El dólar blue, la punta del Iceberg

El dólar blue, la punta del Iceberg

El dólar blue volvió a la vida y tocó los $13,6 en el día de ayer. La designación de Zannini ratifica la continuidad del modelo y, con ella, crecen el temor y la incertidumbre.

Hasta hace no mucho tiempo, el panorama para 2015 lucía muy calmo. El kirchnerismo atravesaba el “fin de ciclo” y 2016 iba a ser el año de los cambios. No importaba quién ganara las elecciones, la realidad se iba a imponer y cualquiera de los candidatos iba a tener que hacer las reformas para corregir el rumbo de la economía, bajar la inflación y reactivar el crecimiento. La única discusión pasaba por si los cambios se iban a realizar en forma de shock o de manera gradual.

Sin embargo, tal como afirmábamos a principios de este mes, ese no era el verdadero debate. La verdadera discusión, en realidad, es qué modelo de país queremos y si realmente va a haber un cambio de rumbo o no.

grafico

Los acontecimientos de la semana pasada confirmaron nuestra intuición. Cristina Fernández de Kirchner designó a Zannini como vicepresidente de Scioli y el alineamiento de éste con el modelo populista que imperó durante los últimos doce años se hizo total. Sin ir más lejos, ayer afirmó que “La Cámpora es el presente y el futuro de la Argentina”.

En este contexto, las expectativas de que todo tiempo futuro será mejor cambiaron. Es que, tal como está, este modelo económico es insostenible y la continuidad de la política económica implica la continuidad de la inflación, de la devaluación y de las restricciones de todo tipo. En este contexto, el dólar aparece como resguardo, como muchas otras veces en la historia de nuestro país.

Pero, como siempre, el precio del dólar blue es solo la punta del iceberg. Si el objetivo es que baje y permanezca estable de manera sostenible, se tendrán que hacer cambios de magnitud y ello implica eliminar el control de cambios, bajar el gasto público, privatizar empresas estatales y producir una verdadera revolución institucional que reciba con los brazos abiertos a los inversores extranjeros y nacionales.

Pero nada de esto pasará en el corto plazo. Y, si las encuestas no se equivocan, tampoco sucederá en el mediano plazo que es 2016.

Por esto sube el “blue”. Porque la única manera de que este modelo continúe tal cual está es profundizando las mismas políticas que nos llevaron a esta situación de alta inflación, cepo cambiario y recesión. El dólar es una vieja y conocida manera de protegerse de esta profundización.

Saludos,

Iván.