Irlanda: ni inflación ni buitres

Irlanda: ni inflación ni buitres

Hay una idea que, sin distinciones, une a toda la clase política argentina por el rechazo que le genera: la de bajar el gasto público. El caso irlandés, sin embargo, debería hacerla reflexionar.

A menudo me sucede lo siguiente: en cualquier debate o intercambio de ideas respecto de nuestros problemas económicos, si propongo reducir el déficit fiscal por la vía del achicamiento del gasto público recibo como respuesta un encendido enojo y muchas voces de alarma.

Lo mismo observo en cualquier canal de televisión o medio de comunicación donde se plantea el asunto. Frente a la mínima insinuación de que el problema argentino es un nivel de gasto público impagable, panelistas, funcionarios y opinólogos responden espantados.

La adoración del gasto del gobierno no es patrimonio exclusivo del kirchnerismo. La actual administración también se refiere al ajuste del sector público de una  manera despectiva.

Al debatir acerca de la necesaria resolución del conflicto con los holdouts, el ministro de hacienda Prat-Gay afirmó que la misma evitará que se realice un “salvaje ajuste del gasto público”. Más recientemente, el mismísimo presidente Macri afirmó que las únicas alternativas restantes si no se habilitaba un nuevo endeudamiento externo eran la hiperinflación o el ajuste, como si ambas cosas estuvieran en el mismo nivel de calamidad económica.

Frente a este generalizado consenso a nivel político, cabe preguntarse si realmente sería tan terrible reducir el gasto del estado.

Desde una perspectiva keynesiana, la respuesta es afirmativa. La lectura superficial de los modelos inspirados en el oriundo de Inglaterra iguala el gasto público con la “demanda agregada” y a esta última con la prosperidad nacional. Así, más gasto es mayor demanda y mayor demanda es mayor producción, empelo y riqueza. En este contexto, nada peor que la austeridad. Ni siquiera la hiperinflación.

La realidad, sin embargo, es muy diferente de lo que estas teorías nos quieren hacer creer. De hecho, es la austeridad estatal la que garantiza el crecimiento.

Recientemente se conoció el dato de crecimiento económico de Irlanda, el país europeo de 4,5 millones de habitantes que en 2008-09 atravesó una profunda crisis económica, con caída de la producción y brusco ascenso del nivel de desempleo.

La economía irlandesa avanzó nada menos que 7,8% en 2015, convirtiéndose en la de más rápido crecimiento en todo el viejo continente. Entre los factores que contribuyeron a este fuerte crecimiento se encuentra principalmente la inversión, que avanzó 28,2% y las exportaciones, que subieron 13,8%.

El caso irlandés es más que interesante. En el año 2010, el país venía de dos años de recesión profunda, el desempleo ascendía al 13,9% y el déficit fiscal se había disparado a la astronómica cifra del 32,3% del PBI, principalmente por el rescate bancario.

Al año siguiente cambió el Primer Ministro y asumió el líder del llamado Fine Gael, un partido identificado con la rectitud fiscal, la mínima intervención del estado en la economía y políticas pro-mercado. Inmersos en un programa de rescate con fondos prestados por el FMI y la Unión Europea, el nuevo gobierno puso como objetivo encarrilar las cuentas fiscales.

En 2011 el gasto público se redujo nada menos que en 20 puntos del producto, lo que redujo el desequilibrio presupuestario en igual magnitud. A partir de allí, el camino seguido fue siempre el mismo. El gasto volvió a achicarse otros 11,6 puntos entre 2011 y 2015, llegando al 33,9% del PBI en la actualidad, un guarismo muy reducido en comparación con la media europea e incluso inferior al argentino.

Además, el año pasado el déficit fiscal cerró en 2,6% del PBI.

img-1

En paralelo con esta contundente política de austeridad, la economía no solo no colapsó, sino que se convirtió en una de las más rápidas en recuperarse de toda la eurozona. El desempleo, que bordeó el 15% en 2011 y 2012 se redujo de manera considerable en los años siguientes. De acuerdo con el último dato publicado, la tasa de desocupación es de 8,8%. Por otro lado, el PBI per cápita ya está en niveles superiores al momento previo al estallido de la crisis, superando los 43.000 euros anuales. Por supuesto, la inflación es inexistente.

Pese a que estos resultados puedan sorprender a muchos, no hay mucho secreto aquí. La reducción del gasto y el déficit permitió a Irlanda mantener un sistema impositivo atractivo para las empresas y, además, garantizar que así se mantendrá en el futuro. Por otro lado, contribuyó a reducir el nivel de endeudamiento y la incertidumbre de la economía, estimulando la inversión.

Volviendo a nuestro país, gobierno y oposición tienen amplias diferencias en muchos aspectos. Sin embargo, coinciden en que reducir el gasto público desataría un vendaval de calamidades económicas y sociales.

Así que a ellos los invito humildemente a que se den una vuelta por Irlanda. Y si no es posible, que al menos lean sus datos. Así podrán observar, con sus propios ojos, que el crecimiento económico, la reducción del desempleo y el crecimiento de la riqueza son perfectamente compatibles con el ajuste del gasto público por más “salvaje” que este pueda parecer.

Un saludo,

Iván

6 comentarios en “Irlanda: ni inflación ni buitres

  • Si bien es notorio y gratificante el buen momento de Irlanda me resulta que es incomparable con la situación de Argentina. Entiendo también que Ivan tiene una postura honestamente liberal por lo que hace centro en el problema del gasto público y su reclamo austeridad y corrimiento del Estado de la economía.

    Teniendo esto en cuenta me parece que sería catastrófico emplear ahora un shock de ajuste y austeridad a la economía argentina. Pero no obstante es evidente que la economía necesita realizar algunas correcciones. La principal corrección que necesita realizarse ahora (antes de recortes sociales) es un nuevo sistema tributario: que sea progresivo, que incentive la inversión, el desarrollo a largo plazo, que premie a los buenos contribuyentes y castigue severamente a los evasores.

    Exhorto a Ivan alguna nota sobre este tema no solo sobre qué tan bajo tienen que ser los impuestos sino cómo plantearía la progresividad, incentivos a inversiones, premios/castigos, etc.

  • Me parece que el análisis peca de simplista. Por empezar, Irlanda tiene una superficie de poco mas de 70,000 kilómetros cuadrados contra los casi 3,000,000 de kilómetros cuadrados de la Argentina. Solo esto supone un gasto mucho mayor en infraestructura y mantenimiento de la misma.
    Argentina tiene además casi 10 veces la población de Irlanda. Población que lamentablemente tiene falencias de salud, educación y sanitarias que los Irlandeses no; solo ahí el gasto público debe ser importante para encarar un futuro mejor.
    Además, Irlanda es parte de la comunidad económica europea y han recibido desde el 2010 numerosos préstamos del Banco Central Europeo para que su gran crisis del 2008/2011 no arrastrara a toda Europa.
    Por último, lamentablemente el mercado se rige solo por la ganacia, y no por la paz social y el beneficio de todos sus integrantes…Argentina creció mucho mas en el período 2003/2011 que Irlanda. y ese crecimiento estuvo acompañado por muchas políticas sociales que generan mas gasto público pero que vinieron a subsanar errores del pasado (moratoria jubilaria, AUH, etc.). Creo que comparar estos dos países es ingenuo y el análisis que plantea la note es muy básico.

    • El punto de la nota es rechazar la idea de que la reducción del gasto público inevitablemente lleva a la economía a la recesión. Puede haber diferencias entre Argentina e Irlanda, pero eso no quita que haya ejemplos de austeridad expansiva, cosa que necesitamos adoptar en nuestro país.

      Saludos!

  • Buenísimo el artículo!
    Una realidad difícil de aceptar, pero necesaria.
    Un estado recargado y sobreprotector, aplasta la actividad productiva, asfixiándola con los impuestos y controles innecesarios.
    Espero que muchos lean sobre la recuperación económica en Irlanda y comience a influenciar al resto de los países.

Los comentarios están cerrados.