Cómo se gana 185% anual en tres pasos

Cómo se gana 185% anual en tres pasos

0Por primera vez, le contaré sobre una operación de mi portafolio personal. El resultado fue exitoso, pero en el medio estuvo plagado de vaivenes. Le muestro las tres instancias del proceso y cómo decidir correctamente en cada una de ellas.

Quisiera compartir con usted una experiencia personal en el campo de las inversiones. Aunque no estuvo exenta de vaivenes, tuvo un “final feliz”.

Se trata de una acción que compré en diciembre y vendí la semana pasada, cuyo rendimiento anualizado fue de 185%. La operación consistió en tres pasos fundamentales que más abajo pongo a su entera disposición.

Primero, déjeme explicarle por qué decidí mostrar parte de mi historial bursátil.

Exhibir mis operaciones es algo que nunca hice hasta el momento. Sin embargo, creo que la ocasión amerita que comparta la experiencia porque ésta a usted le puede ser de gran utilidad.

En este sentido, voy a ser lo más claro posible en el paso a paso de mi inversión con San Miguel (SAMI), una acción que cotiza en el Panel General de la Bolsa de Buenos Aires.

A grandes rasgos, el desglose de mi historia, como el de toda inversión tradicional en Bolsa, consta de tres simples pasos: 1) selección y compra; 2) maduración; y 3) venta y realización de la ganancia.

Veamos una por una y cómo actué en cada paso.

1) Selección y compra

Esta etapa demanda conocerse a uno mismo tanto como a la empresa en cuyas se invierte.

El autoconocimiento implica tener en claro los objetivos de inversión y perfil de riesgo. En mi caso, elegí la acción de SAMI porque cumplía con una serie de requisitos propios. Yo estaba buscando un retorno elevado, aceptando como contrapartida una dosis alta de riesgo.

Otro aspecto subjetivo de este momento consiste en definir los objetivos de mínima y de máxima. En otras palabras, se tiene que establecer cuánto toleramos perder y cuánto queremos ganar.

SAMI es una acción volátil porque tiene pocas operaciones diarias (lo que se conoce como riesgo de liquidez). Esto hizo que me propusiera un stop loss de 40%. O sea, estaba dispuesto a perder hasta el 40% de mi capital. Si la acción bajaba ese porcentaje, yo la iba a vender sin dudarlo.

Por el lado de los objetivos de rentabilidad, me propuse tenerla al menos 2 meses con la meta de que el retorno directo (de punta a punta) o anualizado (llevado a 12 meses) fuera mayor al 100%.

El segundo componente de la etapa de selección y compra es el estudio de la empresa, y ver si aprueba ciertos criterios. En particular, busco empresas con perspectivas favorables y que estén alineadas con el rumbo que pueda tomar la economía.

Esto quiere decir que tengo en cuenta la compatibilidad entre la naturaleza de la firma y la dirección de las principales variables macroeconómicas.

En lo que se refiere a San Miguel, es líder en el hemisferio sur del mercado mundial de cítricos y es la principal exportadora de limones del planeta. Tiene presencia en Argentina, Uruguay y Sudáfrica, y está barajando ambiciosos planes expansión en otros países para atender la creciente demanda (principalmente de China).

Su naturaleza exportadora es un aspecto que se relaciona con el tipo de cambio, ya que cuánto más suba el dólar, más competitivos se vuelven sus productos.

Siguiendo con mis métodos de selección, si bien miro el futuro, no descuido el presente. Por eso, prefiero aquellas compañías que sean rentables y que tengan una sólida posición en dinero en efectivo. También analizo que no haya una carga excesiva de deuda. Estas características dotan a las empresas de una mayor flexibilidad a la hora de tomar decisiones cruciales en materia de financiamiento e inversiones.

En este sentido, SAMI aprueba todos los requisitos. Cerró el año 2015 con un resultado positivo de $ 458 millones, un 35% más que el año anterior. Además, posee más de $ 465 millones en cash y con su capital propio (patrimonio neto) puede afrontar todas sus deudas de largo plazo.

En resumidas cuentas, un futuro favorable (tanto por la posición de su negocio como porque una devaluación favorece las ventas) y un presente saludable (buenos balances) fueron los fundamentos que guiaron mi inversión.

Con todos estos elementos, ya estaba listo para embarcarme en la Bolsa. Así que el 3 de diciembre de 2015 compré acciones de San Miguel (SAMI) a $ 46.

2) Maduración

Esta etapa abarca el tiempo que transcurre entre la compra y la venta de la acción. Si bien es un lapso “pasivo” en relación a movimientos, es un período cargado de emociones.

En este plano, las emociones pueden sabotear todo el plan de la inversión. Al ver sus tenencias caer, muchos inversores convalidan precios muy bajos y venden sus activos, realizando una pérdida que no estaba prevista.

Mi caso particular no estuvo exento de este asalto emocional. Mire cómo se movió el precio de la acción de San Miguel en el último tiempo.

160314 SAMI

 

A tan sólo una semana de haber “entrado”, la acción había trepado un 18%, alcanzando los $ 54,50. Como consideraba que había transcurrido muy poco tiempo, decidí mantener la posición, es decir, no la vendí.

Pero luego de lograr ese máximo, el papel ingresó en un período de corrección que se aceleró en las primeras semanas de 2016.

El punto mínimo se dio el 20 de enero cuando SAMI tocó $ 35. En ese momento, mi capital valía un 24% menos que cuando comencé a invertir y un 36% menos que el valor alcanzado en el pico.

En este momento de máxima tensión, no cedí al impulso de dejar de perder y salir a vender. La clave pasó por mantenerme firme a mi stop loss propuesto. 40% era el límite máximo de baja que estaba dispuesto a tolerar.

Los fundamentos de la empresa, en los que había confiado cuando la elegí, me decían que tarde o temprano la acción volvería a brillar. Asimismo, sabiendo que se trataba de un papel volátil, era probable que volviera a la zona entre $ 40 y $ 50.

Así que esperé la ansiada recuperación…

Unos días después, el 11 de febrero, volví al terreno positivo con mi capital cuando la acción superó los $ 46 luego de un mes.

Más tarde, el papel vivió un rally alcista impresionante, alimentado en gran medida con la suba del dólar (recuerde que una devaluación favorece sus ventas).

3) Venta y realización de la ganancia

La escalada en el precio de la acción se prolongó hasta marzo. Con los nuevos valores, el resultado de mi inversión ya se acercaba a uno de mis objetivos: un resultado anualizado superior al 100%, habiendo tenido el activo al menos 2 meses en mi cartera.

Cuando SAMI tocó los $ 60 el 9 de marzo, no dudé en vender. Es que ese día la acción había acumulado un incremento de 30% desde la compra inicial a $ 46 a principios de diciembre. Y 30% fue mi ganancia (sin contar comisiones).

Ganar un 30% en tres meses es un rendimiento directo interesante ya que es mayor a lo que los plazos fijos pagan en todo un año. Pero lo interesante es que si anualizamos la cifra como tasa efectiva, la inversión rindió 185% anual, superando ampliamente mis expectativas. 

Una vez que vendí, ya no me importó la evolución del precio (al momento de cerrar la nota, el papel cotiza por encima de $ 63), porque la única guía que tuve fueron mis objetivos iniciales. Por eso es importantísimo moverse en la Bolsa con criterio propio y objetivos definidos.

En suma, los tres pasos para invertir exitosamente implican:

-Conocerse a uno mismo y a la acción (empresa). Esto significa conocer el perfil de riesgo individual, establecer objetivos claros en materia de stop loss y retornos, y privilegiar la elección de buenas empresas con buenas perspectivas a futuro y con presente saludable.

-Tomar distancia de las emociones durante la “maduración” de la posición. Esto requiere apegarse lo máximo posible a las metas iniciales.

-Saber cuándo vender para poder realizar la ganancia, sin importar el camino que tome el precio de la acción. Sólo tiene que recordar y cumplir su objetivo planteado.

Espero que mi experiencia contribuya a sus ganancias de ahora en más.

Por una nueva inversión exitosa,

Nery Persichini

P.D.: Si quiere ser el primero en saber mis próximas recomendaciones, lo invito a que me lea todas las semanas en Revancha Argentina. Es un servicio exclusivo para invertir con poco dinero  en forma segura en la Bolsa local. Para conocer más, haga click acá.