Este mercado bajista habría llegado a su fin

Este mercado bajista habría llegado a su fin

Los acontecimientos de los últimos dos días han sido lo suficientemente contundentes para pensar de que el piso en el precio de los commodities está cerca. Sólo una cosa puede arruinar el punto de inflexión: el resurgimiento del dólar.

El último 22 de agosto en esta columna, sugerí que “El Mercado” le iba a hacer la vida imposible a Janet Yellen, la presidente de la Reserva Federal, para evitar que suba la tasa de interés en la reunión del organismo del 17 de septiembre.

Finalmente, así fue…No hubo suba en el costo del dinero.

Hoy Yellen no se enfrenta sólo al Mercado sino también al mundo en general en su misión de querer normalizar su política monetaria reacomodando las tasas de interés de referencia.

El condicionamiento es extremadamente fuerte y cualquier mal paso que dé la titular de la Reserva Federal puede derivar en una recesión mundial.

El día jueves se adicionó un nuevo enemigo para los planes del banco central estadounidense: su par del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.

El titular de la autoridad monetaria europea sostuvo que el Comité ha discutido nuevas medidas de estímulo para impulsar la actividad en la Unión Europea y que se ha hablado, incluso, de hasta una nueva reducción de la tasa de descuento.

“Haremos lo que tengamos que hacer para impulsar la actividad. En diciembre volveremos a repasar el plan de estímulos monetarios”, señaló Draghi.

Esto tuvo una lectura unánime entre los inversores: una nueva ronda de estímulos monetarios está por venir, lo que automáticamente se reflejó en una caída diaria del euro de más de 1% frente al dólar.

No conforme con esto, el viernes tuvimos noticias adicionales sobre nuevos incentivos monetarios. Esta vez, la noticia vino por parte de China.

El Banco Popular de la segunda economía más grande del planeta decidió recortar por sexta vez en menos de un año su tasa de interés. Esta vez, la magnitud del recorte fue de 0,25% tanto para los préstamos como ara los depósitos. De esta manera, el nivel queda preestablecido en 4,35% para los primeros y en tan sólo 1,5% para los segundos.

La lectura inicial que puede hacerse es que esta baja obedece a la necesidad de estimular el crecimiento económico ya que el PBI se expandió a su menor tasa desde 2009 en el 3T15: un 6,9% anualizado.

Pero detrás de estos movimientos hay algo más estratégico: es un nuevo paso hacia la guerra de monedas que se está librando con fuerza en el mundo y que tiene como objetivo forzar a la Fed a abandonar su plan de endurecimiento de la política monetaria.

Resulta que si las principales potencias del mundo –excluyendo a Estados Unidos- flexibilizan su política monetaria, provocan que sus monedas se devalúen contra el dólar y las hacen más competitivas para impulsar las exportaciones.

En contraste, un dólar fuerte implica un daño mayúsculo para la economía de los Estados Unidos ya que los bienes que vende al exterior se encarecen.

Y así lo demuestra la tendencia reciente de las exportaciones de ese país:

graf

¿Se animará Yellen, acaso, a ir a contramano del mundo a costa de generar un mayor perjuicio a la economía de los Estados Unidos?

No lo creo…

Por eso es que no espero ninguna suba de la tasa de interés de la Fed en sus últimas dos reuniones del año (la próxima el 28 de octubre próximo).

Si mi pronóstico no falla, el dólar estadounidense también ingresará a la guerra de divisas, buscando abaratarse para estimular el comercio exterior de la principal economía mundial.

Y ahí sí, a río revuelto, ganancia de pescadores…

¿Quiénes podrían beneficiarse con la agudización de este choque de fuerzas de las divisas?

Los commodities.

Mi intuición me indica que estamos cerca del piso en la corrección del súper ciclo alcista que están sufriendo los precios internacionales de las materias primas globales, sean metales preciosos, industriales, commodities agrícolas u otros.

Y el gráfico siguiente, desde el punto de vista técnico, forma un patrón que apoya esta tesis:

graf

El índice de commodities de Bloomberg muestra que se está alcanzando el nivel mínimo del año 2002, justo antes del comienzo del nuevo ciclo alcista de las materias primas.

Creo que, el que está dispuesto a aguantar la volatilidad de corto plazo, puede acceder a una oportunidad interesante si confía en el rebote de los precios de los commodities. Hoy en día existen varios vehículos para apostar a este fenómeno, como ser los ETF USO (petróleo) o DBA (commodities agrícolas en general).

El riesgo más grande para esta inversión es que la Fed decida avanzar en contra de lo que le está imponiendo el mundo, valorizando más al dólar.

Veremos cómo siegue esta guerra (de divisas)…

A su lado en los mercados,

Diego Martínez Burzaco