Hablemos de mercado un rato

Hablemos de mercado un rato

En esta oportunidad le quiero acercar una columna de opinión que salió publicada en el diario La Nación el último domingo en la cual explico en forma breve por qué Argentina necesita un urgente desarrollo de su mercado de capitales. Espero sus comentarios.

El último domingo 8 de octubre, el suplemento de Economía & Negocios del diario La Nación publicó una columna personal sobre mi opinión en torno al mercado de capitales como institución.

En este espacio del newsletter semanal de Inversor Global suelo otorgarle contenido exclusivo y que no haya salido publicado en ninguna parte anteriormente. Pero esta vez creo que la nota publicada en La Nación puede serle muy útil en su rol de inversor y cómo todos debemos trabajar conjuntamente para impulsar un mercado de capitales amplio y desarrollado.

A continuación, le dejo la nota…

Periodista: ¿Se puede crecer sostenidamente sin un mercado de capitales desarrollado?

Diego: La palabra “mercado” se ha convertido en una especie de tabú en Argentina tras el estallido de la Convertibilidad en 2001. Cualquier mención de la misma es asociada rápidamente a una ideología neoliberal. Tan fuerte es el prejuicio negativo en gran parte de la población que ni siquiera los candidatos presidenciales se animan a pronunciarla abiertamente por temor a perder votos. Sin embargo, creo que se equivocan fuertemente al no hacerlo.

No existe ninguna economía desarrollada del mundo que haya alcanzado dicho estatus sin un mercado de capitales amplio y pujante. Estados Unidos, la Unión Europea, los países nórdicos, Japón y los tigres asiáticos lo tienen. Incluso muchos países de la región como Chile o Colombia, que tienen una economía más previsible y estable que la doméstica, también cuentan con mercados de capitales más sólidos.

Periodista: ¿Hubo desarrollo del mercado de capitales en la última década ganada?

Diego: El mercado de capitales argentino no logró acoplarse a la “década ganada” del modelo económico que prevaleció. Un ejemplo de esto es que en la actualidad cotizan cinco empresas menos de las que cotizaban en 2003.

Con un mercado desarrollado todos ganan: el ahorrista, sin importar su tamaño, accede a una oferta de instrumentos financieros amplia y más redituable que la tradicional “inversión” de depósito a plazo fijo; las grandes empresas, en tanto, se hacen de un financiamiento superador al que pueden alcanzar mediante las tradicionales líneas crediticias bancarias; y las PyMES encuentran un canal de liquidez magnífico para complementar con sus planes de expansión. ¡Todos ganan!

Pero como mencioné, nuestro mercado necesita desarrollarse fuertemente para ser el canal natural de un progreso económico sustentable para el país. Todos los actores participantes deben involucrarse.

Periodista: ¿Qué medidas podrían impulsar dicho desarrollo y crecimiento del mercado?

Diego: En mi opinión, se podrían tomar tres medidas que tiendan a crear un contexto cierto y favorable para la expansión del mercado: 1. La eliminación del encaje del 30% para el ingreso de capitales que hoy establece el Banco Central de la República Argentina; 2. Ofrecer incentivos fiscales para las empresas que se animen a hacer oferta pública en la bolsa, sea mediante emisión de deuda o de acciones; 3. Limitar la participación máxima que el Estado pueda tener en el capital de una empresa.

También la instrucción y educación del ciudadano de a pie resulta vital para que el mercado de capitales se convierta en una zona de libre acceso para el ahorrista despojándolo de cualquier prejuicio para aprovechar las oportunidades de inversión, con los riesgos semejantes de cada caso, que se presentan a diario.

Esto último, complementado con las tres medidas descriptas anteriormente, puede contribuir a crear un marco adecuado para que, lentamente, la palabra mercado deje de ser un tabú y se convierta en una oportunidad para todos en nuestro país.

Sin un mercado de capital desarrollado, la sustentabilidad de una economía en el largo plazo es una misión prácticamente inviable.

Lo invito a hacerme llegar sus comentarios y opiniones sobre esta nota en mi cuenta de Twitter haciendo clic aquí.

A su lado en los mercados,

Diego Martínez Burzaco