Una acción a tener en las fiestas

graf

La última parte del año es la más dinámica en ventas para las cadenas minoristas en Estados Unidos. Hoy les presento una acción a tener en consideración en una coyuntura que se presenta algo sombría para esta industria.

Diego Martínez Burzaco, desde Estados Unidos

Como le conté en el newsletter anterior, hace unos días estuve en Nicaragua en un evento organizado por nuestros socios estadounidenses, Agora Financial, para hablar de las perspectivas de la economía y mercados globales para el año 2016.

Se trató de un encuentro muy productivo, con analistas que provenían de todas partes del mundo como ser Australia, Gran Bretaña, China, Brasil, Francia y Estados Unidos, entre otros. Todos coincidimos en que el 2016 se presentará muy desafiante en términos de actividad económica global, lo que podría impactar de lleno en los mercados bursátiles.

Aprovechando que no existe disponibilidad de un vuelo directo desde Buenos Aires hasta Managua, capital de Nicaragua, decidí hacer conexión en Miami y descansar unos días allá con mi familia tras el evento.

Hacía unos cuantos años que no iba a esta ciudad, pero pese a esto no la encontré muy distinta de cuando estuve en 2010. El acento latinoamericano se sigue escuchando en cada rincón, aunque esta vez percibí mayor cantidad de estadounidenses que provenían del norte del país en busca de una temperatura más agradable.

Y así fue nomás: en los cuatro días que estuve allí, la temperatura promedio se ubicó en unos agradables 24 grados centígrados.

Sin proponérmelo fui parte de uno de los días festivos más importante para la población de ese país: el Día de Acción de Gracias o Thanksgiving.

El origen de esta festividad no está del todo claro, pero mezcla tradiciones aborígenes con la de los colonos europeos. En Estados Unidos comenzó a celebrarse en 1621 como agradecimiento al fin de una buena cosecha agrícola. A partir de allí, la festividad quedó establecida y el cuarto jueves de noviembre se reúnen muchas familias estadounidenses para celebrar las tradicionales cenas.

“Es uno de los fines de semana de turismo más importantes en Estados Unidos. Además, marca el inicio de la temporada de ventas minoristas”, me comentó un inversor estadounidense con el que compartí el evento en Nicaragua.

Y efectivamente es así.

El jueves 26 de noviembre comencé a vislumbrar mayor tránsito en las autopistas, al tiempo que al día siguiente me animé a ir a un shopping center para tener la experiencia, en vivo y en directo, del BlackFriday, donde las tiendas minoristas dan el puntapié inicial para la temporada más demandante en términos de ventas.

Los comercios estaban bastante abrumados de gente, pero no era un caos descontrolado como pensaba que podía llegar a ser a pesar de que los locales ofrecían rebajas (en serio) de hasta 50% en sus productos.

Ese era un primer síntoma de que el consumo estadounidense no estaba muy sólido.

Unos días después, esto se confirmó con datos concretos: las ventas del BlackFriday en tiendas físicas cayeron un 10,3% este año respecto el 2014, hasta los US$ 10.400 millones. Algunos adjudican esta caída al crecimiento de las ventas online, las cuales subieron un 14% interanual.

El segundo síntoma que evidencié en mi vista al shopping fue la selectividad del consumidor a nivel general. Mientras que había algunas tiendas que estaban colmadas de compradores, otras mostraban una imagen desolada, de decadencia, a pesar de las grandes ofertas exhibidas en sus vidrieras.

Dos casos concretos que verifiqué y que estaban en veredas opuestas fueron Walt Disney Corp. (NYSE: DIS) y Sears Holding (NASDAQ: SHLD).

Mientras que la primera de las firmas encontró a su tienda colmada de consumidores desesperados por aprovechar las ofertas vigentes, en la segunda no había prácticamente ningún comprador.

Y estos comportamientos se ven claramente reflejados en las expectativas de los inversores sobre cada una de estas acciones:

graf

Por delante, Disney tiene más para dar, tanto en el corto como en el largo plazo.

En lo inmediato, la temporada fuerte de ventas minoristas en Estados Unidos puede dar un importante envión a la ventas y ganancias del trimestre en curso de la compañía.

Pensando en el mediano plazo, los nuevos lanzamientos en materia de películas (Frozen 2 y Star Wars) pueden ser catalizadores que actúen muy positivamente para los resultados de la firma.

Si está pensando en una inversión sólida, con bajo riesgo y un interesante upside, Disney es una de las compañías a tener en el portafolio para la temporada de ventas minoristas que recién arranca.

A su lado en los mercados,

Diego Martínez Burzaco