Estos populares vehículos de inversión podrían estrellarse

Estos populares vehículos de inversión podrían estrellarse

Los ETFs tienen una gran popularidad entre los inversores de todo el mundo, pero ¿qué peligros suponen este tipo de instrumentos para el mercado?

 

Desde Racho Santana, Nicaragua, observamos cómo los inversores siguen deshaciéndose de sus acciones.

Los principales índices bursátiles del planeta continúan en caída libre.

El Nasdaq no se libra de las pérdidas. En lo que llevamos de año cae más de un 14%.

“El sector tecnológico se enfrenta a una fuerte venta masiva”, titula el Wall Street Journal.

“¿Viste lo que pasó con LinkedIn, la red social para profesionales?”, me preguntó el editor de Exponential Tech Investor, Jeff Brown, cuando estuvimos con él en Rancho Santana.

“Fue un desastre. La compañía anunció ganancias, que estaban más o menos en línea con lo esperado por el mercado, pero sus previsiones para el año que acaba de comenzar se vieron reducidas ligeramente”.

“Los inversores iniciaron la desbandada de la firma. Las acciones cayeron casi un 50% -y los inversores perdieron unos 11 mil millones de dólares- en 20 minutos de negociación”.

Jeff cree firmemente en las nuevas tecnológicas: coches que se conducen solos, gafas de realidad virtual y en la inteligencia artificial.

“Los ordenadores ya son más inteligentes que los doctorados”, dijo.

“¿En qué disciplina?” estaba ansioso por saber. “Hay perros de la raza Cocker Spaniel que son más listos que los Doctores en Economía”, dijo.

“Hay una gran diferencia entre una empresa regular y una empresa que está a la vanguardia”, continuó.

“La diferencia es exponencial. Una compañía regular puede crecer de un 5% a un 10% al año. Una empresa de tecnología crece exponencialmente, un 100% o más anualmente.

Imagine que usted va caminando. Se detiene poniendo un pie delante del otro. Si usted es como una empresa normal, va a crecer paso a paso.

A un paso por día, en un mes habrá dado 30 pasos. Pero si usted es capaz de caminar de forma exponencial –un paso, luego dos, después cuatro… – en el mismo período de tiempo podría haber cubierto la distancia de aquí a la luna”.

Muchas inversiones tecnológicas no van a ninguna parte, Jeff aseguró. Pero cuando se hacen bien, se consigue un lanzamiento de una nave espacial a la luna.

Esto puede ser cierto. Pero también es cierto que de vez en cuando, los inversores sienten que han ido demasiado lejos. Eso parece que está ocurriendo ahora, con una amplia oleada de ventas en todo el sector tecnológico.

Hay “sueños y hechos”, dijo Churchill. Muchos de esos satélites soñados fueron lanzados al espacio en la época de la burbuja y ahora están comenzando a caer en la Tierra. ¡Mire ahí fuera!

También está en Nicaragua nuestro viejo amigo y super selección de acciones Chris Mayer. Nos encontramos con él en el Foro de la Riqueza de la Familia, una reunión en la que se discuten temas sobre la riqueza familiar.

“Se necesitan dos cosas para tener dinero en una familia”, dijimos con seguridad, “familia y dinero”. Varias personas hablaron de todo lo que podía salir mal en una familia. Chris, en cambio, habló de lo que podía ir mal con el dinero.

“En estos momentos, cientos de miles de millones de dólares estar invertidos en el mercado de valores y parte de los inversores no saben nada de las empresas que poseen”, dijo.

“Ellos invirtieron en fondos cotizados (ETF), que por lo general hacen el seguimiento de la evolución de un índice bursátil. Estos ETF distorsionan el mercado”.

“Algunas acciones están compradas por estos ETF y sus precios no están en línea con el valor real de la compañía. Las acciones se compran de forma automática, casi sin saber lo que realmente  está pasando en las propias empresas”.

Chris considera que las oportunidades para los inversores serios están aumentando simplemente porque hay muchas inversiones poco serias en el mercado.

Los ETFs favorecen a las grandes empresas en los grandes índices, como el S&P 500. Esto deja a menudo a las empresas menos conocidas fuera del radar de los inversores.

“A pesar de que el precio de las acciones es generalmente alto”, dijo Chris, “hay muchas acciones que son realmente baratas. Solo tiene que echar un vistazo hacia los títulos que los ETFs no están comprando”.

Esta es la segunda vez en los últimos días que nos han alertado sobre el efecto de los ETFs.

A principios de semana, mi amigo David Stockman nos advirtió de que la venta masiva de las acciones desencadenaría una quiebra de los ETFs, lo que haría colapsar el valor de muchas acciones sobrecompradas y potencialmente acabaría con los líderes en el mercado del sector de los ETFS- Vanguard, State Street y Blackrock.

“Sí, los ETFs suponen un nuevo peligro”, aseguró Chris.

“El comprador de ETFs no es el inversor en el mercado de valores de su abuelo. Él dio el salto al mercado por codicia. Él va a salir del mercado por miedo.  Y cuando salga, los ETF se verán obligados a vender acciones a cualquier precio.”

“Podríamos ver alguno de los crashes más pronunciados de la historia”.

¿Cómo podemos protegernos?

En estado de alerta, nos acogemos a la “gestión pasiva” de fondos, un concepto que nos lleva a un nivel completamente nuevo.

Pero nosotros proponemos una nueva categoría de inversión –un fondo “pasivo-agresivo”. No hará nada con su dinero. Solo sentarse en él y ponerse de mal humor.

Y tal vez “olvidar” sacar la basura.

Un saludo,

Bill Bonner

Bill Bonner es fundador y presidente de Agora Inc., con sede en Baltimore, Estados Unidos. Es el autor de los libros “Financial Reckoning Day” y “Empire of Debt” que estuvieron en la lista del New York Times de libros más vendidos.