Mi protección frente al caos

grecia-bonos

Grecia, China… El mercado y nuestros portafolios enfrentan muchas amenazas. Ha llegado el momento de protegernos de la mano de un activo tradicional a la espera de ver cómo evolucionan los acontecimientos.

Por Bill Bonner

Recemos por la última persona de la fila.

El fin de semana pasado, las colas en Grecia se extendían por todas las calles. Daban la vuelta a la esquina, a la manzana.

Los griegos hacían cola para obtener dinero en efectivo. Colas para llenar el depósito de sus vehículos. La gente esperaba ansiosa para tener en sus manos algo de valor: alimentos, combustible o dinero.

Pobre del que haya sido el último de la fila.

Pobre conductor de taxi, por ejemplo, que ha estado de pie detrás de 300 personas, tratando de conseguir 200 pésimos euros de un cajero automático. Al igual que el infeliz cliente de un bar nocturno… él fue de los últimos en oler el humo. Cuando se dirigió a la salida, se quedó atascado con la gente desesperada, todos luchando para conseguir salir al mismo tiempo por una puerta estrecha.

Recuerda: cuando un oso ataca en el bosque, no tienes que ser más rápido que el oso, sólo tienes que ser más rápido que otro excursionista.

De la misma manera, no tienes que ser el primero en retirar el dinero del cajero automático; sólo tienes que estar seguro de que tienes tu dinero antes de que el cajero se quede sin efectivo.

Y cuando un oso ataca en Wall Street, no tienes que ser el primer en vender, pero tampoco tienes que ser el último.

La Bolsa es presa de la volatilidad.

Mientras tanto, al otro lado del planeta, los analistas están contemplando “el principio de fin de las acciones chinas”.

Dudamos que sea el principio del fin. Lo más probable es que se trate del final del principio. La semana pasada el Banco de China redujo los tipos a un mínimo histórico, después de que las acciones en Shanghai cayeran 7% en un solo día (el equivalente a unos 1.300 puntos en el Dow Jones).

Los analistas esperaban una gran subida en respuesta al recorte de tipos. En cambio, el índice de Shanghai se hundió de nuevo cayendo 3,3%.

Grecia…China…esto dijo un comentarista en Bloomberg TV: “Está pasando una situación muy fea esta semana”.

Nuestra suposición: las acciones en Estados Unidos y en China han tocado techo.

Un veterano, Richard Russell, que lleva estudiado los mercados desde 1958, está de acuerdo:

“Creo que el tope ha llegado. El Dow Jones ha caído por debajo del nivel de 18.000, y ahora es negativo para el año. Los transportes están sólo 89 puntos por encima del valor crítico de 8.000. El Nasdaq ha cerrado por debajo de los 5.000 puntos. Al cierre del mercado, el oro subió hasta los US$ 1.179 la onza.

 Ha habido un gran movimiento en el dólar. Como yo lo veo, el dólar está sobrecomprado y más querido.  El Dow cerró hoy en 17.596 puntos. No me sorprendería ver al Dow por debajo de los 17.000 puntos durante la próxima semana. En cuanto a los transportes, una disminución de 80 puntos o más les llevaría por debajo del nivel crítico de los 8.000 puntos. Confío en que mis suscriptores estén fuera del mercado y manteniendo solamente la plata y el oro físico.”

 Espera. ¿Oro y plata? Un lector pregunta:

“¿Es bueno el efectivo cuando es declarado ilegal, es bueno el oro cuando es declarado ilegal?”

La respuesta a la pregunta es doble. En primer lugar, los metales preciosos no son ilegales. Y en segundo lugar, convertir algo en ilegal no necesariamente lo convierte en impopular.

Roosevelt prohibió el oro en 1933. Las autoridades querían el control absoluto del dinero. El dólar estaba respaldado en oro así que conseguir el control del dólar significó obtener el control del oro. Una vez que tenían el oro, debían devaluar el dólar, simplemente reiniciando el precio del dólar en oro, de US$ 20$ a US$ 35. En un instante, la gente perdió 40% de su riqueza (medida en oro).

Esa prohibición se prolongó durante 42 años. La prohibición terminó en 1975, en gran parte debido a que mi viejo amigo Jim Blanchard, quien creó el Comité para legalizar el Oro, trabajó duro para conseguir levantar la prohibición.

Hoy en día, las autoridades no tienen que prohibir el oro. El oro está considerado como “otro activo”, como las pinturas de Van Gogh o un Corvette del 66. Pocas personas lo tienen. Pocas personas se preocupan por él- ni siquiera las autoridades. Los que mueven los hilos prestan poca atención a este metal precioso – por lo menos, por ahora.

Eso podría cambiar, por supuesto, cuando las filas comiencen a ser más largas. Las personas inteligentes, por si acaso, apostarán por el oro. Es una forma de dinero en efectivo – tradicionalmente, la mejor forma. Pueden controlarlo. Y con él, se puede comprar combustible, alimentos y otras formas de riqueza.

Muchas cosas pueden salir mal en una crisis.

En general, el precio del oro sube con la incertidumbre y la desesperación. El oro es útil. Al igual que el Bitcoin, y los dólares en la mano (en contraposición a los dólares que el banco le debe), el oro no está bajo la lupa del gobierno o los bancos. No hay que hacer cola para conseguirlo. O para gastarlo.

Sí, ya que cada vez más personas recurren al oro como una forma de evitar tener que estar de pie haciendo cola, las autoridades podrían prohibirlo de nuevo. Pero cuando cerramos los ojos e intentamos imaginar un mundo donde el oro es algo ilegal, lo que vemos es un mundo en el que queremos más oro que nunca.

Saludos,

Bill Bonner.

 Bill Bonner es fundador y presidente de Agora Inc., con sede en Baltimore, Estados Unidos. Es el autor de los libros “Financial Reckoning Day” y “Empire of Debt” que estuvieron en la lista del New York Times de libros más vendidos.