Ponele esteroides a tus ganancias

El primer disparo en la guerra contra el dinero en efectivo

En ocasiones estamos acertados en nuestro análisis financiero, pero no podemos aprovecharlo por falta de capital. Existe una manera de que eso no te vuelva a suceder…

Venía en el vuelo desde Miami hace unos días y en el asiento contiguo viajaba un hombre que no dejaba de chequear en su celular la aplicación de una conocida agencia de noticas financieras, la cual reconocí al instante porque suelo usarla.

Se notaban muchos “verdes” (instrumentos al alza) en lo que imaginé era su cartera.

De golpe su cara de alegría dejó paso a una de frustración. No pudo contener su desgano y apretando el puño bramó: “¡Cómo no compré más!”.  Y seguidamente: “¡Si hubiera tenido más dinero!”

Tenía la inconfundible expresión de felicidad incompleta…

Más tarde, cuando empezamos a sobrevolar territorio sudamericano, yo estaba leyendo a uno de nuestros columnistas de Inversor Global y, al notar él que me interesaban las inversiones, él inició la charla: me preguntó mi opinión por el desempeño de Wall Street.

Dialogamos un buen rato sobre qué visión teníamos de lo que podría suceder en diversos mercados, cómo actuaría la Fed, la economía global, entre otros temas. En el medio de esa charla le pregunté, como forma de inducirlo a su problema de haberse perdido de invertir más y potenciar su ganancia, si alguna vez había realizado operaciones con opciones.

Me contestó que no tenía idea al respecto, por lo que pasé a explicarle cómo resolver su problema de falta de dinero para potenciar una ganancia, y en especial: ¡hacerlo casi sin dinero!.

La estrategia

Una posibilidad para apostar fuerte al alza del mercado -sin desembolsar mucho efectivo- es realizar una adquisición de opciones de compra (conocida como call en el mercado) de la acción que queremos adquirir.

De esta manera, al comprar una opción call, sólo pagamos un valor ínfimo (denominado prima), por un contrato que nos brinda el derecho (pero no la obligación) de adquirir en el futuro un lote de acciones de la empresa en cuestión, a un precio “X” ya acordado, y en una fecha futura también definida en el contrato.

Es decir, sólo si nos conviene, exigiremos que se nos cumpla el contrato. No estamos obligados a nada.

Así, nos aseguramos hoy la posibilidad de comprar las acciones en un futuro, sin tener todo el dinero en este momento, algo que nos da tiempo a conseguirlo.

En este caso, si la acción sube mucho, como deseamos, superará el valor prefijado “X”, más el plus que ya pagamos por nuestro contrato. Entonces, valdrá la pena que hagamos valer el contrato y compremos la acción al valor “X”, ya que podemos hacerlo a ese precio (que es menor al actual en el mercado), ejerciendo el derecho que nos da el contrato en el que invertimos.

Luego de hecha la inversión de compra de acciones, podremos venderlas en el mercado y cosechar la diferencia lograda entre el precio X de compra más la prima pagada por el contrato y el precio de venta superior que obtendremos en el mercado.

Inclusive, si se da el escenario alcista, es probable que el valor del contrato suba al ser más demandado, por lo cual no necesitaríamos comprar la acción y luego venderla.

Bastaría sólo con vender el contrato que ahora vale más y cosechar la ganancia por la suba del precio del mismo. De esta manera, ni siquiera habríamos precisado juntar el dinero para la compra de las acciones pero hubiéramos ganado un porcentaje como si las hubiésemos tenido y quizás más, ya que los precios de los contratos de opciones tienen mucha más volatilidad.

Por otro lado, el hecho de operar con opciones permite no perder tanto, si tenemos dudas de cómo evolucionará el papel que elegimos. Es decir que, en caso de que la acción caiga en lugar de subir, sólo perderemos lo invertido en el contrato (la prima) que es un monto mucho menor al que perderíamos si hubiéramos destinado un gran capital para comprar todas las acciones.

En números

Para comprenderlo con un ejemplo real sobre una de nuestras carteras vigentes. Se trata de la recomendación, realizada el pasado 7 de abril por Rick Pearson para la cartera de Catalyst Trader, dentro de Situaciones Extraordinarias, la cual sugiere adquirir opciones de compra sobre las acciones de Rackspace.

La recomendación textual fue:

Acción a tomar para el inversor agresivo: Comprar opciones de compra (calls) de Rackspace (RAX) con strike de US$ 20 y vencimiento en enero de 2017 hasta US$ 7 por contrato. El símbolo de esta opción es RAX170120C00020000”.

abr-28-news-grande

Los peronistas dicen que “no hay otra verdad que la realidad”. Vamos a tomar el dicho en el siguiente ejemplo: quien siguió el consejo de comprar las opciones ganó en sólo dos semanas un 7,6%… Esto es ¡más de 180% anualizado!
Si comparás en el cuadro, las acciones subieron en igual magnitud. La diferencia está en que quien recurrió a opciones sólo debió invertir US$ 6,60 frente a quien debería haber desembolsado US$ 23,60 por la acción.

De esta manera, con un monto pequeño, mediante las opciones se puede especular con la futura compra de un número mucho mayor de acciones que si se decidiera invertir en las acciones propiamente dichas.

Para quien ya es accionista de una determinada empresa, las opciones le posibilitan “ponerle el turbo” a su tenencia, al permitirle al tenedor del call poder adquirir más acciones y sin tener que poner sobre la mesa todo el capital, hasta que no esté seguro de que su jugada valió la pena.

Mi opinión

Utilizar opciones es una buena alternativa, especialmente cuando hay incertidumbre o volatilidad y no estamos del todo convencidos de invertir todo el capital.

Hay que considerar que así como se puede obtener mucho dinero, se puede perder el total invertido y que es un instrumento de alta volatilidad.

No obstante, hay estrategias que permiten limitar una eventual pérdida a un determinado porcentaje y así evitar un daño grave para gran parte de su capital si la estrategia no resultara, las cuales ya te contaremos.

Por eso, la clave es saber elegir qué opción comprar y cuál no. Un error en esto puede ser muy pesado para nuestras finanzas.

Para evitar cometer errores al respecto, pero no dejar de “ponerle el turbo” a tus inversiones, te recomiendo suscribirte a Asesoría Tessore, Crisis & Oportunidad, Revancha Argentina, Situaciones Extraordinarias, entre otros de nuestros servicios especiales para inversores, de manera tal de que tengas un plan de acción.

El tema resulta algo complejo al principio, pero -una vez que dominamos la técnica- estamos en una posición de vanguardia respecto de otros inversores.

Espero que puedas aplicarla con éxito.

Saludos.

Federico Tessore
Para El Inversor Diario