Así elijo mis recomendaciones

No se complique

Todo inversor necesita una guía o método para elegir las acciones en las que invierte más allá del mercado que se trate. Hoy te presento un elemento del sistema que uso personalmente para todos mis suscriptores.

 

Hace exactamente un año estaba en la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, Argentina dando una charla sobre el mercado de capitales argentino. Recuerdo, por ese entonces, que inicié la exposición ante un centenar de oyentes con la siguiente pregunta:

“¿Cuál es la diferencia entre la bolsa de Argentina, la de Chile y la de Estados Unidos? A priori, existenten muchas, pero la principal es el tamaño y liquidez de cada mercado. En Argentina cotizan 104 empresas, en Chile más de 300 y en Estados Unidos, sólo en el S&P 500, hay 500 firmas. El tamaño es completamente distinto.”

Paradójicamente, lo que parece una ventaja (y lo es) para el inversor experimentado de que a mayor tamaño de mercado, más oportunidades y menor riesgo, para el pequeño ahorrista que recién está incursionando en el mercado de capitales puede ser un problema.

¿Cómo es esto?

Resulta que quien se enfrenta a la Bolsa por primera vez puede verse amedrentado cuando tiene muchas alternativas por delante para invertir, sobre todo en el mundo de las acciones. No es lo mismo decidir en qué acción invertir cuando hay 100 disponibles o 200 o más de 500.

Obviamente que cuanto mayor es la oferta, mejor es para el inversor. Pero también el esfuerzo que hay que tomarse para analizar y seleccionar el mejor activo financiero es proporcional a la cantidad de acciones a disposición.

Para poder lidiar contra esta contradicción, he encontrado un sistema que me ayuda mucho a decidir en qué acción debo invertir. Lo utilizo en todos los mercados, en cada momento y los resultados han sido muy buenos al respecto.

Específicamente estoy hablando del Método Vertical, una herramienta que me ayuda a examinar minuciosamente cada una de las empresas del mercado de una forma rápida y pragmática. Es mi columna vertebral en mi servicio de recomendaciones Crisis & Oportunidad.

¿En qué consiste este método?

Cada letra de VERTICAL representa un concepto aplicado al análisis de la firma en cuestión. Son atributos que busco y persigo en cada una de las recomendaciones que les ofrezco a mis suscriptores.

Hoy me quiero detener en la letra “E”.

El concepto detrás es el de Exceso de liquidez. Cuando hablo de esto básicamente busco que la empresa pueda tener flexibilidad financiera, en el sentido estricto de poder llevar adelante políticas de expansión más allá de las condiciones del ciclo económico.

Uno puede llevar adelante este tipo de acciones siempre y cuando tenga liquidez disponible entre sus activos. Concretamente uso dos indicadores claves para determinar si la firma que estoy analizando cumple con este requerimiento:

1. El índice de liquidez corriente, medido por el cociente entre el Activo Corriente y el Pasivo Corriente debe ser superior a 1,5 veces. Esto implica, en palabras simples, que los activos de corto plazo con los que cuenta la empresa (Activo Corriente) sea proporcionalmente mayores a los pasivos exigibles en los 12 meses inmediatos (Pasivos Corrientes).

2. Endeudamiento bajo, que implica que el nivel de deuda total de una empresa no supere el 50% del patrimonio neto de la misma. Un nivel por encima de este escalón comienza a complicar la solvencia y la sustentabilidad de sus negocios.

Este último punto es extremadamente clave en mi análisis.

Cuando el endeudamiento es extremadamente elevado, las firmas están vulnerables. Y sus inversiones, si están en este tipo de compañías, también.

Un claro ejemplo de fragilidad es lo que ocurre en el cambiante mercado petrolero en la actualidad. Cuando el mercado bursátil comenzó una tendencia alcista sin precedentes a partir de 2009, los commodities también tuvieron una extraordinaria suba.

El petróleo fue unos de los abanderados de esta recuperación, mostrando niveles de precios promedio de US$ 85 / US$ 90 el barril por muchos años. Muchas pequeñas compañías del sector supusieron que este nuevo paradigma iba a durar por siempre y se endeudaron agresivamente para expandir sus actividades.

Cuando en 2014 el precio del crudo comenzó a colapsar, los problemas sobrevinieron. La cantidad de empresas que fueron a la quiebra pegó un significativo salto de 46% de 2014 a 2015, pasando de 54 a 79 casos. Obviamente, gran parte de estas quiebras pertenecían al sector energético.

La tendencia siguió incrementándose.

En 2016, las empresas que recurrieron al Chapter 11 (protección de la quiebra en la legislación estadounidense) subieron a 39 casos. Sólo en abril se registraron 12 ejemplos de empresas que cotizaban en la Bolsa:

news-mier-1

De esas 12, 7 eran petroleras. Por tomar un caso para mostrar cuán riesgoso es invertir en empresas sobre endeudadas, la acción de Energy XXI se derrumbó un 80%. Si tenías algún capital invertido allí, tus ahorros se hubieran esfumado en ese porcentaje.

Nos encontramos en la fase de agotamiento del mercado bursátil alcista y es probable que esto sea acompañado con una etapa del ciclo económico negativa a nivel global. Esto te lo expliqué en mi columna de la semana pasada.

Mi consejo particular de hoy es que evites invertir en empresas con alto endeudamiento si querés que tus ahorros no corran peligro.

A tu lado en los mercados,

Diego Martínez Burzaco

Para El Inversor Diario.

P.D.: Si querés intercambiar opiniones de economía y mercado, te invito a seguirme en Twitter o en mi página de Facebook.

Comments

comments

2 thoughts on “Así elijo mis recomendaciones

  • Para un pequeño inversor como yo y muy inexperto, esta nota es de suma utilidad para mí, me gustaría saber dónde encuentro esos datos de las empresas así puedo seguir ese análisis detallado por Ud.
    Gracias

    • Norberto, cómo estas?
      Esos datos de las empresas los encontrás en las mismas páginas web de las firmas en la sección Inversores. Ahí tenés mucha información.
      Saludos,

Los comentarios están cerrados.