El dinero barato llega a su fin

El dinero barato llega a su fin

Después de décadas de dinero fácil, Bill Bonner explica por qué este modelo tiene pocas posibilidades de seguir vivo.

“Diciembre sería una posibilidad real, pero no hemos adoptado una decisión con respecto a ello. Hay que examinar los datos que recibamos desde estos momentos hasta entonces”, dijo Janet Yellen, presidenta de la Fed, el pasado 4 de noviembre.

Al día siguiente, la prensa fue unánime: “Las acciones estadounidenses caen tras las declaraciones de Yellen”.

¿Qué había en sus palabras para que los inversores creyeran que sus acciones eran menos valiosas a las 4 de la tarde que a las 9 de la mañana?

“Yellen planea una suba de tasas de interés en diciembre”.

Los inversores no son idiotas. El valor de las acciones ya no se determina por el comercio honesto. Ahora, el valor es una característica de las finanzas –en concreto, las tasas de interés de la Reserva Federal pagan a los bancos comerciales por sus excedentes de reservas.

Y este número –tan pequeño como el 0,25%- puede tener un gran efecto. Fíjelo en un nivel “malo”, y gran parte del valor del capital acumulado en los últimos 35 años podría desaparecer. Unos 50 billones de dólares, según nuestros cálculos.

Nos hemos preguntado muchas veces “cómo hemos llegado a esta situación”. Nos referimos a más de tres décadas de dinero fácil… que lleva a un gran aumento de la base monetaria del mundo.

En términos aproximados, aumentó en un promedio de 500 mil millones de dólares al año cada año durante el último cuarto de siglo.

 

El delta de la abundancia

Allan Sproul entró a formar parte de la Reserva Federal en 1920. Se convirtió en el presidente de la poderosa Reserva Federal de Nueva York en 1941… cargo que desempeñó hasta 1956. Después de salir de la Fed, se convirtió en el director de Wells Fargo.

Cuando murió en 1978, debió pensar que lo había visto todo.

“Los valores de primera clase [bonos], tanto públicos como privados, aumentan de precio bajo la presión de la abundante oferta de dinero [que empuja hacia abajo los rendimientos de los bonos]” escribió en 1946, “los fondos fluyen siempre en aumento en valores de menor grado y en la renta variable, y en los productos básicos, activos inmobiliarios y otros mercados”.

Lástima que Sproul no pudiera vivir durante unos decenios más. Nos gustaría ver su cara ahora. Los fondos han fluido como un torrente en acciones, bonos y activos inmobiliarios, tal y como él predijo.

Ese flujo de dinero barato fue creado en el delta de la abundancia en el que vivimos hoy en día.

Por desgracia, es poco probable que continúe, porque las cosas divertidas suceden cuando haces cosas divertidas con el dinero.

 

Sueños de dinero fácil

Nuestro colega Vivek Kauk nos da una lección magistral sobre la historia del dinero en los tres volúmenes que componen su obra, Easy Money.

Vivek, que edita la edición india del newsletter de Daily Reckoning, retrocede en la historia… más allá de la administración Carter… hasta el comienzo del dinero- desde caracoles hasta semillas de cacao.

Cualquier cosa se puede utilizar como dinero.

En Maryland y en Virginia el tabaco fue utilizado como dinero. Y en los campos de prisioneros de la Segunda Guerra Mundial, una vez más, el tabaco –los cigarrillos- fueron elegidos como moneda.

Vivek habla del desarrollo del dinero y la banca desde sus orígenes pasando por la crisis de 2008 hasta la actualidad. Si quiere saber “cómo hemos llegado hasta esta situación”, debería leer su libro.

Especialmente interesante resulta la lectura de los hechos acontecidos durante la crisis de 1929 y la Gran Depresión.

Tantas cosas estaban ocurriendo, y tan rápido, que resultaba difícil seguir el curso de los acontecimientos.

Incluso ahora -después de ocho décadas y después de que la historia haya sido contada por grandes como Galbraith, Keynes, Friedman y Rothbard- todavía es difícil no perderse en los detalles.

Algo ocurre en los mercados… la Fed reacciona con torpeza… lo que lleva a consecuencias no previstas… que causa una acción mayor en los mercados… que conduce a los miembros de la Reserva Federal a hacer algo aún más estúpido.

En el relato de Vivek, la comedia nunca es manifiesta. Pero la farsa es inconfundible. Un gobierno torpe lleva a una Gran Depresión. Por último, la Segunda Guerra Mundial llega y comienza una nueva ronda de errores.

Vivek describe cómo el dinero ha llegado hasta la situación actual. Muestra cómo la simpleza, las teorías egoístas, junto con la argucia y el hurto han causado innumerables dolores de cabeza durante siglos.

En ese sentido, no hay nada especial en nuestra generación o en el boom de los últimos 35 años.

Los sueños de dinero fácil siguen siendo los mismos.

Saludos,

Bill Bonner,

Bill Bonner es fundador y presidente de Agora Inc., con sede en Baltimore, Estados Unidos. Es el autor de los libros “Financial Reckoning Day” y “Empire of Debt” que estuvieron en la lista del New York Times de libros más vendidos.