Nunca ignores la señal de un gurú

Nunca ignores la señal de un gurú

La figura de gurú es muy recurrente en los mercados de capitales. Lógicamente alcanzar ese estatus requiere haber transitado décadas exitosas por el camino bursátil. A pesar de que no están ajenos a cometer errores en el manejo del dinero, nunca debemos ignorar los mensajes que nos envían. En la actualidad hay uno muy importante.

“En el marco del hinduismo, gurú significa ‘maestro espiritual’. Desde hace muchos siglos este término se ha empleado en la India. El maestro espiritual era considerado una persona importante que mostraba el sendero del yoga, enseñaba las técnicas de meditación, y a quien se le pedían consejos”, señala Wikipedia.

En el contexto de los mercados bursátiles, gurú tiene la misma acepción. Es como un “maestro de las inversiones” al que la gran mayoría de los inversores respeta e intenta imitar por el éxito que ha mostrado a lo largo de su vida inversora.

Son muy pocas las personas que han logrado estos reconocimientos. Desde ya que algunos de ellos deben ser muy conocidos para usted, como es el caso de Warren Buffett, George Soros o Paul Rogers.

Pero hay algunos que no lo son tanto…

Sin embargo, esto no quiere decir que sus decisiones de inversión no sean como grandes enseñanzas que van dejando a lo largo de su trayectoria. Y usted, como inversor, debe interpretar esas señales en su favor al momento de tomar decisiones de portafolio.

Precisamente, durante la última semana, uno de los gurúes más renombrados en los últimos años ha dejado declaraciones y conductas con mucha tela para cortar.

Carl Icahn, 79 años, es uno de los inversores activistas más reconocidos a nivel global. Tras haber conseguido su título universitario en Filosofía, comenzó a estudiar medicina a continuación. Rápidamente se dio cuenta que esa profesión no estaba en sus genes, por lo que decidió cambiar rotundamente de dirección.

Hacia 1961 migró hacia Manhattan y comenzó su carrera en inversiones en la firma Dreyfus & Asociados. Rápidamente se destacó y siete años más tarde armó su propia compañía denominada Icahn & Co.

A partir de allí desarrolló una espectacular carrera inversora que fue destacada por su gran capacidad de activismo en los Directorios de las compañías donde comenzó a tener lugar. Como activista, Carl se involucraba en las decisiones estratégicas de empresas no menores como Nabisco, Texaco, Viacom, Marvel, entre otras.

Su principal objetivo era imponer sus deseos y convicciones corporativas, entre las que se destacan la renovación de CEOs de las firmas, la aplicación de políticas de distribución de dividendos y hasta la venta total de la firma.

Las últimas batallas libradas por Icahn incluyen víctimas como eBay, al cual el inversor activista obligó a separarla a PayPal, la empresa de alquiler de autos Hertz, donde cambió a su CEO seis meses después de desembarcar en el Directorio y Family Dollar Store, a la cual obligó a que sea vendida a Dollar Tree por US$ 8.500 millones.

Icahn es un hombre de pleno convencimiento en sus ideas y sabe que cae antipático a muchos jugadores del ambiente. Dos de sus frases más populares dejan al descubierto su personalidad:

“En esta industria, si querés un amigo comprate un perro”.

“Puedo hacer bajar el costo de cualquier compañía en un 30% por la gran cantidad de derroche de recursos que lleva a cabo el management”.

Fuerte, sincero y audaz, el actual presidente de Ichan Enterprises LP (NASDAQ:IEP) sabe que ejerce esta profesión para hacer dinero, no amistades.

Y como inversores minoristas, debemos tomar las dos enseñanzas que ha dejado durante esta semana.

 

¿UN MERCADO RE CALENTADO?

Como mencioné anteriormente, Carl Icahn fue uno de los protagonistas más destacados en la última semana en materia bursátil.

El inversor activista señaló en su cuenta de Twitter que “el mercado de acciones se encontraba extremadamente recalentado” en alusión a los elevados niveles de valuación que se observaban en los índices actualmente.

No es una declaración menor. Por supuesto, ha generado mucho revuelo.

Desde mi humilde posición creo que no hay un recalentamiento exagerado o burbuja en el mercado en general (esto lo dejé en claro en el newsletter ¡No hay burbuja en el Nasdaq!). Lo que sí encuentro es que hay algunas empresas en particular que están sobrevaluadas.

Y una de ellas fue motivo de la otra aparición pública de Ichan en la semana…

Netflix (NASDAQ: NFLX) ha venido mostrando una performance espectacular en los últimos 24 meses. En ese período la acción subió un 202%, dándole grandes alegrías a los accionistas que confiaron en ella.

Sólo en lo que va del año la acción ganó 91,9%.

Tal fue la suba de la acción, la cual llegó a los US$ 700, que la firma anunció que hará un split de 7 a 1 (por cada acción de Netflix que se tenga se recibirán 7 más) con el fin de otorgar más liquidez a la plaza bursátil al disminuir el precio del activo.

¿Qué relación tiene esto con Icahn?

Precisamente el inversor aseguró haberse desprendido de la totalidad de su participación en la firma hace pocos días. El gurú llegó a tener más del 9% del capital de la empresa. El precio promedio de compra por acción fue de US$ 58. Su última porción la vendió en torno a US$ 700, transformando los US$ 175 millones invertidos inicialmente en más de US$ 1.800 millones.

¿Cuál fue la reacción del mercado ante la noticia?

Nunca ignores la señal de un gurú

Fue contundente al mensaje del gurú…

El cambio de expectativa en el corto plazo fue inmediato e incluso podría haber marcado un techo para la evolución alcista de la empresa. Desde ya que el tiempo dirá si Carl vendió o no cerca de los máximos, pero es una señal que no deberíamos pasar desapercibida.

Inmediatamente después de este movimiento, los bancos Citigroup y Societé Generale bajaron su recomendación sobre la acción.

Una relación Precio / Valor Libro de 21 veces, una relación Precio / Ganancias de 170 veces y un nivel Valor de la Compañía / EBITDA de 86x parecen ser valores muy elevados aun tratándose de una empresa de gran crecimiento como la actual.

Mi consejo: tome las señales de los míticos inversores, analícelas y ejecute su decisión de inversión. Nunca ignore sus comportamientos, aun cuando no comulgue con ellos.

A su lado en los mercados,

Diego Martínez Burzaco.