Dos herramientas para comprar o vender correctamente

mercados-de-capitales-valores

Cuando los mercados se presentan más inciertos, siempre es bueno tener a mano un manual de procedimientos para bajar el margen de error. Hoy te presento dos herramientas para que siempre lleves con vos al momento de invertir.

 

El lunes último tuve el agrado de compartir el evento de presentación del segundo libro de Iván Carrino, editor de El Diario del Lunes. El ágape tuvo lugar en una pintoresca librería del barrio de Palermo, en Buenos Aires, llamada Eterna Cadencia. Se trata de un espacio literario muy considerado por diversas corrientes ideológicas. De allí se explica la gran diversidad de escritores que uno podía encontrar en los estantes del lugar.

La reunión permitió no solo discutir algunas ideas del libro Estrangulados que escribió Iván, sino que también fue una buena excusa para intercambiar diálogos y opiniones con parte de los suscriptores que se hicieron presentes en el lugar.

Inicialmente el eje central de la conversación estaba focalizado en la economía argentina, para luego continuar con la situación latinoamericana y la global. Después, como era de esperar, la charla se sesgó hacia el lado de las inversiones.

Específicamente, mientras tomaba una copa de vino, se me acercó un suscriptor con una pregunta de inversión concreta.

“Hola Diego, muchas gracias por todo lo que nos ofrecen desde Inversor Global. Sinceramente estoy muy contento con todo el contenido que nos hacen llegar. Tengo una pregunta puntual de inversiones: ¿cómo me doy cuenta cuándo es un momento de compra de una acción que viene cayendo fuerte o cuándo es una oportunidad de venta en una acción que viene subiendo fuerte.”

Se trata de una pregunta muy atinada y no tan fácil de contestar.

En la lógica de las inversiones existe una regla muy básica, pero potente: “comprar barato y vender caro”. Pero más allá de esto que parece muy intuitivo, el timing es una cuestión muy difícil de implementar en la actividad de inversión.

Una acción puede estar cayendo de precio por mucho tiempo y eso no necesariamente implica per sé que sea un buen momento para comprarla. De hecho, puede estar más barata al día siguiente y aún más un tiempo después.

El mismo razonamiento se aplica para una acción que está subiendo hace mucho tiempo. Que un activo suba y suba ininterrumpidamente no implica que esté caro y que sea una buena idea vender. De hecho, muchas veces la impaciencia del inversor genera que sea menos proclive a dejar correr las ganancias y lo lleva a vender a precios muy por debajo de los máximos esperables.

Pero tanto en un escenario como en el otro, el punto central pasa por saber cuándo es el momento adecuado para actuar sobre un activo financiero específico, tanto para el lado de la compra como para el lado de la venta.

Se trate de si uno tiene un horizonte de inversión de largo plazo o si uno quiere abrir una posición de trading, la decisión final siempre será la misma: ¿Cuándo comprar? ¿Cuándo vender?

Hoy te presento dos indicadores claves que nos pueden dar un indicio concreto de cómo hacerlo con un margen de error acotado.

  1. Las medidas móviles importan

En reiteradas ocasiones he nombrado este indicador técnico en esta columna. Pero no por ello deja de ser importante. Es más, lo considero como la señal más importante que dan los precios para detectar el momento oportuno de comprar o vender.

Según la definición de Wikipedia:

En estadística, una media móvil es un cálculo utilizado para analizar un conjunto de datos en modo de puntos para crear series de promedios. Así las medias móviles son una lista de números en la cual cada uno es el promedio de un subconjunto de los datos originales.

En inversiones, se utilizan las medias móviles de distintos días. La de 20 días, la de 50 días y la de 200 días son las más frecuentemente utilizadas.

A medida que ampliamos la cantidad de días en el uso de este indicador, lo que se está haciendo es agrandar el horizonte temporal de la inversión. Así, la Media Móvil Simple de 20 días nos da señales para operaciones de corto plazo, mientras que la de 200 nos da señales para tendencias de largo plazo.

Analicemos el siguiente gráfico de la acción Apple (AAPL).

news-im-1

Aquí se puede ver tres medias móviles para el gráfico de la acción de Apple: la de 20 días (verde), la de 50 días (roja) y la de 200 días (azul).

El 18 de abril, el precio de la acción de Apple cruzó de arriba hacia abajo la línea roja y verde, mostrando que se encaminaba a una tendencia bajista al menos en el corto plazo. Días después, con la presentación de un débil balance, también el precio perforó la línea azul (media móvil de 200 días), quebrando la tendencia de largo plazo. La acción continuó cayendo.

Conclusión: cuando el precio de una acción corta de arriba hacia abajo la media móvil es una señal bajista (no hay que comprar), mientras que si la corta de abajo hacia arriba, es una señal alcista (no hay que vender).

  2.El volumen reafirma esa tendencia

El otro indicador importante a seguir es el volumen. Cuando, ante un evento inesperado, la acción se comienza a operar con mayor frecuencia y se hace un pico en la cantidad de transacciones, generalmente es una señal que reafirma la nueva tendencia que se abre con la señal del precio del activo financiero en cuestión.

Analicemos el mismo gráfico de Apple (AAPL) con el indicador del volumen.

news-im-2

 

Como observamos, cuando la acción rompió de arriba hacia abajo la Media Móvil de 200 días, se generó el nivel máximo de volumen.

Segunda señal: el volumen es importante.

Estos dos indicadores ayudan a minimizar el margen de error cuando el inversor quiere avanzar con una estrategia de largo o corto plazo sobre un determinado activo financiero.

Cuando tengas la duda de cómo proceder, fíjate siempre en estas señales.

A tu lado en los mercados,

Diego Martínez Burzaco