Gana con la pasada de “El Niño”

8817132512_4d92511a78_b

Normalmente, cuando un niño se porta mal, sus padres lo retan y castigan. Pero hay un niño en particular que se está acercando y si lo dejamos tranquilo puede que deje grandes beneficios, siempre y cuando le veas el lado positivo.

Por Felipe Ramírez

Por todos es sabido que “El Niño” es un fenómeno climático que genera serios problemas. Su llegada nunca es bien recibida, como la de un niño travieso y caprichoso en una fiesta.

Para este invierno los pronósticos estiman que hay 70% de probabilidad de que “El Niño” llegue. Como todos los años, este evento promete una cuota de estragos ambientales y climáticos de los cuales Chile no escapará.

Malas noticias para una agricultura que se espera sufra temperaturas máximas y mínimas muy extremas.

Cierto, muchos pensarán que con “El Niño” llegará la tan ansiada lluvia que necesita nuestro sector agrícola, que sufre una sequía endémica de 5 años. Pero ni creas; éstas podrían causar daños en cultivos, provocando hongos y enfermedades asociadas a la humedad y calor excesivo, entre otros.

Pero no todo es malo.

Justamente la industria que termine riéndose con las travesuras de este fenómeno la eléctrica, principalmente en el sector centro y sur del país.

De esta manera, hemos de esperar:

  • Aumentos de la generación hidrológica
  • Crecimiento de los niveles de los embalses
  • Una disminución en los costos marginales para el sector

De lo anterior, el mejor beneficio es el último porque llevará a un aumento de las utilidades esperadas.

La presencia del fenómeno puede llevar a los factores de carga de las plantas hidroeléctricas (el relación entre la energía real generada por la central eléctrica durante un período y la energía generada si hubiera trabajado a plena carga durante ese mismo período) a ubicarse 20% por sobre los niveles de 2014 y a una caída de los precios spot (el precio al cual las generadoras venden su energía de excedente).

En 2009, cuando se presentó por última vez el fenómeno de “El Niño” entre abril y octubre, cabe destacar que en Chile no impactó con relativa fuerza, pero sí fue un año más lluvioso a lo normal.

¿Recuerdas esas lluvias? En abril de ese año los informes meteorológicos ya pronosticaban una presencia importante de este fenómeno en nuestro territorio, lo que motivó a muchos inversionistas a comprar acciones eléctricas especulando que se pronunciaría con fuerza.

Como referencia, en el período en que “El Niño” estuvo en Chile el IPSA rindió 19,9%, impulsado por las eléctricas.

Ten presente que el fenómeno se manifestó cuando las Bolsas atravesaban plena crisis financiera. Aún así, el sector utilities o servicios, que incluye a las eléctricas, superó al índice referencial en el mismo período, como es el caso de Colbún con 22%.

Todavía más, en el período de mayor lluvia, que alcanzó su máximo en junio (3 meses), la acción de Colbún rentó 29%, cuando el IPSA rindió sólo 8,3%.

Pero ten en cuenta que no todo el sector eléctrico se beneficiará de la misma manera, habrá algunas empresas que se reirán a carcajadas con las travesuras de “El Niño” y a otras no les causará tanta gracia.

Por eso próximamente estaré evaluando las empresas que mejor aprovechen el fundamento y el tema estacional detrás de este fenómeno.

Saludos,

Felipe