El dilema griego de las tasas de interés

La Odisea argentina ahora permite ganancias altas en dólares

Como el héroe Ulises que se enfrentó a dos temibles bestias, el gobierno desafía una doble amenaza. Para combatir la inflación, Macri se debate entre el estancamiento y la devaluación con una única herramienta.

 

Luego de dos semanas de vacaciones, acabo de reincorporarme al trabajo. Disfruté de una agradable estadía en las sierras de Córdoba. Las maravillas naturales y gastronómicas de la región, y la tranquilidad fueron los puntos altos.

Parte de mis horas de relax transcurrieron en la lectura de varias novelas, dentro de las cuales se encuentra el clásico de Homero: La Odisea. Precisamente, de ésta última recuerdo una situación que se asemeja a una encrucijada económica actual que enfrenta el gobierno entre priorizar el nivel de actividad y permitir que suba el dólar, o estancamiento vs. devaluación.

Antes, déjeme contarle la escena de La Odisea que se me vino a la mente.

En la obra griega, existe un momento crítico que Ulises, el protagonista que volvía a la ciudad de Ítaca, tuvo que afrontar cuando su embarcación se dirigía hacia a un peligroso estrecho marítimo, azotado por dos calamidades: Escila y Caribdis.

Escila era un monstruo horripilante y despiadado que vivía en uno de los acantilados. En tanto, Caribdis era un temible torbellino de agua que se tragaba todo lo que se le pasaba por delante. Cualquier embarcación que quisiera evitar uno de los dos peligros, indefectiblemente se acercaba al otro.

La historia cuenta que Ulises, ante la difícil decisión, optó por alejarse de Caribdis y pasar más cerca de Escila. El barco finalmente supera el desafío aunque a un precio elevado porque 6 tripulantes fueron devorados por el monstruo.

 

La Odisea versión argentina

Salvando las distancias, el gobierno enfrenta un dilema similar al de Ulises, en su camino para reducir la inflación. En este caso, las amenazas a la vista son el bajo nivel de actividad y la devaluación (suba excesiva del dólar).

Y le explico el porqué.

Es de público conocimiento que el objetivo macroeconómico más importante del gobierno es bajar la inflación. Para ello, tiene dos frentes de combate.

Uno está en el plano fiscal e implica abatir el déficit fiscal (gastos del Estado que exceden los ingresos). La sangría lleva a que el gobierno se financie con emisión. Y como la emisión alimenta la inflación, es necesario bajar el gasto público en forma gradual, según el Ministerio de Hacienda.

Ahora bien, ante la “lentitud” de la corrección fiscal, es en el segundo frente de batalla, el monetario, donde recaen los mayores esfuerzos. En este lado, el Banco Central está absorbiendo los pesos que se imprimen para financiar los gastos (que bajan muy de a poco).

La aspiración de pesos se hace ofreciendo Letras a cambio. En este punto, aparece la importancia de la tasa de interés, que es el premio que tienen dichas letras.

A mayor tasa, mayor absorción de pesos, pero también mayores problemas para la actividad (por el encarecimiento del crédito). Cuando el costo financiero se mantiene elevado durante mucho tiempo, las personas y las empresas tienen problemas para financiarse.

Asimismo, la tasa de interés también compite con el dólar, en tanto induce a que los argentinos prioricemos el peso frente al billete verde. Es decir, la tasa puede aplacar parcialmente el tipo de cambio.

Y acá se ve el dilema con las tasas.

Ante pocas novedades fiscales, el Banco Central es el que debe actuar para combatir la inflación y sacar del sistema los pesos que emite por la ventanilla del Tesoro. En su cruzada, la entidad cuenta con una sola herramienta: la tasa de interés. Pero al mover los hilos de esta variable afecta indirectamente otras dos: el nivel de actividad o el precio del dólar.

Este delicado equilibrio en el que debe moverse la gestión actual me recuerda a los peligros de Escila y Caribdis.

Bajar las tasas de interés y dejar 100% libre al dólar podría derivar en una corrida cambiaria y, en última instancia, agregarle más nafta a la inflación. Éste es el “riesgo del dólar” y se vio en las últimas semanas cuando el BCRA redujo el costo del dinero.

Con pesos menos atractivos, el dólar tomó envión. Hoy la cotización se ubica en torno a los $ 15,50, pero la semana pasada superó los $ 16. Esto significó una escalada de 20% en lo que va el año y 63% desde antes de la unificación del mercado cambiario.

1

Semejante salto encendió las alarmas en el Banco Central, que debió aumentar la tasa de interés (de 30% a 37%). Como correlato, vimos un efecto inmediato en el tipo de cambio, que perdió más de 50 centavos en pocos días.

Pero al hacer esto, ahora mueve su “embarcación” hacia la otra amenaza: un bajo nivel de actividad.

El estancamiento (o peor, la recesión) es un estado que todo político desea evitar porque mina cualquier aspiración a futuro, máxime cuando la economía argentina lleva cuatro años sin crecer y con las elecciones legislativas de 2017 que se ven en el horizonte cercano. Así, el tiempo para enfriar la economía con tasas altas se reduce día tras día.

Por lo tanto, considero que el presente actual de tasas elevadas no está destinado a durar para siempre debido a sus costosos efectos en la actividad y en la política —en Revancha Argentina usted encontrará una simple estrategia para aprovechar hoy mismo la coyuntura de tasas y tipo de cambio, y cosechar retornos seguros en dólares—.

Si bien no sabemos a ciencia cierta qué combinación de nivel de actividad y dólar buscará el gobierno, lo que es seguro es que necesitará de una sintonía muy fina con las tasas de interés (hasta que el déficit fiscal no baje y haga su contribución).

La tarea de la gestión de Macri es titánica: aplacar expectativas inflacionarias, evitando que el tipo de cambio se dispare y, al mismo tiempo, generando incentivos para un repunte de la actividad.

La Odisea argentina está lejos de terminar…

Por una nueva inversión exitosa,

Nery Persichini

Editor de Revancha Argentina

P.D.: Si quiere estar al día con las últimas noticias económicas y del mercado argentino, lo invito a seguirme en Facebook y en Twitter.

3 comentarios en “El dilema griego de las tasas de interés

  • Considero que hay un sòlo camino, es el del discernimiento. Las opciones, los dos caminos, sòlo generaran una sangrìa y situaciones poco claras, que se podrian considerar que benefician a un sector por sobre otro, lo que puede considerarse corrupciòn. Otra vez el mismo cuento.
    El ùnico camino es el sinceramiento: BAJAR EL GASTO PUBLICO. Y generar polìticas pùblicas que ayuden a la inserciòn laboral de las personas cesantadas.

  • Es evidente que a estas tasas y con estos retornos en dolares, quien va a ser el estupido que invierta un peso en Argentina en una actividad productiva.Y encima empiezan a endeudarse como la provincia al 9,5% en dolares, para que? Para pagar sueldos.La depreciacion de nuestra moneda lleva mas de 50 años sin parar y eso esproducto de un gasto publico desenfrenado.Pero los politicos saben que a los argentinos les gusta un Estado empresario y protector y los halagan con estas politicas,solo para que los sigan votando aunque no resuelvan nada.Argentina necesita de una especie de Alejandro Magno que vaya directo al meollo de la cuestion y la resuelva de un golpe, porque si no van a parar mil años hasta que desatemos el nudo gordiano que nos podria llevar a la prosperidad.

  • Hay una pregunta sobre los contratos de dolar futuro que me desvela y que me hago permanentemente y cuya respuesta no veo en ningun medio.En primer lugar: la justicia ante la denuncia de Prat Gay y la posibilidad de un fraude a la Administracion Publica, no deberia haber actuado ipso facto para frenar la operatoria o dilatarla?
    Y en segundo lugar: el gobiero no podria haber esperado a Julio del 2016 para levantar el cepo y evitar asi que los 42 millones de argentinos no tuvieramos que levantar el muerto de la friolera de 76.000 millones de pesos que se dice que esta operatoria nos va a costar ?

Los comentarios están cerrados.