha generado una de las inflaciones más altas del mundo. La alternativa a reducir subsidios era reducir el gasto público en otras áreas. Desde mi punto de vista, ambas cosas deberían haberse eso. El gasto debe bajar para darle más competitividad a la economía, pero también tenemos que acostumbrarnos a pagar precios de mercado, sino se distorsiona la producción y aparecen los problemas de los precios controlados, principalmente, la escasez y el consumo del capital.

      Saludos!

  • Sr. Ivan: todo su pronóstico está muy bien explicado, pero antes de hacer el ajuste tendrian que hacer la totalidad de las paritarias y hacerlo escalonado (Ud. habla mal del gobierno anterior, pero yo le digo que los altos niveles de porcentajes en todos los servicios, alimentos e impuestos se hicieron escalonados en 12 años y nosotros los de un nivel medio no nos dimos cuenta de todo el aumento que realizó el gobierno K). Por lo tanto este gobierno hizo un shock que nos afectó a todos y la única forma de aumentar nuestros ingresos es trabajando más horas, este gobierno actual a los únicos que beneficiaron son al campo y la minería, el resto a nadie. Menos mal que este va a ser un solo periodo de 4 años Macristas y después esperamos por un gobierno Peronista y popular que volvamos a una época como la Kirchneristas. Porque hablando con mucha gente ahora están arrepentidos de haberlos votado a Cambiemos (Pro derechistas)

    • Estimado Gustavo,

      No es cierto que este gobeirno haya beneficiado a mineras y al campo. Lo único que hizo fue dejar de castigarlas con impuestos exclusivamente aplicado a esos sectores y con el cepo cambiario confiscatorio.

      Realmente no es deseable volver a la época anterior. Recuerde que terminaron con un desastre fiscal, inflación entre las más altas del mundo, pobreza del 30% y crisis cambiaria.

      Independientemente de lo que haga este gobierno, créame que la solución a los problemas argentinos se encuentra muy lejos del peronismo y el kirchnerismo.

      Saludos!

  • Excelente análisis, como siempre, Ivan!
    1) ¿Quién es el responsable de los ajustes? Los que congelaron por 14 años las tarifas y originaron la inflación correspondiente a los subsidios otorgados por este y otros conceptos iguamente populistas.
    2) ¿Cuáles son las consecuencias del sinceramiento del costo de los servicios?
    a- Adecuar los consumos a lo imprescindible.
    b- Mejorar los servicios y consecuentemente el humor de los usuarios.
    c- Incentivar la inversión de competidores en el área de los servicios públicos ante la perspectiva de rentabilidad, único motor de toda inversión.

  • Yo me pregunto….. a todo ésto….dónde fue a parar todo el dinero de los subsidios que se pagaron tan alegremente ……????

Los comentarios están cerrados.