El primer disparo en la guerra contra el dinero en efectivo

El primer disparo en la guerra contra el dinero en efectivo

Caminamos con paso firme hacia la prohibición del dinero en efectivo. Cuando finalmente logren declararlo ilegal tendrán lo que quieren: un control total sobre las finanzas de todos nosotros. 

“¿El primer disparo en la guerra contra el efectivo?”

El titular nos llamó la atención porque acabábamos de realizar una investigación sobre el “Estado Profundo”.

El Estado Profundo describe la forma en la que el gobierno de Estados Unidos funciona de verdad, y no la forma en la que se supone que funciona.

Con el paso de los años -sin que la prensa ni el público se diera cuenta- un grupo de insiders (personas con información confidencial) ha tomado el control de Washington.

Algunos son piratas informáticos y políticos. Otros, la mayoría anónimos, se encuentran en el sector privado. Y hay otros que son representantes de gobiernos, empresas (principalmente bancos), y organizaciones extranjeras.

Estos zombis y compinches -que se cuentan por miles- tienen mucho más poder y autoridad que 100 millones de votantes. La investigación que hemos realizado muestra que si quieren legislar, lo consiguen.

Los votantes, por otro lado, consiguen lo que quieren en contadas ocasiones, y probablemente lo logran porque los insiders también lo quieren.

Estos insiders también obtienen dinero. Las decenas de miles de millones de dólares despilfarrados en rescates financieros -QE y ZIRP (Zero Interest Rate Policy), por ejemplo- tenían que ir destinados a alguien.

Y ahora el Estado Profundo está pidiendo aún más dinero…

 

Dos clases de “efectivo”

El señor Matthew Partridge desde la sede de la revista Money Week en Londres nos cuenta que un pequeño banco suizo se convirtió en la primera entidad bancaria minorista del mundo en cobrar a sus clientes un interés negativo por sus depósitos.

Una serie de bancos centrales -incluido el Banco Nacional de Suiza- ya han colocado las tasas de interés de referencia por debajo de cero. Pero, el año que viene, el Alternative Bank Schweiz (ABS) será el primer banco del mundo en trasladar esas tasas negativas a sus clientes.

En una carta a sus clientes, ABS, dijo que, para proteger sus márgenes de beneficio, cobraría a los titulares de las cuentas un 0,125% anual por mantener sus depósitos de “efectivo”. Y cualquier persona con 100.000 francos suizos (unos 91.700 euros) o más en depósito tendrá que pagar un 0,75% anual.

Detengámonos aquí por un momento para aclarar que…

Hay “depósitos en efectivo” y hay “dinero en efectivo”. Los depósitos en efectivo son un oxímoron. Si usted dice que tiene efectivo en el banco, se equivoca.

El banco no guarda realmente “su” dinero en efectivo. El banco le debe dinero a usted. Si la entidad bancaria quiebra, usted se verá obligado a hacer cola junto a otros acreedores para conseguir que le den su dinero.

El dinero en efectivo en la mano es algo diferente. Es físico. Es papel. Se puede hacer con él lo que se quiera. Y usted no paga una tasa de interés negativa por tenerlo.

Por ese motivo quieren prohibirlo…

Aseguran que si lo prohíben resultará más fácil estimular la economía.

Mientras pueda mantener efectivo físico, usted todavía puede escapar de las tasas negativas. Simplemente hay que sacar el capital del banco y meterlo en la caja fuerte de casa.

Pero si el efectivo físico es ilegal, no hay alternativa posible. Tiene que mantener “su dinero” en el banco y asumir cualquier tasa negativa que la entidad quiera imponerle.

 

Total control

Por supuesto, la idea de que quitando el dinero en efectivo se estimulará el crecimiento económico es ridícula.

Como dijo hace poco el ex banquero, gerente de fondos de cobertura, y experto en el sistema de dinero fiduciario Warren Mosler en Bonner & Partners Network Investor:

En primer lugar, los bancos centrales están llevando las tasas de interés hacia abajo. Creen que bajándolas estimularán la economía de alguna manera.

Pero las tasas negativas son solo un impuesto. Usted comienza con una cierta cantidad de dinero -por ejemplo, 100 euros. Si la tasa de interés es negativa un 1%, entonces usted tiene 99 euros a final de año.

¿No hay una teoría que dice que cuando el dinero de la gente desaparece, tienen menos y entonces gastan menos?

Si las tasas negativas en realidad no estimulan el gasto, ¿por qué molestarse en llevarlos al terreno negativo?

Esto nos lleva a la prohibición del dinero en efectivo y tal vez a la verdadera razón por la que quieren hacerlo: un mayor control sobre la ciudadanía.

William N. Griggs publica en la web The Free Thought Project bajo el titular “Los operadores de drones estadounidenses tienen las cuentas bancarias y las tarjetas de crédito congeladas por revelar los crímenes del Gobierno” lo siguiente:

Por tener el valor de exponer públicamente el asesinato indiscriminado realizado con aviones no tripulados, cuatro veteranos están siendo atacados por el Gobierno.

El Gobierno de Estados Unidos no consiguió disuadirlos con amenazas de persecución penal y con intimidación a sus familiares. Ahora, los cuatro ex operadores de aviones no tripulados de la Fuerza Aérea estadounidense tienen sus tarjetas de crédito y cuentas bancarias congeladas, según la abogada de derechos humanos Jesselyn Radack.

“Realizaron una denuncia pública y ahora sus tarjetas de crédito y cuentas bancarias están congeladas,” lamentó Radack en su cuenta de Twitter. Esto se ha hecho a pesar de que ninguno de ellos ha sido acusado de ningún delito -pero esto es una formalidad trivial en la Seguridad Nacional estadounidense.

Si nos vemos obligados a mantener nuestro dinero en el banco porque el dinero en efectivo está prohibido, el Estado Profundo tendrá absoluto control económico sobre todos nosotros.

Saludos,

Bill Bonner

Bill Bonner es fundador y presidente de Agora Inc., con sede en Baltimore, Estados Unidos. Es el autor de los libros “Financial Reckoning Day” y “Empire of Debt” que estuvieron en la lista del New York Times de libros más vendidos.