El Merval le pone nota a los 114 días de Macri

El Merval le pone nota a los 114 días de Macri

El mercado argentino revela una verdad ineludible: la Bolsa se encuentra casi en el mismo nivel que cuando Mauricio Macri asumió el 10 diciembre. Todo lo que tiene que saber para entender ese magro resultado, se lo cuento a continuación.

“¿Qué es un economista? Es una persona que le puede poner un número a cualquier cosa.” Esta frase se la escuché a un profesor en la facultad. Yo estaba finalizando mi carrera de Economía por aquel entonces.

Aunque la máxima nos resulta risueña y graciosa a estudiantes y profesionales, se trata de una verdad a medias. Para ponerle número a algo, un economista tiene que hacer una serie de supuestos para simplificar la realidad.

Hecha esta aclaración, la idea de ponerle un número a algo es la que me impulsó a escribir esta columna. En concreto, hoy quiero ponerle un número a la gestión de Macri.

Para no tener ningún sesgo de percepción, voy a asumir un supuesto algo restrictivo: la evaluación la hace el mercado. Más precisamente, el Merval.

Entonces, la nota que Macri merece por sus 114 días de gestión es -0,9%. Ese porcentaje es la pérdida del índice entre el 9 de diciembre (el día previo a la asunción del presidente) y el viernes pasado, 1 de abril.

Como se ve, el resultado no es ni auspicioso pero tampoco lapidario para el mercado. De hecho, es prácticamente neutro.

La cifra nos resulta más útil cuando la comparamos con las notas que obtuvieron las tres presidencias anteriores en sus primeros 114 días.

img

En este sentido, Néstor Kirchner fue el mejor alumno, con un Merval que trepó 18% en el lapso señalado.

Le sigue el segundo mandato de Cristina Fernández en 2011. En sus primeros 114 días, la Bolsa registró una mejora de 4,9%.

En tercera posición, aparece el Merval de Macri con la mencionada pérdida de 0,9%. Esta cifra sólo pudo superar los primeros 114 días del primer gobierno de Cristina Fernández (caída de 4,6%).

Por último, preste atención a esta coincidencia: los movimientos de la Bolsa en tiempos de Macri son muy parecidos a los primeros meses de Cristina Fernández en su etapa 2007-2008.

Por ese entonces, la macroeconomía había empezado a dar señales de agotamiento con inflación y necesidades fiscales crecientes. Las tensiones luego desembocarían en el conflicto con el campo.

Si bien el presente actual es diferente porque el gobierno de Macri está abocado a corregir desequilibrios, muchas variables macroeconómicas se están resintiendo en el proceso (como el consumo privado).

Ahora bien, más allá de la performance relativa, conviene preguntarse cómo se explica la calificación de Macri según el mercado.

 

Los motivos detrás de la nota de Macri

Técnicamente, el Merval se encontraba en los 13.180 puntos el viernes pasado, un 0,9% por debajo de la marca del día previo al cambio de mando presidencial.

Sin embargo, una mirada de la película nos dice que las acciones estuvieron mucho peor. Cuando Macri promediaba los 40 días, la Bolsa llegó a hundirse un 30% en su gestión. Esto muestra que un análisis estático —de punta a punta— no alcanza para entender qué pasó.

Por este motivo, hay factores dinámicos que permiten una mejor comprensión del periplo que experimentó el mercado argentino en los últimos 114 días. Conocer estas causas también resulta fundamental para invertir mejor en los meses que vienen.

A continuación, me propongo a explicar las cuestiones más relevantes que influyeron en la evolución del Merval.

  1. Comprar con el rumor y vender con la noticia

Se trata de una cuestión vital en los mercados. Como la Bolsa se anticipa a los fenómenos reales, muchos inversores se adelantaron a hacer compras de activos entre octubre y noviembre, esperando una victoria electoral del frente Cambiemos.

Por eso, a contramano de lo que usualmente se cree, el pico del mercado local de acciones ocurrió antes de la victoria de Macri, no después. Para ser más preciso, el 20 de noviembre, la última rueda antes del ballotage, el índice cerró en 14.174 puntos.

Posteriormente, los inversores vendieron sus posiciones “con la noticia”, produciendo una corrección del Merval que vio su piso en 9.820 puntos el 20 de enero. En comparación con el máximo anterior, la caída llegó a ser de 31% y condicionó el inicio del ciclo de Macri.

  1. La salida del cepo

Sin dudas, el levantamiento del cepo también jugó un papel importante en la suerte de los activos bursátiles.

Por un lado, el sinceramiento del tipo de cambio modificó todos los incentivos del mercado. Antes, las acciones y los bonos eran vehículos para la dolarización, tanto puertas adentro —dólar MEP— como hacia el exterior —contado con liquidación—.

Con la unificación del valor del dólar, esas prácticas se minimizaron al mismo tiempo que el mercado spot se abrió para empresas e individuos. De esta manera, sin el driver de la dolarización, la demanda de acciones perdió fuerza.

  1. La política monetaria contractiva del Banco Central

Éste es un factor sumamente importante y que se vincula con la decisión del BCRA de absorber pesos para quitarle impulso al dólar y a los precios (algo que no era necesario en tiempos del cepo).

Para ello, en los últimos meses la entidad elevó las tasas de interés de los títulos de deuda que ofrece al mercado, llamados Lebac. Para los plazos más cortos, estos instrumentos llegan a rendir un 38% y provocan oleadas de inversión que abandonan todas las posiciones dolarizadas.

Pero las suculentas tasas del BCRA no sólo están aspirando pesos que antes iban al dólar. Ahora también están siendo un imán imposible de resistir para los capitales bursátiles.

Es que los inversores hacen una cuenta muy simple: no existe acción que, de manera cien por ciento segura, ofrezca un retorno anual de 38%, entonces la mejor alternativa son las Lebacs.

Y debido a que todavía no se perciben ingresos de nuevos capitales, estamos en presencia de un perverso “juego de la silla”: una misma masa de dinero abandona la Bolsa, secando la plaza, y va hacia la tentadora silla de las Lebac.

  1. El peso de Petrobras en el índice Merval

Un aspecto más específico que no podemos pasar por alto es la elevada ponderación que tiene Petrobras Brasil (APBR) en la construcción del índice.

Durante el último trimestre de 2015, la acción brasileña constituía el 25% del Merval. Y en ese momento, el papel tuvo una abrupta caída derivada de la crisis política del país vecino. En pocas semanas perdió casi la mitad de su valor de mercado, y nuestra Bolsa sintió el golpe.

Pero como Petrobras hundió el Merval en diciembre y en enero, también lo remontó en el último mes. Mientras que las acciones argentinas perdieron un 10%, APBR trepó un 44% en marzo. Gracias a esto el Merval cerró el mes con un leve retroceso de 0,9% y se “salvó” de registrar pérdidas de dos dígitos.

En definitiva, estos cuatro factores no agotan las múltiples fuerzas que operan en el mercado, pero considero que son los más importantes a la hora de entender la evolución del Merval desde que Macri tomó las riendas.

Las próximas semanas serán claves porque las acciones empezarán asimilar los más recientes anuncios de fuertes incrementos de tarifas. Una corrección de precios relativos es inminente en la Bolsa.

Aunque haga supuestos, esta vez yo no puedo ponerle un número concreto a lo que se viene. Lo único que puedo hacer es recomendarle selectividad y precaución a la hora de elegir activos en las próximas semanas.

Por una nueva inversión exitosa,

Nery Persichini

Editor de Revancha Argentina