Aproveche esa oportunidad mientras dure

Aproveche esa oportunidad hasta que dure

Si hay algo que faltaba para que este commodity emprenda un escalada de recuperación es el estallido de un conflicto geopolítico en Medio Oriente. Ya lo tuvimos en el primer día de 2016. Es hora de actuar ya mismo.

Pocas veces he visto una alternativa tan ganadora como ésta. Si hay algo de lo que estoy seguro es que no puedo fallar. Al menos, no debería desde lo racional.

Sé que a veces los mercados se comportan de manera irracional, pero esto, a lo largo del tiempo, se corrige. Y creo que estamos ante un nuevo caso en este sentido.

Tanta es la confianza que tengo sobre este activo que ante una pregunta que me hizo un amigo el fin de semana pasado le aconsejé invertir el 30% de sus ahorros en él.

No quiero pecar de redundante, y menos de soberbio, pero creo que esta inversión funcionará.

Estoy hablando del petróleo, un commodity que cotiza prácticamente a niveles irrisorios. Me podrán decir que es por la fortaleza del dólar, por la suba de las tasas de interés o por la ralentización de la economía estadounidense. Pero eso no es suficiente para justificar el actual precio del oro negro, cercano a los US$ 35 el barril.

En la actualidad no son los fundamentos los que dominan este mercado, sino la especulación. Pero habrá un cambio drástico durante el 2016. Se lo aseguro.

Esta transformación se la voy a explicar con un simple gráfico. Quizás se trate de la figura más vieja de la economía básica. La que cualquier estudiante aprende en sus niveles iniciales. Preste atención…

graf

 

Se trata de un simple gráfico que representa el mercado de cualquier bien o servicio.

Por un lado tenemos la curva de oferta, que tiene pendiente positiva. Esto implica que los productores de ese bien están dispuestos a producir más en la medida de que el precio de comercialización sea mayor.

Por el otro lado tenemos la curva de la demanda, cuya pendiente es negativa. Esto significa que los consumidores están dispuestos a comprar más cuanto más barato es el bien.

En el punto donde se intersectan las dos curvas, se encuentran el equilibrio del mercado de ese bien. A ese precio, todos los que quieren comprar, compran y todos los que quieren vender, venden. El mercado está en equilibrio (en el gráfico es la línea punteada roja).

Ahora bien, traspasemos este simple grafico al mercado del petróleo en la actualidad.

Este mercado no estará en equilibrio claramente en 2016.

Por el lado de la oferta, la estrepitosa caída del precio del barril, iniciada por Arabia Saudita para combatir al fracking y continuada por los fondos especuladores ha hecho estragos en los planes de inversión de las grandes y pequeñas petroleras globales.

En 2015 la inversión en exploración y producción cayó en más de US$ 170 mil millones a nivel mundial, mientras que para 2016 se espera una caída adicional de casi US$ 80.000 millones más.

Así lo reflejaba una noticia de la cadena Reuters:

Las grandes petroleras del mundo se enfrentan al período más largo de recorte de inversiones en décadas, ante un mercado en que los precios del crudo están en mínimos de 11 años, pero aun así se prevé que pidan más créditos para mantener los pagos de dividendos que exigen los inversores.

Con el barril en unos 37 dólares, los precios están muy por debajo de los 60 dólares que necesitan empresas como Total, Statoil y BP para equilibrar sus resultados.

Las petroleras internacionales nuevamente están viéndose obligadas a recortar el gasto, vender activos, eliminar empleos y retrasar proyectos porque la baja del petróleo no da señales de revertirse.

Productores estadounidenses como Chevron y ConocoPhillips han informado de planes para reducir sus presupuestos en un cuarto en 2016. Royal Dutch Shell anunció recortes adicionales de gastos por 5.000 millones de dólares si concreta su adquisición de BG Group.

Las previsiones son que la inversión en petróleo y gas en el mundo caiga este año a un mínimo de seis años de 522.000 millones de dólares, tras una baja de un 22 por ciento, a 595.000 millones de dólares, en 2015, según la consultora Rystad Energy, con sede en Oslo.

“Esta será la primera vez desde la caída del petróleo en 1986 en que veremos dos años consecutivos de bajas de las inversiones”, dijo a Reuters Bjoernar Tonhaugen, vicepresidente de mercados de petróleo y gas de Rystad Energy.

Todo esto contribuirá a una caída en la oferta del crudo.

Por el lado de la demanda, los consumidores saben que estos precios son realmente bajos para el petróleo. Considerando esto, intensifican las compras para sumar inventarios mientras permanezca deprimido el costo.

Esto de por sí genera un desequilibrio que se profundizará en la medida en que el precio del petróleo continúe bajo.

A un precio por debajo del de equilibrio hay un exceso de demanda y una escasez de oferta. El mercado está desequilibrado. La única forma de volver al equilibrio general es que los precios vuelvan a subir, de manera tal de incentivar a algunos productores a producir más y a algunos consumidores a consumir menos.

Tarde o temprano esto ocurrirá y el valor del crudo subirá.

Para sacar provecho, quien opera localmente puede jugar directamente al petróleo a través de un futuro del Rofex. Para los que pueden operar en el exterior, el ETF que replica el crudo es el USO. Seguro serán apuestas ganadoras.

Es cuestión de tiempo…

A su lado en los mercados,

Diego Martínez Burzaco

@diegomb80