Cómo proteger su portafolio en un 2016 errático

Cómo proteger su portafolio en un 2016 errático

Los mercados bursátiles han mostrado cierta buena sintonía en las últimas semanas. De todos modos, no debes confundirte. La volatilidad será la que prime en todo el año. Es el momento de pensar en darle cobertura a sus inversiones con alguna de las siguientes estrategias.

Recuerdo los primeros días de enero, cuando me acostaba cerca de la medianoche argentina y en vez de hacer zapping en el televisor, posaba mi atención sobre el canal 555, Bloomberg TV. La intención era descifrar cómo abrían los mercados bursátiles en Asia y tratar de anticipar cómo cotizaría Wall Street al día siguiente.

Eran tiempos traumáticos para los inversores. Los números hablaban por sí solos. Se trató del peor arranque de la historia de los mercados de Wall Street, con caídas de más de 10% en apenas días. Se temía lo peor para el futuro, pero, hasta el momento, el alerta cesó.

Mi rutina nocturna cambió. Ya no chequeo con demasiada frecuencia cómo operan los mercados asiáticos, sino que me dedico a actividades de ocio por la noche, o simplemente a dormir y descansar mejor.

En los últimos 30 días, el índice S&P500 mostró una suba de 6,8%, reduciendo la pérdida anual a tan solo 2,5%. Los inversores se muestran confiados de que lo peor fue dejado atrás y se animan a tomar riesgos exponiéndose no solo a las acciones de mayor capitalización bursátil sino también a pequeñas empresas.

img-1009

El ánimo inversor está al borde de la exaltación. Eso marca el comportamiento pendular, y hasta ciclotímico, de la persona promedio que invierte en Bolsa. Y eso es lo que me preocupa….

No es el momento de bajar la guardia, ni que las emociones tomen el control de lo que hacés con tus inversiones. Por el contrario, tenés que mantenerte alerta.

Los desafíos económicos que encontramos en el mundo de hoy son amplios y muy peligrosos para nuestras inversiones. Deflación, suba de las tasas de interés en Estados Unidos, desaceleración mundial, fuerte salida de capitales de China, crisis económica en Brasil, etc.

Esos son los flagelos que conocemos. Pero también habrá nuevas “sorpresas en el camino” que harán que tu vida como inversor sea cada día más difícil, al menos en el 2016.

Es por eso, repito, que no hay que confiarse con la reciente recuperación bursátil. No soy pesimista, sino más bien realista. Ni a principio de año estábamos tan mal ni ahora estamos muy bien en términos económicos. La situación, en general, está endeble y cualquier cambio de escenario en el horizonte puede dañar tus inversiones.

Es por eso que hoy te mostraré tres estrategias útiles para que protejas tu portafolio por si la corrección bursátil sobreviene nuevamente. No lo apliques a toda tu cartera, pero tenelas en cuentas para una parte de la misma.

Avancemos en esta línea.

  1. Vender opciones de compra (call). Uno de los instrumentos más nobles que tenemos en los mercados de capitales para utilizarlo como cobertura son las opciones financieras. Las mismas otorgan al comprador derechos para comprar o vender un determinado activo financiero a un precio prefijado (strike) en una fecha estipulada pagando una prima (precio). Para la contraparte, es decir el que vende la opción, asume la obligación de vender o comprar dicho activo financiero. Por ese compromiso asumido recibe un monto de dinero que viene dado por la prima de la opción.

Una estrategia defensiva, entonces, es vender un call u opción de compra sobre alguna de las tenencias que tiene en su cartera.

Supongamos que contás con 100 acciones de Apple en tu portafolio y no estás seguro de que sea un buen momento de venderlas, aunque sobrevenga mayor incertidumbre bursátil. En ese caso, podés vender un call sobre esta posición y, con eso, recibirás un pago y te comprometerás a vender las acciones a un precio determinado.  Si llegado el vencimiento, el precio de la acción está por debajo del precio de compromiso de venta, te quedarás con las acciones y habrás recibido un pago adicional (como si fuera un dividendo extra) que permitirá bajar tu precio de compra neto de la acción.

  1. Comprar opciones de venta (put). Otra alternativa con las opciones es comprar un put u opción de venta. A diferencia de lo anterior, acá uno compra el derecho para vender las acciones a un determinado precio a cambio del pago de una prima.

Continuando con el ejemplo de las 100 acciones de Apple en cartera, uno puede comprar un put que le otorga el derecho a vender esas acciones a un determinado precio (strike) más alto hasta una fecha prefijada.

Si cuando llega la expiración de la opción, el precio de Apple está por debajo del strike, entonces podés ejercer la misma y vender tus acciones a un precio más elevado que el que está actualmente en el mercado. Con esto, la baja en la cotización de Apple no te impacta ya que estás cubierto de esa fluctuación.

Si llegara a ser la cuestión inversa, entonces te quedarás con las acciones en tu poder (que valen más que el precio al cual podías venderlas con la acción) y habrás perdido la prima que pagaste, o sea, el seguro para proteger tu portafolio.

  1. Comprar ETF inversos. Cuando el mercado cae, existen activos que se valorizan. Son los que vulgarmente le juegan “a la baja” al mercado. Uno de los activos predilectos por los inversores son los ETF inversos. Éstos se valorizan cuando el activo subyacente cae y viceversa.

Suponé que seguís teniendo tus acciones de Apple pero no las querés vender porque no la ves tan vulnerable. Pero, adicionalmente, estás viendo una posibilidad grande de que haya una corrección en las bolsas.

¿Cómo sacar provecho entonces…?

Si el S&P 500 está a punto de tener una corrección importante, podés comprar un ETF inverso al índice, es decir, que se valorice cuando efectivamente el S&P500 baja. De esta manera, vas a poder ganar dinero cuando el mercado está bajando porque tu ETF se va a estar valorizando.

Uno de los ETF inversos más populares del S&P 500 es el SH.

Con estas estrategias buscamos protección del portafolio. No deben ser aplicadas de forma transversal a todas las posiciones, pero sí te servirán para mantenerte alerta en contextos donde todo parece favorable.

Los mercados cambian de ánimo todo el tiempo. Los inversores también. Que la ciclotimia de ambos no te encuentre desprevenido.

A su lado en los mercados,

Diego Martínez Burzaco