La inversión en pesos que promete destronar a las Lebac

La Bolsa no escapa de la aspiradora del Banco Central

El verano extendido de altas tasas al 38% anual ya terminó. Pero ahora dos noticias provenientes del Banco Central abren el juego para una nueva apuesta en pesos que rinde más de un 40% anual: los bonos a tasa variable.

 

No quedan dudas de que la inversión de la primera mitad del año han sido las Letras del Banco Central (Lebac). Conozco infinidad de inversores que le sacaron el jugo a las altas tasas con las que Sturzenegger dio y sigue dándole lucha a la inflación.

Conservadores, agresivos, cortoplacistas o largoplacistas. No importó el perfil de riesgo ni el horizonte temporal. Los inversores, felices, “hicieron tasa” al 38% anual y le ganaron cómodamente al dólar y a las acciones.

160530 lebac-acciones-dolar

 

Pero como suele ocurrir con todo lo bueno de la vida, esta realidad tiene fecha de caducidad. Y ya soplan vientos de cambio en la city porteña.

Las altas tasas, cual animal en peligro de extinción, están comenzando a desaparecer, en parte porque el BCRA así lo quiere, en parte porque la inflación sigue elevada y “come” rentabilidad real.

Sin embargo, se están dando condiciones para pensar que la hegemonía de las Lebac será heredada por otros activos en pesos de la familia de la renta fija, especialmente los que miran el mercado bancario.

En concreto, me refiero a títulos públicos cuya rentabilidad está íntimamente ligada con las condiciones bancarias de disponibilidad de fondos.

En otras palabras, es posible ganar con los bancos sin depositar dinero en un plazo fijo. La deuda no la toma el banco (como ocurre con los depósitos), sino que pertenece al Estado Nacional.

¿Cómo es posible?

Existen bonos en pesos que, de forma similar a un préstamo, ajustan sus pagos de acuerdo a una tasa variable. Dentro de este grupo, se destacan los que se actualizan por Badlar.

La Badlar (cuya sigla se deriva de Buenos Aires Deposits of Large Amount Rate) es una tasa calculada por el Banco Central en base a una muestra de lo que pagan las entidades de Capital Federal y Gran Buenos Aires por depósitos a plazo fijo de 30 a 35 días de más de un millón de pesos.

Es decir que la Badlar refleja la recompensa de los plazos fijos de clientes mayoristas que, debido a los montos elevados, reciben unos puntos extra respecto de una colocación tradicional.

Como esta tasa es una referencia relativamente confiable de la relación entre bancos y grandes depositantes, el mercado la toma como base de referencia para ajustar pagos variables. Así, gobiernos y empresas emiten deuda con la Badlar como referencia.

En esta dirección, los bonos del Gobierno que ajustan por Badlar podrían ser una buena estrategia por dos razones:

1- La rentabilidad de las Letras del BCRA (Lebac), poco a poco, se va reduciendo.

2- El Banco Central subirá los encajes en los próximos meses.
A continuación, los detalles.

1) El “verano” extendido de las Lebac se está terminando…

Hace un mes, la tasa era de 38% anual. Pero en las últimas dos semanas, el Banco Central relajó su política monetaria.

En este sentido, redujo 150 puntos básicos la tasa de interés de sus Letras más cortas. Así el retorno anual de las Lebac a 34 días quedó en 35,25%.

Si bien la tasa actual es todavía elevada, el descenso está marcando una tendencia que continuaría en el corto plazo.

¿Por qué reduce la tasa de interés de las Lebac?

Hay varios motivos en danza. Uno de ellos es que en la entidad entienden que lo peor del reacomodamiento de precios ya pasó.

Pero, en concreto, la baja de tasas es una muestra de que el Banco Central no quiere seguir pagando un elevado costo que comprometa su capacidad financiera.

Es decir, el BCRA descarta continuar aumentando sus gastos por encima de sus ingresos (concepto conocido como déficit cuasi fiscal). Por esto, no desea seguir absorbiendo liquidez a tasas elevadas.

No obstante, cuenta con otro instrumento a disposición para seguir combatiendo la inflación…

2) Encajes más altos = menor liquidez bancaria = mayores tasas para depósitos

En línea con lo anterior, podría pensarse que con la inflación actual en torno al 40% anual no es momento de bajar las tasas de las Lebac.

Sin embargo, el Banco Central tenía una herramienta más que todavía no había implementado y que permite reducir su papel de “aspiradora de pesos”…

Su as bajo la manga es subir los encajes.

Un encaje es la fracción del dinero que los bancos reciben como depósitos pero que no pueden prestar. Por reglamentación del Banco Central, las entidades están obligadas a “encajar” e inmovilizar parte de sus fondos.

Un peso que los bancos mandan a encaje es un peso que no se presta en el sistema. Por lo tanto, cuanto mayor es la tasa de encaje, menor es la capacidad de ofrecer créditos por parte de los bancos.

Esto repercute, en última instancia, en la cantidad de dinero de toda la economía. Y no me refiero solamente a los billetes y monedas en circulación, sino que en la cuenta también está el dinero que se deposita en los bancos bajo la forma de cuentas corrientes, cajas de ahorro y plazos fijos.

Así, la decisión de subir los encajes es una política contractiva del Banco Central que apunta a que el esfuerzo de reducir la liquidez de la economía “sea compartido por todos los actores del sistema financiero y no únicamente por la autoridad monetaria”.

Hasta ahora, requisito que los bancos tenían era retener en sus propias cuentas $ 17 de cada $ 100 depositados por terceros en cajas de ahorro o cuentas corrientes. Pero a partir de junio, deberán aumentar esa suma a $ 19,50 y en julio hasta $ 22.

Paralelamente, el actual encaje sobre plazos fijos de $ 13 por (cada $ 100) ascenderá hasta $ 14,50 en junio y $ 16 en julio.

Como correlato, se espera que en los próximos meses haya un stock menor de dinero (físico y bancario) en la economía.

Y como el mercado de dinero se rige por la oferta y la demanda, ante una caída de la primera, el ajuste viene por el lado del precio del dinero, que no es otra cosa que la tasa de interés.

Esto quiere decir que, en un ambiente en el que los pesos van a retacear todavía más, los bancos tendrán que salir a competir vía tasa de interés para seducir a los depositantes.

Esto daría lugar a un reacomodamiento de tasas de interés en el corto plazo.

160530 Badlar - Plazo fijo - Lebac

 

 

Como ya se dijo, la tasa de Lebac está en descenso. En tanto, la trayectoria de la Badlar muestra una tendencia levemente ascendente que se potenciaría con los mayores encajes en junio y julio. Incluso, esta tasa podría converger o superar los niveles de las Lebac.

Como nota al margen, también existe otro factor que le daría un empujón extra a la Badlar: los bancos están solicitando al BCRA que actualice el monto de los depósitos que sirve de base para el cálculo de la Badlar. El pedido es que se suba de un millón de pesos a $ 10 millones en línea con el avance de los precios y el dólar.

Si se corrigiera el valor, la Badlar reflejaría mejor la situación del segmentopremium de los plazos fijos. Así, estaría más ligada a los depósitos de empresas que de personas físicas. En esta dirección, la Badlar podría ofrecer una prima para atraer a los jugadores más grandes hacia colocaciones a 30 días.

En definitiva, tanto la suba de encajes como una actualización del monto de los plazos fijos de Badlar traen buenas noticias para los inversores.

Pero las buenas nuevas no se limitan a los grandes jugadores que depositen más de un millón de pesos en el banco…

En la Bolsa es posible explotar una Badlar más alta con bonos en pesos que ajustan por tasa variable y que, además, pagan un spread o diferencia sobre ella. Existen títulos de este tipo, relativamente seguros, que tienen retornos esperados de hasta 41% anual.

Por este motivo, estos títulos atados a Badlar son los que mayores posibilidades tienen de sentarse en el trono de alta rentabilidad en pesos que las Lebac dejarán vacante en muy poco tiempo.

Por una nueva inversión exitosa,

Nery Persichini
Economista y Editor de Revancha Argentina

P.D.: Si desea conocer en qué bonos tiene que invertir hoy mismo, lo invito a que lea mis recomendaciones en Revancha Argentina. Para saber más, haga click acá.

1 comentario en “La inversión en pesos que promete destronar a las Lebac

  • Lei atentamente la nota. Tengo inversiones en Lebacs. Podrías hacer un listado mas explicito de estos instrumentos, concretamentecuales son. Gracias por tus comentarios.Saludos cordiales

Los comentarios están cerrados.