Las oscuras sospechas sobre el nuevo plan de Draghi

 

Las oscuras sospechas sobre el nuevo plan de Draghi

Mario Draghi enloqueció al mercado al adelantar que en diciembre podría anunciar una ampliación de los estímulos monetarios ¿Por qué el presidente del BCE se está preparando para extender las compras de activos?

El director del Banco Central Europeo, Mario Draghi, anunció que el organismo monetario que preside podría ampliar el programa de expansión cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés).

Pero, ¿por qué Draghi se está preparado para ampliar las compras de activos?

Tal vez ha estado mirando las cifras de ventas de las máquinas de color amarillo como las retroexcavadoras, palas cargadoras, etc.

Caterpillar no sólo reconoce que las ventas han ido cayendo cada mes durante los últimos tres años, sino que también desvela que las pérdidas son cada vez más generalizadas. En septiembre, ninguna de sus áreas de negocio mostró un aumento de las ganancias.

CAT podría ser una empresa muy mal administrada (poco probable)… o algo más está ocurriendo.

Hace un buen día aquí, en Lausana, Suiza. Nublado, pero sin mucho frío ni mucho calor. Hemos dormido bien. Nuestro estado de ánimo es estupendo, así que echemos un vistazo al vaso de Draghi; la parte que debe ser estudiada es la que está medio vacía.

Por algún motivo, el ex chico de Goldman habla de ampliar el QE. (Dejaremos de lado nuestras oscuras sospechas… el verdadero propósito de estos programas es ayudar a los bancos europeos a descargar sus errores en el BCE y en el público).

Si te subes al tren que va de Baltimore a Nueva York, pasarás por la gran ciudad de Treton, Nueva Jersey. Allí, en el puente ferroviario, verás un letrero colgado en el que se puede leer el que fue el slogan de unos años de gloria: “Treton makes, the world takes” (Treton fabrica, el mundo lo compra).

Ese cartel fue puesto en 1935, cuando era verdad. Pero en 1980, las cosas cambiaron en Treton. La ciudad empezó a dejar de fabricar y pasó a comprar productos a China.

Estados Unidos fue la China de principios del siglo XX. EE.UU. fue un gran productor, el principal exportador de bienes manufacturados.

En la Primera Guerra Mundial, Estados Unidos suministraba a Gran Bretaña -entonces el imperio más importante del mundo- todo lo que necesitaba. Gran Bretaña necesitaba alimentos, combustible, armas, camiones, y todo lo necesario para librar una guerra. Los Estados Unidos felizmente satisficieron las necesidades de Gran Bretaña hasta que ésta fue a la quiebra.

Pero ese no fue el final de la historia. Después de la guerra, el oro continuó entrando en Estados Unidos, como pago de las deudas de guerra. El oro siguió siendo el fundamento de la oferta monetaria de Estados Unidos. Este aumento de las reservas de oro de Estados Unidos propició el escenario necesario para un gran auge inflacionario.

En los locos años 20 se produjo una burbuja económica y financiera. Esta situación fue el resultado de dos cosas: tener más dinero para prestar y gastar, y la manipulación del banco central.

En 1927, con una leve desaceleración en casa (introducida por Henry Ford al decidir cerrar líneas de montaje para rediseñar el modelo A), la Reserva Federal decidió bajar las tasas de interés. Por lo que sabemos, ésta fue la primera vez que la Fed intervino en el mercado de crédito, buscando mejorar la economía.

Fue un desastre.

A raíz de la decisión de la Reserva Federal, el mercado de valores de Estados Unidos se disparó un 40%. Las mamás y los papás saltaron al mercado de valores con la esperanza de hacerse ricos. El margen de la deuda aumentó. Las fábricas aumentaron su capacidad. El gasto se disparó. Después, el mercado de valores se derrumbó.

La situación probablemente se habría resuelto con bastante rapidez si el espíritu activista no hubiera infectado al resto del gobierno.

El presidente Hoover fue uno de los casos…. Seguido del presidente Roosevelt. Estos dos torpes trataron de “hacer algo” para detener la corrección. Sus acciones convirtieron una corrección normal en la Gran Depresión.

Pero eso es una larga historia. La historia de la que estamos hablando ahora es sobre cómo un “estímulo” monetario produce una economía desenfrenada, provocando un estallido y una depresión.

Le pasó a la nación exportadora líder en el mundo –los EE.UU.- en los años 20 y 30. Podría decirse que algo similar está sucediendo en el que es ahora el principal exportador del mundo.

Ahora, China es la que fabrica; Treton y el resto de Estados Unidos son quienes compran. Pero como destacó recientemente el experto de Asianomics, Jim Walker, China “tendrá suerte” si su PBI crece entre un 3% y un 5% los próximos dos o tres años.

Mucha gente dice que China trabaja de acuerdo a diferentes normas… que sigue un conjunto diferente de principios económicos. Sí, sí. “Este lugar es diferente…”.

Nuestra apuesta es que en China la gravedad funciona como en otros lugares del planeta. Después de unos maravillosos años, China debe volver a la tierra.

Otras muchas cosas también están volviendo a pisar tierra firme. Cuando las fábricas chinas hacen menos ruido, necesitan menos mineral de hierro, cobre y petróleo. Y cuando necesitan menos de estos recursos, los países que se los proporcionan tienen menos dinero para gastar. Por ese motivo, los mercados emergentes han estado temblando durante el pasado año.

Pero no son los únicos. China creció para satisfacer la demanda de sus clientes en el extranjero- muchos de ellos en Estados Unidos. Ahora, los clientes tienen menos dinero para gastar. Menos dinero va a China… sus reservas de divisas caen… su oferta de dinero cae… su economía se desacelera… Y la economía mundial se desacelera con todo esto.

Seguramente, ésta es la explicación a la última cuenta de resultados de Caterpillar- que suma ya once meses consecutivos viendo cómo se reducen sus ventas globales.

Seguramente, ése es el motivo por el que el Sr. Draghi tiene pensado mover las fichas.

Un saludo,

Bill Bonner.

Bill Bonner es fundador y presidente de Agora Inc., con sede en Baltimore, Estados Unidos. Es el autor de los libros “Financial Reckoning Day” y “Empire of Debt” que estuvieron en la lista del New York Times de libros más vendidos.