¿Qué tienen en común el tenis y las inversiones?

¿Qué tienen en común el tenis y las inversiones?

Ser inversor minorista en medio de la jungla de los grandes inversores institucionales es una tarea extremadamente difícil. Tan dura como la misión que tiene un jugador de tenis profesional en la búsqueda del éxito. Descubramos por qué.

Hoy me estoy reincorporando a la oficina luego de unos días de descanso con mi familia. En realidad tampoco me aparté demasiado de la actividad bursátil ya que las bolsas tuvieron un comportamiento tan convulsionado como cuando me estaba yendo hace dos semanas atrás.

Y eso hizo que no me alejara de las pantallas por mucho tiempo…

Aprovechando que en Argentina el pasado lunes y martes fue feriado por los carnavales y que se jugaba el torneo de tenis ARGENTINA OPEN, me hice una escapada para disfrutar de dicho evento deportivo.

La verdad es que fue una buena experiencia. La última – y primera – vez que estuve allí fue hace ocho años. Vi figuras del porte de Guillermo Coria – ex N°3 del ránking mundial- , Juan Chela y otros tenistas reconocidos.

También tuve la oportunidad de disfrutar de ver al francés Jo-Wilfried Tsonga en su partido de dobles como observa en la imagen a continuación.

foto

Todo muy bonito, pero usted se estará preguntando qué tiene que ver todo esto con las inversiones.

Es la misma pregunta que me hice yo mientras estaba disfrutando del evento allí. Y para mi sorpresa, encontré muchos puntos de conexión entre un tenista profesional y un inversor minorista.

El tenis es un deporte muy solitario. El jugador toma decisiones en cada punto que juega, sin poder consultar a su entrenador. Tiene que ser mentalmente fuerte y a la vez estar lúcido de manera tal de que cada uno de sus tiros sean los más eficientes posibles para doblegar a su contrincante.

A su vez, cada partido puede ser una batalla de muy larga duración. Y todo el esfuerzo que se hizo durante el encuentro puede no servir para nada al momento de lograr el resultado buscado: la victoria. Por eso, una de las principales virtudes que el tenista profesional debe tener es la de ser perseverante y saber tomar decisiones que demandan mucho coraje a tiempo.

Lo que se construyó a lo largo de muchas horas de juego puede verse destruido con una decisión mal tomada en una cuestión de segundos.

Pero no debe frustrarse, sino continuar.

¿Le suena conocida esta historia…?

¡Exacto!

A la de usted o yo como inversores minoristas.

En este estatus, sabemos que debemos estar siempre expectantes a los acontecimientos que se suscitan en nuestro camino para alcanzar la meta: la independencia financiera.

Luchamos solos, contra los grandes inversores y especuladores que tratan de “enloquecernos” para entrar en pánico y mal vender todas las posiciones de la cartera. Saber administrar los esfuerzos y la información es una de las principales virtudes que un inversor debe tener.

También, hay que destacar cuál es el objetivo que se quiere alcanzar y cómo se va a obtener el mismo. Para eso, debe ser perseverante, y al mismo tiempo flexible para adecuarse a los cambios de coyuntura que se suscitan en cada momento.

El inversor minorista debe realizar sus inversiones con la mente y la razón y dejar las emociones de lado. Ejecutar operaciones en base a esto último puede ser muy malo para sus inversiones.

En finanzas, como así también en el tenis, lo que tarda mucho en construirse puede derribarse en cuestión de minutos.

¿No me cree?

Fíjese el siguiente gráfico de la acción de la red social Linkedin:

imagen

Una mala proyección para el próximo trimestre, en la presentación de su balance, le costó a la acción de Linkedin (LNKD) una caída de más de 50% de su valor en tan solo unos minutos. Eso le había costado al inversor minorista dos años de construcción de esa ganancia.

¿Acaso es el final de esta red social de trabajo? ¿Es hora de vender?

En mi opinión, es momento de actuar con la razón. Si tiene acciones de esta firma, no las vendería. Si no la tiene, pensaría en comprar.

En el corto plazo va seguir volátil y con alto riesgo, pero como en el tenis, si uno quiere alcanzar la meta propuesta, en muchos casos es necesario tomar riesgos.

A su lado en los mercado,

Diego Martínez Burzaco