Chile sale a buscar inversionistas

En el largo plazo ¡estamos todos vivos!

La recientemente promulgada ley de inversión extranjera no parece ser lo que necesita Chile para captar inversiones en un mundo al borde del colapso. Una charla con un experto de inteligencia estadounidense nos alerta sobre lo que viene.

Por Federico Tessore

Reportando desde Baltimore, Estados Unidos

Jim Rickards es un sujeto particular. Trabajó durante 35 años en Wall Street y fue el abogado de un fondo de cobertura llamado Long Term Capital Management que en 1998 quebró y casi destruye el sistema financiero estadounidense.

Este fondo, formado por tres premios Nobel de Economía, tuvo que se rescatado por la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos. Rickards fue el encargado de negociar este rescate con el ex presidente de la Reserva Federal de entonces, Alan Greenspan, y su equipo.

Pero además Rickards fue asesor de la CIA, el servicio de Inteligencia de Estados Unidos, en lo que el llama las “nuevas guerras monetarias”, que tienen el potencial para ser peores que las guerras tradicionales. Su libro “Las guerras monetarias y el fin del dinero” estuvo entre los libros más vendidos de Estados Unidos por varios meses en 2012.

Compartí un día con Jim Rickards el pasado jueves en Baltimore, Estados Unidos, hablando sobre las amenazas que hoy tiene el sistema monetario internacional. Según este experto el dólar y el sistema monetario internacional están por colapsar.

Que colapse el sistema monetario internacional, que permite los pagos entre los países y las grandes empresas, en realidad no es tan raro como parece. Durante los últimos 100 años el sistema monetario colapsó tres veces; la primera vez fue en 1914 durante la Primera Guerra Mundial, luego en 1939 con el regreso al patrón oro, y finalmente en 1971 cuando el presidente Nixon abandonó la convertibilidad entre el dólar y el oro.

Según Rickards, el sistema colapsa cada 30 o 40 años. Ya pasaron más de 40 años desde el último colapso, por lo tanto estamos cerca del próximo.

En el encuentro que tuvimos en Baltimore, junto a otros inversores de Estados Unidos y el resto del mundo, conocimos su visión sobre cómo puede darse este colapso. Y nos dedicamos a explorar formas para que un inversionista se pueda proteger ante esta amenaza.

Al final de la charla nos quedamos nos hablando con Rickards sobre la posibilidad de traducir sus estudios y análisis al idioma español pronto. Aquí puede ver la foto del encuentro, en el cual cerramos este acuerdo, informal aún, para que desde Inversor Global podamos hacer llegar al mundo de habla hispana su particular visión del sistema monetario internacional y como protegerse.

image3

Sí, me imagino lo que estarás pensando sobre Rickards y su visión. Es probable que no te importe mucho lo que le pase al sistema monetario internacional; que te parezca irrelevante si el dólar va a seguir siendo la moneda de referencia internacional o no.

Pero cuidado.

Este tema no es tan lejano a tu vida diaria como parece. Y cito al filósofo y revolucionario ruso Lean Trotsky: “Puedes no estar interesado en la guerra, pero la guerra estará interesada en ti”.

Puede que no te interese qué pasará con las monedas en el mundo. Pero los efectos de un colapso o un cambio brusco en este sistema te pueden dejar sin trabajo, sin ahorros, sin casa.

Si no te interesa este tema, el dólar puede interesarse por en ti.

Pero más allá de si la profecía de Rickards se cumplirá o no, lo que sí está claro es que el mundo está en problemas. Los déficits y la deuda del mundo desarrollado son enormes, la desigualdad es cada vez mayor y la solución a este problema creciente no está clara.

¿Sabías que en Estados Unidos más de 60 millones de personas tienen ingresos equivalentes a US$10 por hora? Esto significa un ingreso anual de alrededor de US$20.000. Mucho menos que el PBI per cápita de un país desarrollado que suele estar en alrededor de U$60.000 anuales.

En Estados Unidos, un país de los llamados “ricos”, si bien un porcentaje de la población vive muy bien, otro sector creciente vive cada vez peor. Algo no está funcionando en la economía mundial que sólo sobrevive gracias a que sus Bancos Centrales emiten moneda sin pausa.

Todo indica que más temprano que tarde la economía global volará por el aire. Algo nuevo, que aún nadie sabe cómo será, vendrá. Y la transición no será fácil. Habrá que tener ahorros disponibles para sobrevivir el cambio. Un nuevo contexto global se viene, hay que estar preparados. Lo que nos lleva a preguntar:

¿Cómo se está preparando Chile ante esta amenaza global?

Bueno, en realidad la Presidenta Bachelet no parece tener la misma visión que Rickards sobre lo que se viene en el mundo. Si la tuviera, no hubiera impulsado leyes que suben los impuestos y las regulaciones para las empresas que hagan negocios en Chile.

Recuerde que los inversionistas globales van a un país en búsqueda de rentabilidad. Y cuando un país sube impuestos y regulaciones esta rentabilidad baja. Por lo tanto, la inversión en ese país se hace menos atractiva.

Lo sé, me dirás que no estás de acuerdo conmigo, que la Presidenta Bachelet sí está preocupada de atraer inversión a Chile y que de hecho acaba de promulgar una nueva Ley de Inversión Extranjera que atraerá a cientos de inversores globales a Chile.

Te confieso que a priori la idea de una inversión extranjera me pareció interesante. Pero cuando profundicé un poco más sobre el contenido de la ley me di cuenta en seguida que sólo tendrá el poder de generar nuevos puestos de trabajos para los políticos y sus amigos.

Esto informó el diario La Tercera sobre el tema:

“Dejando atrás el Comité de Inversión Extranjera, la ley promulgada ayer crea una Agencia de Promoción de Inversiones con estándar Ocde, “con los recursos y atribuciones adecuados para atraer inversión productiva al país, y con servicios para el inversionista extranjero en todas las etapas de desarrollo de su actividad: desde la prospección de mercado, hasta la reinversión de empresas extranjeras ya instaladas en Chile (aftercare)”, indica el nuevo cuerpo legal.

 Por lo mismo, se propone la instalación de oficinas en mercados estratégicos. Según conocedores del proyecto de ley, se iniciará con la instalación de cuatro reparticiones: China, Estados Unidos, España y se evalúa un cuarto país, que también sería del continente europeo”.

La Presidenta tiene que tomar nota del cambio que se viene en el sistema económico mundial. Un par de funcionarios chilenos en cada país no podrán hacer nada frente a un mundo que promete pasar períodos muy turbulentos.

Lo único que atraerá más inversiones a Chile es menos impuestos, más libertad, más seguridad, más previsibilidad. Justamente lo que cada vez se extraña más en los países desarrollados.

Te deseo un excelente fin de semana,

Federico Tessore

Para Inversor Global Chile