Una ronda más de vodka

Las aguas aparentan estar más tranquilas para los mercados emergentes. El proyectado escenario catastrófico que incluía caída de commodities y alza de tasas de interés cesó parcialmente. ¿Todavía hay margen para hacer buenos negocios con uno de los principales exponentes de este mundo? Analicemos las alternativas.

Diego Martínez Burzaco

“Siempre que llovió, paró.” Así dice el viejo refrán, y la lluvia parece haber parado, al menos transitoriamente, para los países emergentes.

Si recordamos los comienzos de 2015, el escenario era oscuro, desolador y desesperanzador para este grupo de países. Un peligroso cocktail que hacía presagiar lo peor al incluir el derrumbe de los precios de los commodities, la devaluación de las monedas y un posible aumento del costo del dinero en Estados Unidos.

Para la gran mayoría, este camino era casi inevitable. Aún más, muchos llevaban el escenario hasta un extremo insospechado: “Las economías emergentes dejarán de ser el motor del crecimiento global”, se escuchaba una y otra vez.

Pocos, realmente muy pocos, apostaban a la jugada contraria. Veían en la caída de los mercados emergentes una real oportunidad. Y no sólo eso. Distinguían, entre todas las opciones, cuál sería la más rentable: Rusia.

Sí, el país más comprometido por esa crisis de principio de año. La caída de 50% de los precios del petróleo era un golpe difícil de digerir. Pero aún más difícil fue la masiva salida de capitales que el gigante europeo tuvo que soportar.

En un abrir y cerrar de ojos el rublo ruso pasó de 40 a 80 por dólar.

Ese espiral peligroso llevó al Banco Central de ese país a elevar su tasa de interés de referencia de 10,5% a 17%. El objetivo estaba claro: parar la corrida cambiaria y que la gente apueste al rublo mediante esa elevadísima tasa de interés.

Nuevamente las voces más escépticas se alzaron. El rublo tocará los 100 por dólar y las reservas de ese país se drenarán hasta que la autoridad monetaria comience a mostrar insolvencia.

Del lado opuesto, las pocas voces contrarias reforzaban su idea: es una oportunidad única.

Los hechos posteriores han sido contundentes

El gráfico siguiente remarca quién estuvo del lado de los ganadores y quién del lado de los perdedores.

grafico rusia

En lo que va del año, el rublo viene ganando 15% contra el dólar (línea azul), volviendo a una zona de mayor confortabilidad en torno a los 50 rublos por divisa estadounidense.

Por el otro lado, el ETF de acciones rusas más fuertemente negociado en Wall Street, el RSX (línea roja), acumula en el año un alza de 33%.

Esto confirma que, en algunos casos, ser contrario al consenso puede ser muy rentable, más de lo que uno puede suponer.

Lo anterior no supone que uno como inversionista siempre debe ir contra la corriente, sino que para hacerlo debe detectar, en base al análisis y conocimiento, las reales oportunidades.

¿Estamos todavía a tiempo?

Rusia está volviendo a la “normalidad”.

Sus activos financieros han recuperado parte del valor perdido, el rublo se ha fortalecido frente al dólar, el petróleo opera en el máximo de 2015 – cerca de US$ 60 el barril- y el Banco Central acaba de reducir su tasa de interés de 14% a 12,5%.

Hoy el panorama le sonríe, pero no significa necesariamente que la volatilidad no continuará sobre estas variables.

El reciente canal alcista que armó el ETF RSX en cuestión está en un momento de definición. Hoy  cotiza en torno a los US$ 20. Si respeta el techo de dicho canal, la extensión debería llegar hasta los US$ 21, o sea 5% adicional.

En caso de corrección, ésta podría encontrar un piso cercano a US$ 18. Ahí es el momento en que considero que hay que comprar y esperar un despegue más de largo plazo.

grafico ETF

Recuerda respetar siempre una política de stop loss en tus posiciones de trading. Hasta 10% parece razonable dada la volatilidad de este instrumento.

Espero que puedas obtener una buena tajada de esta nueva ronda “gratis” de vodka que está a la vuelta de la esquina.

A tu lado en los mercados.

Diego Martínez Burzaco

Para Inversor Global Chile

P.D.: Para continuar interactuando e intercambiando ideas, te invito a seguirme en Twitter en mi cuenta @diegomb80.